El sida “se ha incrementado significativamente” en Cataluña: el 81% de los nuevos casos en Barcelona se da entre homosexuales

El pasado 23 de mayo publicábamos una información que advertía sobre el preocupante incremento de las enfermedades de transmisi&o…

Forum Libertas

El pasado 23 de mayo publicábamos una información que advertía sobre el preocupante incremento de las enfermedades de transmisión sexual (ETS) en Cataluña, según un informe realizado en 2013 por el Centro de Estudios Epidemiológicos sobre Infecciones de Transmisión Sexual y Sida en Cataluña (CEEISCAT). El estudio destacaba además que los homosexuales son el colectivo más afectado por este aumento de contagios.

Ahora, las entidades BCN Checkpoint y la Fundación Lucha contra el Sida hacen lo propio pero en relación al sida, y lanzan una campaña para fomentar la realización sistemática de la prueba del VIH cada tres meses entre la comunidad gay, con el fin de atajar el aumento "inquietante" de las infecciones.

Así lo anunciaron el pasado 1 de julio el director del centro comunitario de detección de VIH y otras ITS para hombres gays y otros hombres que tienen sexo con hombres (HSH) BCN Checkpoint, Ferran Pujol, y elmédico representante de la Fundación Lucha contra el Sida (FLS) y el Instituto de Investigación del Sida IrsiCaixa, Pep Coll.

Sobre todo, homosexuales

Ambos coincidieron en que, a pesar de una leve mejora de la situación con respecto a la prevención del VIH en las últimas décadas, el número de nuevas infecciones por el VIH y otras infecciones de transmisión sexual(ITS) se ha "incrementado significativamente" entre el colectivo homosexual.

De hecho, el número de diagnósticos de VIH entre los homosexuales registrados en Catalunya aumentó un 7,6% anual entre 2001 y 2011, y este colectivo suma más del 61% de los nuevos diagnósticos en Catalunya. Si nos remitimos a la capital catalana, Barcelona, el porcentaje se eleva hasta el 81%.

Las afirmaciones de estos dos expertos se basan en los datos elaborados a partir de las investigaciones realizadas por BCN Checkpoint y la FLS a través del informe SIVES del 2012.

Tan solo en el centro BCN Checkpoint, se diagnostican cada semana de tres a cuatro casos nuevos, y los datos desvelan que en este grupo de la población la incidencia del VIH es del 2,4%, mientras que en el resto de la población es del 0,02%.

En 10 años, “alarmante situación”

Ante esta realidad, Pujol ha sido tajante en cuanto a la necesidad de una intervención rápida y eficaz para tratar de frenar el aumento de nuevos casos de VIH: "En diez años podríamos encontrarnos con una alarmante situación en la que más del 40% de HSH entre 40 y 50 años de edad vivirían con el VIH".

Por otra parte, a pesar de la utilidad del preservativo, el propio Ferran Pujol insiste en que es absolutamente necesario sumar otras estrategias preventivas, desde la quimioprofilaxis hasta la vacuna y los microbiocidas,con tal de combatir con la mayor eficacia posible la infección, poniendo énfasis en la detección y tratamiento precoz del VIH.

En este sentido, Pujol opina que esto no quiere decir que se deban realizar pruebas tras cada relación sexual, pero sí con la mayor frecuencia posible, pues la mayoría de las nuevas infecciones se producen en relaciones con personas que se han contagiado de forma reciente y que todavía no han sido diagnosticadas ni se encuentran bajo tratamiento antirretroviral.

Sobre esta cuestión, estos dos expertos han insistido en la campaña que propone realizar pruebas sistemáticas del VIH cada tres meses entre el colectivo homosexual.

Coll ha especificado la gravedad que supone la infección para estas personas, pues la carga viral -la cantidad del virus en la sangre- puede llegar a ser muy alta, asegurando las probabilidades de transmitir el virus, siendo al mismo tiempo el momento más importante para su tratamiento.

Además del VIH y la sífilis, BCN Checkpoint planea implementar en los meses próximos selecciones de otras ITS como la gonorrea y la clamidia, que también han experimentado un incremento durante los últimos años y que ayudan al VIH en su propagación.

El Papa tenía razón: el preservativo, insuficiente

Lo sorprendente de los datos aportados por estas dos organizaciones es que, a pesar de que el preservativo se usa masivamente, hasta el punto de que el 56% lo utiliza siempre y el 37% casi siempre, es decir que el 93% lo utilizan habitualmente, el freno de nuevos contagios está fracasando.

La respuesta que da el informe a este hecho es que la gran carga viral comunitaria hace que incluso en aquellas personas que arriesgan muy poco se produzca contagio. Y ello provoca un reservorio de sida relacionado con el colectivo homosexual.

La cuestión es que la pretendida barrera del preservativo no funciona. Y no funciona porque hay tanta gente infectada y tanta promiscuidad dentro de este colectivo que facilita este hecho. Si las relaciones se limitaran a una o dos personas las probabilidades serían mucho menores.

El fracaso del preservativo como garantía fiable se basa en dos hechos: el inherente al material del que está hecho el condón, que se puede romper, y el derivado del mal uso. Al mismo tiempo, si se utiliza el preservativo pero se multiplican los contactos, llega un momento que la barrera se muestra ineficaz.

Justamente esto es lo que argumentó el anterior Papa, Benedicto XVI, en marzo de 2009 cuando advirtió de que el preservativo "agrava" el problema del Sida en África, una opinión que se vio reforzada días después por la del mayor experto en sida de Harvard, Edward Green, quienafirmó que promocionando el preservativo se provoca una “mayor tasa de contagios”.

La propia Universidad de Harvard volvió a dar la razón a Benedicto XVI en marzo de 2011 cuando afirmó que los preservativos no combaten el sida. El profesor Daniel Halperin, investigador del Departamento para la Salud Global y la Población de esa universidad estadounidense, subrayaba entonces que es necesario “enseñar a evitar la promiscuidad y promover la fidelidad”.

Todos ellos consideran que las pautas reconocidas como las más fiables a la hora de la prevención del contagio del Sida son las divulgadas por la OMS y la antigua administración Bush conocidas como el “ABC” (Abstinence, Being faithful and using Condoms, es decir “abstinencia, ser fiel y usar condones”), algo de lo que se hizo eco la revista científica The Lancet ya en 2004.

Un coste difícilmente asumible

Por otra parte, los datos aportados en el estudio presentado por Pujol y Coll, así como su propuesta de hacer pruebas de VIH cada tres meses, de llevarse a cabo, generarían un coste creciente sobre la colectividad, al ser atendidos por la sanidad pública.

Al respecto, se da la paradoja de que, por una parte, la sanidad pública ha realizado importantes recortes debido a la crisis -sin ir más lejos, se han reducido los plazos para hacer mamografías con la finalidad de detectar un posible cáncer de mama-; pero, por otra, se propone realizar pruebas de VIH más a menudo.

La cuestión de fondo es que una gran parte del colectivo homosexual tiene unas prácticas sistemáticas sexuales que no son cuestionadas pero que generan unos riesgos y costos sociales crecientes. Esto es algo que la el conjunto de la sociedad ha de aceptar o ha de hacer una llamada a la responsabilidad. Y las pautas del “ABC” son una opción responsable.

Hazte socio

También te puede gustar