El riesgo de ser católico cuando según quien controla la policía

El señor Joan Boada es el Secretario General de Interior de la Generalitat de Cataluña. Por consiguiente, entre otras funciones, es uno de los máximos…

Forum Libertas

El señor Joan Boada es el Secretario General de Interior de la Generalitat de Cataluña. Por consiguiente, entre otras funciones, es uno de los máximos responsables de la policía autonómica.
Pues bien, este señor, que controla un instrumento tan coercitivo y que por esta misma razón debe dar una imagen de impecable neutralidad, se atreve a escribir cosas como la siguiente, a partir del encuentro del 30 de diciembre en Madrid:
 
“Allí se dieron cita el Opus Dei, los kikos y todo el batallón de integristas, representados en Cataluña, entre otros, por los E-Cristians de Miró i Ardèvol. Sus consignas son un atentado contra los derechos humanos y contra la libertad individual de las personas. Ante estas actitudes solo cabe ser beligerante; independientemente de las convicciones religiosas de cada uno, debemos dar una respuesta democrática al pensamiento fascista de algunos miembros de la jerarquía católica”. ("El País", 11 enero 2008) 
Para este responsable de la policía en Cataluña, una gran parte del catolicismo es integrista y atenta contra los derechos humanos y las libertades individuales.
 
Con este apriorismo ¿cómo puede actuar de manera justa en relación a cuestiones que afecten a los católicos o a la Iglesia, o a temas a los que estos sean particularmente sensibles, como sucede con el fraude masivo del aborto?
 
No es posible que en una sociedad civilizada y democrática se compatibilicen estas manifestaciones públicas con la siempre delicada función policial. Esto no se había visto nunca y responde a una impunidad absoluta que no puede aceptarse porque afecta a la seguridad de los ciudadanos, porque significa la politización sectaria de los cuadros policiales y, por consiguiente, exige una respuesta para restituir la garantía de que quienes dirijan a los Mossos de Esquadra sean personas dotadas de responsabilidad y objetividad, que no utilicen su cargo como trampolín para imponer sus ideas.
Hay que decir que el señor Boada pertenece a IC, es decir el equivalente de IU, y que su jefe, el Consejero de Interior, es Joan Saura, dirigente máximo de dicho partido. El problema es que ni tan siquiera tienes la posibilidad de acudir al Sindic de Greuges (el Defensor del Pueblo en relación a la administración catalana) porque quien ocupa dicho cargo es precisamente el antecesor de Saura en la dirección de IC, y su equipo está formado por personas que hasta ocupar estos cargos tenían una militancia política en este grupo que practica tal sectarismo.
Todas estas personas que proceden del comunismo, algunas de ellas y todavía no hace demasiados años exhibían su condición de leninistas, son quienes con sus tics totalitarios de siempre tienen ahora la responsabilidad de velar por nuestra seguridad y por la neutralidad de la administración. No es tranquilizador. Estamos empezando a vivir un periodo en el que confesarse católico públicamente empieza a entraña unos determinados riesgos. Y lo que quizás es peor, está generando una creciente desconfianza hacia la nueva policía de Cataluña.

.

Nota: En enero de 2005 el mismo Joan Boada proponía confiscar las catedrales a la Iglesia y convertirlas en "centros sociales".
http://www.forumlibertas.com/frontend/forumlibertas/noticia.php?id_noticia=1734

Hazte socio

También te puede gustar