El rostro de Jesucristo, motivo central de una exposición en Colonia

Hasta el próximo 2 de octubre, la ciudad alemana de Colonia acoge una exposición en la que el motivo central es la figura y el rostro de Jesucristo. L…

Hasta el próximo 2 de octubre, la ciudad alemana de Colonia acoge una exposición en la que el motivo central es la figura y el rostro de Jesucristo. La muestra, titulada Aspectos de Cristo, exhibe obras de arte que van, desde la antigüedad, con artistas de la talla de Durero, el Greco, Rubens, Veronese y Zurbarán, hasta las de más rabiosa actualidad, como las de Max Beckmann, Picasso, Joseph Beuys y Andy Warhol, entre otros.

 

Nadie sabe a ciencia cierta cómo era el rostro de Jesús, pero, desde hace siglos, un sinfín de artistas han intentado representar lo irrepresentable con mayor o menor aceptación por parte de aquellos que han podido contemplar sus obras. De lo que no cabe duda es de que es uno de los temas más recurrentes por parte de los genios del arte desde los inicios de nuestra era hasta el siglo XXI.

 

Aspectos de Cristo

 

Ahora, con la exposición organizada por el Museo Wallraf-Richartz-Fundación Corboud de Colonia y por el Vaticano, la exposición Aspectos de Cristo ofrece una buena oportunidad para descubrir las diferentes tendencias y formas de interpretar el rostro de Jesús.

 

La muestra se puso en marcha coincidiendo con Las Jornadas Mundiales de la Juventud que se celebraron el 20 y 21 de agosto pasado en la misma ciudad alemana. Hemos venido a adorarle, rezaba el lema de esas jornadas, a las que acudió también el Papa Benedicto XVI. Un lema que se venía a repetir en la contraportada del catálogo de la muestra, donde se puede leer una frase extraída del Evangelio de Juan: “Queremos ver a Jesús”.

 

Barba y cabellos largos

 

Una de las coincidencias de la mayoría de las obras es la representación de Jesús con barba y cabellos largos, un rasgo característico que se ha repetido a lo largo del tiempo y las diferentes tendencias artísticas.

 

La exposición está distribuida en siete salas, sin seguir un orden cronológico, y cada una de ellas está dedicada a un aspecto del arte inspirado por Jesucristo. La primera aborda la resurrección, con obras como La resurrección de Cristo, del Greco. En la segunda se pueden ver las representaciones abstractas o simbólicas, con obras de Newman y de artistas anónimos de la antigüedad, entre otras. Destaca también la obra Cruces (Doce), de Andy Warhol, que presenta el lado más espiritual del rey del arte pop. Otra sala, bajo el título Cristo y el artista, expone la escultura La mano de Dios, de Auguste Rodin, así como una crucifixión pintada por Picasso en 1930. Sin embargo, uno de los cuadros que llama más la atención es del pintor francés Jean Béraud, La Magdalena en casa del fariseo, que retrata a Cristo y a María Magdalena en un salón burgués parisiense del siglo XIX.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>