El PP contó con sus 126 senadores en el pleno sobre la Ley de Televisión Digital Terreste

El debate plenario celebrado este miércoles por la tarde en el Senado, donde se discutió el proyecto de Ley de Televisión Digital Terrestre (TDT), mos…

El debate plenario celebrado este miércoles por la tarde en el Senado, donde se discutió el proyecto de Ley de Televisión Digital Terrestre (TDT), mostró a la sociedad un hecho significativo: Asistieron los 126 senadores del Partido Popular, que es la primera fuerza en esta cámara a sólo 4 escaños de la mayoría absoluta. Su propuesta de veto no prosperó, al contar sólo con sus propios votos cuando la ley establece que se necesitan 130 aunque el hemiciclo no esté lleno. Los populares tuvieron que conformarse con sacar adelante varias modificaciones sobre el texto que se había aprobado en el Congreso, en este caso con el apoyo de Convergència i Unió (CIU), aunque un pacto entre el Partido Socialista (PSOE) y Esquerra Republicana (ERC) impedirá que las enmiendas se incluyan en la votación final, otra vez en el Congreso.

 

A diferencia de lo que pasó el miércoles con la norma televisiva, la presencia en la Cámara Alta de la totalidad de los senadores del PP sí que servirá, siempre que se repita en la semana del 20 al 24 de junio, para sacar adelante una de las dos propuestas de veto que se han presentado contra el matrimonio homosexual. Primero se votará el presentado por el senador de Convergència i Unió Jordi Casas, el único de Unió. Si sale adelante, algo que probablemente sucederá con el apoyo del grupo popular y de algunos otros parlamentarios entre Partido Nacionalista Vasco (PNV), Coalición Canaria (CC) y CIU, no será necesario discutir ni el otro veto, presentado por el PP, ni las enmiendas de los diferentes grupos. Una vez se confirme esta previsión, el proyecto gubernamental volverá vetado al Congreso, donde previsiblemente se aprobará con una mayoría ajustada similar a la de la primera lectura el pasado 21 de abril.

 

Todo esto demuestra que, si realmente el PP quiere que el Senado vete la reforma del Código Civil que permitirá casarse a dos personas del mismo sexo, lo único que tiene que hacer es asegurar que vayan al pleno sus 126 representantes. Con el voto asegurado del nacionalista catalán Jordi Casas, es muy probable que también se unan al veto otros senadores de CIU, algunos de los 7 del PNV y algún otro de los 4 de Coalición Canaria. Sin duda, que esta ley de ruptura antropológica salga adelante con un veto del Senado daría una mayor fuerza moral a las decenas de entidades defensoras de la familia que se movilizan estos días para defender el matrimonio entre hombre y mujer, así como los derechos de los niños, ya que esta reforma implica automáticamente la adopción por parte de parejas de gays y lesbianas.

 

La sociedad civil también habla

 

Precisamente estos colectivos cívicos y cristianos, que representan a millones de ciudadanos, preparan la manifestación que el Foro Español de la Familia ha convocado para el 18 de junio a las 18.00 horas en Madrid. Este mismo miércoles se anunció oficialmente, desde la organización, que el recorrido será finalmente desde la Plaza de la Cibeles hasta la Puerta del Sol y no desde Cibeles a la Plaza Colón como estaba previsto inicialmente. El cambio se debe, según informa la agencia VERITAS (www.agenciaveritas.com), al aumento de la cifra de asistentes que se baraja. Este viernes, los promotores de la manifestación darán a conocer los motivos y los lemas, así como las previsiones de participación de gente procedente de toda España. En la concentración, se apoyará explícitamente la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) a favor del matrimonio entre hombre y mujer, una campaña que ya ha recogido más de 600.000 firmas.

 

Por otro lado, y también con el horizonte cercano de la votación del matrimonio gay en el Pleno del Senado, asociaciones ciudadanas y familiaristas han enviado a los senadores un exhaustivo informe que desacredita los estudios utilizados por el lobby homosexual y demuestra que la decisión del Gobierno de seguir adelante con la reforma no tiene base científica. El documento, elaborado por la plataforma HazteOir.org (www.hazteoir.org) con la colaboración del Foro Español de la Familia (FEF) y el Instituto de Política Familiar (IPF), recoge cientos de estudios científicos relativos a la adopción por parejas homosexuales. Todos concluyen que los niños criados por éstas “tienen un desarrollo muy distinto a los que crecen en familias naturales y, en muchos aspectos, perjudicial para ellos”.

 

El documento, que recoge 200 artículos e investigaciones, analiza la politización de ciertas instituciones que han tomado una postura decidida a favor de la adopción de niños por parejas del mismo sexo. El escrito, titulado No es igual, explica que los estudios utilizaros por los defensores de la ley contienen “graves errores metodológicos”, como muestras demasiado pequeñas, falta de aleatoriedad en la selección, grupos de control inadecuados o el uso de niños de edades muy tempranas sin realizar un seguimiento evolutivo. Y entre los indicios de problemas psicológicos en los menores, destacan autoestima baja, estrés o trastornos de identidad sexual. La llegada de este informe a la Cámara Alta es otra prueba para que los promotores de la reforma del Código Civil demuestren si son capaces o no de dialogar con la sociedad civil.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>