El silencio fecundo del Papa

Que si el Papa se muere, que si está grave otra vez, que si le internan de nuevo. Que si al Papa lo esconden, que nos muestran imágenes falsas, que qu…

Forum Libertas

Que si el Papa se muere, que si está grave otra vez, que si le internan de nuevo. Que si al Papa lo esconden, que nos muestran imágenes falsas, que quién gobierna la Iglesia, que ya no podrá hablar…
Las personas que comentan todo esto olvidan lo esencial -creo-. Lo esencial es que el Santo Padre sufre. Sufre mucho. Y ofrece su sufrimiento por la Iglesia, por el mundo, para que Cristo sea conocido y amado.
"El Papa Juan Pablo II saludó desde la ventana de su estudio que asoma a la Plaza San Pedro, y aunque intentó brevemente hablar, bendijo y saludó silenciosamente a la multitud".
Bendijo silenciosamente. Sin ocultar que sufre, pero sin alardear de ello. En silencio, como aquel que cuando era maltratado, se quedaba callado, sin abrir la boca, como una oveja cuando la trasquilan.
Y mientras el Papa, en medio de sus sufrimientos, sigue al frente de la barca remando mar adentro, allá afuera los nuevos poderosos que hacen olas, los señores de las ideologías progresistas que quisieran matar de nuevo a Cristo y, a falta de Él, matan a todo ser humano que les molesta, levantan en alto el aborto, el libertinaje, la perversión del ser humano, la eutanasia. Y se gastan sus energías y sus dineros para mantenerle fuera la sonda de alimentación a Terri Schiavo, asesinándola de hambre y de sed. Una sonda como la que hoy, en silencio también, alimenta a nuestro Santo Padre.
En silencio. Nunca un silencio ha sido más fecundo como el de Cristo, cuando le insultaban y le maltrataban, cuando sufría callado, y así callado, salvaba a toda la humanidad. Ése de Cristo, es el silencio del Papa…

Hazte socio

También te puede gustar