El testamento del pescador, por César Vidal

 La editorial Martínez Roca convoca cada año un premio de Espiritualidad. Este año ha recaído sobre César Vidal, autor de numerosas obras de historia,…

 

La editorial Martínez Roca convoca cada año un premio de Espiritualidad. Este año ha recaído sobre César Vidal, autor de numerosas obras de historia, director de un programa de radio en la COPE y ferviente militante del cristianismo reformado (protestante). César Vidal ha recurrido a la novela histórica. En este libro, de ágil lectura y carente de extraños artificios literarios (al alcance de todos los públicos, para entendernos), ha reproducido el evangelio de san Marcos por boca de san Pedro, que es sometido a un largo interrogatorio por el emperador Nerón en persona.

 

La crítica histórica es unánime al decir que fue Marcos quien acompañó a Pedro durante su predicación en Roma donde, finalmente encontraría el martirio. También suele considerarse que en su función de secretario recogió en su evangelio un resumen de la enseñanza fundamental de Pedro. Esto hace que, el evangelio de Marcos pueda considerarse como el testamento de Pedro (de ahí el título de este libro).

 

César Vidal ha escrito una novela que contiene, prácticamente íntegro, el Evangelio de Marcos. De ahí que salvo la ficción del interrogatorio, todo su contenido sea básicamente verdadero. Frente a la tentación, que para algunos escritores es auténtica obsesión, de inventarse datos, algunos ciertamente extravagantes, Vidal se remite a las fuentes conocidas y, en una nota final nos recuerda que, sobre Jesucristo hay más información histórica y posibilidad de reconstruir su vida que sobre otros personajes de la Antigüedad como Aristóteles o Platón. Y la fidelidad a la historia no es impedimento para construir un relato ameno y que cautiva al lector desde las primeras páginas.

 

Obviamente, al colocarse en la perspectiva petrina a través del tamiz de Marcos (que nos es presentado también como intérprete), se omiten datos que aparecen en otros evangelios. Por ejemplo la referencia a que Jesús dio a Pedro el poder de las llaves de la Iglesia. También se silencia información que encontramos en el libro de los Hechos de los Apóstoles. Es una novela, por tanto, centrada en uno solo de los cuatro evangelios.

 

Pero César Vidal no reduce su novela a ello sino que a través de los personajes romanos, especialmente de Marco Junio Vitalis (este sí absolutamente ficticio), que asiste a los interrogatorios, va mostrando la novedad del cristianismo frente a las otras religiones, y su enseñanza absolutamente novedosa. Insiste César Vidal, y en ello es tremendamente actual, en como gracias a la Encarnación del Hijo de Dios y su enseñanza, se descubrió la dignidad de la persona humana.

 

Las referencias al desprecio que sentía la antigüedad por los niños, los esclavos o los bárbaros (impresiona la anécdota, con fundamento real, de una cloaca embozada por los cadáveres de bebés abandonados), es importante recordarlas ahora en que, de nuevo, la vida de los débiles corre peligro por culpa de las leyes del aborto o la eutanasia. Vidal, indirectamente nos recuerda los falsos valores sobre los que a menudo, como Roma, se edifican los imperios.

 

César Vidal ha escrito una novela en congruencia con la verdad del cristianismo. Remontándose a un tiempo pasado, previo al incendio de Roma y antes de que Nerón lanzara la terrible persecución contra los cristianos, ha relatado la vida de Jesucristo de tal manera que, al leerla, nos damos cuenta de que su enseñanza sigue siendo actual y válida para nuestros días.

 

El testamento del pescador

César Vidal

Martínez Roca

236 páginas

17,00 €

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>