El tripartito organiza una manifestación para intimidar a los obispos catalanes

El tripartito que gobierna actualmente en la Generalitat ha organizado para este sábado, 26 de febrero, una manifestación con el objetivo de presionar…

Forum Libertas

El tripartito que gobierna actualmente en la Generalitat ha organizado para este sábado, 26 de febrero, una manifestación con el objetivo de presionar e intimidar a los obispos catalanes. Conjuntamente con el lobby gay y a través de las juventudes socialistas, de Esquerra Republicana y de Iniciativa-Verds, los convocantes quieren reunir a la gente a las 17.00 horas delante de la Catedral de Barcelona, bajo el lema ¡Basta! ¡Ninguna confesión tendrá carácter estatal. Con esta acción, el tripartito quiere mostrar su “rechazo a las continuas declaraciones de la jerarquía de la Iglesia católica atacando la homosexualidad”, según dice explícitamente el cartel de la convocatoria. Con este planteamiento, vinculado al documento presentado el 2 de febrero por el PSC, texto que acusa a la Iglesia de “incitar a la violencia”, y en el contexto del acuerdo tomado por el Gobierno catalán en Consejo Ejecutivo para liquidar la clase de religión confesional en centros públicos y concertados, el tripartito opta por pedir los católicos que se callen.

La manifestación se produce justo tres semanas después de que el Partido Socialista de Cataluña (PSC) hiciese público un documento presentado a la ejecutiva para su aprobación. Se trata de un escrito en el que, entre otras cosas, se dice que los representantes de la Iglesia católica “insultan, atacan gravemente e incitan a la discriminación y la violencia contra el colectivo homosexual”, y se propone acabar con las misas populares propias de las fiestas mayores de los pueblos o con las ofrendas de títulos deportivos, que son iniciativas de la sociedad civil. El portavoz socialista en el Parlamento catalán, Miquel Iceta, un destacado militante del colectivo homosexual, fue quien presentó el documento asegurando que “existe una ofensiva de la jerarquía católica par imponer a todos los ciudadanos sus respetables convicciones y su determinada forma de ver la vida”. Iceta, que el 2 de febrero pidió públicamente la revisión de los Acuerdos Iglesia-Estado de 1979, apoya y avala ahora la convocatoria de la manifestación del sábado.

La Iglesia católica, que considera incorrecta la práctica homosexual pero siempre desde el respeto y la estima hacia las personas de esta orientación, hizo oír en noviembre su voz a través de una carta de los obispos catalanes. En una nota que fue calificada de ponderada desde todos los ámbitos, los prelados pedían “a los legisladores que, conscientes de su responsabilidad, velen por que sean respetados los derechos de todos, especialmente de los más débiles e indefensos, como son los niños”. En la misma línea, recordaban que “el matrimonio, entendido esencialmente como unión entre hombre y mujer, es el fundamento de la familia y el espacio natural de la educación de los hijos”. Esto, según el tripartito que ahora convoca una concentración frente a la Catedral de Barcelona, es “atacar la homosexualidad”.

Clase de religión y defensa de la familia

Por otro lado, no hay que olvidar que esta manifestación se produce unos días después de conocerse la maniobra que el Gobierno catalán ha llevado a cabo para presentar como un proceso de negociación con los obispos lo que es una manifiesta intención de liquidar la asignatura de religión confesional, además plasmada formalmente en un acuerdo reciente del Consejo Ejecutivo. A pesar de que éstos ya han dicho claramente que no aceptarán ninguna medida que vaya contra la libertad de los padres para elegir esta materia de acuerdo con sus convicciones, casi todos los medios de comunicación han tratado el tema utilizando la palabra “negociación”, y sólo el diario AVUI se hizo eco de la reacción episcopal, expresada a través del secretario de la Conferencia Episcopal Tarraconense y obispo de Urgel, Joan-Enric Vives.

Esta iniciativa del tripartito, materializada a través de sus juventudes, demuestra la importancia de convocatorias como el acto que el Pacto por la Vida y la Dignidad ha organizado para el domingo 6 de marzo, a partir de las 11.00 horas, en el Barcelona Teatre Musical (antiguo Palau d’Esports de la capital catalana). Un llamamiento positivo, sereno y pacífico, con presencia de miles de ciudadanos y entidades cívicas y de inspiración cristiana, es la mejor manera de demostrar que la defensa de la vida y la familia configura todo un mensaje que tiene pleno derecho a expresarse en el espacio público.

Enlace relacionado

Hazte socio

También te puede gustar