El Senado de Canadá ratifica la legalización de los matrimonios gays

Canadá ya es el cuarto país del mundo, después de Holanda, Bélgica y España, que ha legalizado los matrimonios entre parejas del mismo sexo en todo su…

Canadá ya es el cuarto país del mundo, después de Holanda, Bélgica y España, que ha legalizado los matrimonios entre parejas del mismo sexo en todo su territorio, tras ratificar el Senado canadiense este martes, 19 de julio, la ley que fue aprobada el pasado 29 de junio en la Cámara de Diputados. La presidenta del Tribunal Supremo, Beverley McLachlin, firmó la propuesta, que fue leída en el Congreso y en el Senado y quedó aprobada como ley, a pesar de la intensa oposición que mostraron los conservadores y los líderes religiosos.

 

La nueva ley, cuya aprobación en la Cámara de os Comunes se produjo en un clima de confrontación dentro de las filas del propio partido del Gobierno, el Partido Liberal (PL), tal como informamos en un anterior artículo publicado el mismo día en que se aprobó, concede ahora en todo Canadá los mismos derechos de las parejas heterosexuales a las parejas de gays y lesbianas, que ya tenían en ocho de las diez provincias del país.

 

Una vez ratificada la ley, el líder del Partido Conservador, Stephen Harper, manifestó que volverá a someter a debate el asunto de los “matrimonios” homosexuales si es que es escogido Primer Ministro en las siguientes elecciones, a realizarse en abril del próximo año.

 

A la espera de una firma

 

Para su entrada en vigor, la ley necesita ser promulgada por la gobernadora general, Adrienne Clarkson, que actúa como representante de la reina Isabel II de Inglaterra en la antigua colonia británica. Clarkson se encuentra convaleciente de una operación para instalarle un marcapasos, a la que se sometió la semana pasada, y no tiene planeado reincorporarse a su puesto hasta el mes de agosto.

 

Con esta firma se cerrará un complejo proceso que dividió a la clase política canadiense. El martes por la tarde, los senadores protagonizaron uno de los más agitados debates del país que terminó con la aprobación del proyecto de ley C-38 por 47 votos a favor, 21 en contra y 3 abstenciones.

 

Este trámite formaliza el rechazo de una enmienda de los senadores conservadores que pretendían mantener la definición tradicional del matrimonio. La última semana, la iglesia católica de Canadá había exhortado al Senado a no adoptar una ley que atenta contra la salvaguardia "de la institución fundamental" del matrimonio heterosexual y que, además permitirá también a los homosexuales adoptar niños.

 

Sin embargo, las parejas de gays y lesbianas sólo podrán hacer valer su unión en instituciones públicas como ayuntamientos, registros civiles y juzgados. Iglesias, mezquitas, sinagogas y templos siguen teniendo el derecho a negar su bendición.

 

Consecuencias impredecibles para niños

 

Los obispos canadienses, por su parte, hicieron su alegato final en contra de la aprobación de esta controvertida ley ante el Comité del Senado la semana pasada. En dicha reunión manifestaron que la mayoría de canadienses se opone a la misma y que ésta no proporciona las garantías suficientes para que la libertad religiosa y de conciencia sean protegidas. También advirtieron que estos “matrimonios” de personas del mismo sexo tendrían consecuencias negativas e impredecibles en los niños y en la sociedad.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>