El pueblo, la dureza de corazón y el PP

Normal 0 21 false false false MicrosoftInternetExplorer4 /* Style Definitions */ table.Mso…

Forum Libertas

Del editorial del pasado lunes, 7 de febrero, que habla del compromiso del PP con el aborto, extraigo la idea de que el pueblo es duro de corazón. Tal vez. Moisés, por la dureza de corazón de su pueblo, les dio el acta de repudio a los suyos.

A lo mejor lo que hay que hacer es no oponerse para nada al aborto y dejarlo a su aire. En dos días, o nos hemos autoexterminado o los mismos totalitarios que hoy nos hacen duros de corazón nos harán blandos ¡por narices! Como todo lo que hacen. Yo por mi parte voy a ir haciendo eso que dicen que decía Bismark: comerme las hojas de la alcachofa de una en una. Hoja primera: no apoyaré ningún aborto. Es lo que me dicta mi conciencia y la tengo que seguir porque no sé salir del error en que se encuentre.

Y dicho esto, hablemos del PP. El PP nos ha traído como corderos hasta esta dureza de corazón en la que nos encontramos, y para nada ha pensado en sacarnos de ella. El PP miente. Del PP no me fío. Las Comunidades paraíso del aborto en España son las que gobierna el PP con cualquier ley. A lo más, a lo que aspira el PP es al statu quo anterior, no a la ley anterior; es decir, a vivir bajo un techo que les permitía hacer desmanes con el negocio del aborto cargando el coste político en los adversarios políticos. Juego de suma cero: para que pierda Zapatero es necesario que gane Rajoy. Y esto es lo políticamente acertado. Será por eso que me he dado una moratoria política. Ergo, se podría decir que una dictadura es una democracia cuando puedes elegir periódicamente entre dos dictadores. Yo no elijo dictadores, me aguanto con el que me imponen mientras procuro abrir camino a una libertad real.

Hazte socio

También te puede gustar