Elecciones en Andorra: Una posible legalización del aborto desestabilizaría el país

Andorra celebra elecciones generales este domingo, 24 de abril, con la incertidumbre de saber si el resultado de los comicios abrirá la puerta a una l…

Andorra celebra elecciones generales este domingo, 24 de abril, con la incertidumbre de saber si el resultado de los comicios abrirá la puerta a una ley que despenalice el aborto, o no. La batalla electoral se libra principalmente entre los defensores y detractores de esta posibilidad, el Partido Socialdemócrata (PS) y el Partido Liberal Andorrano (PLA), respectivamente.

 

El actual presidente del Gobierno y líder del PLA, Marc Forné, acusa al principal partido de la oposición, el PS, de pretender cambiar la Constitución para introducir la Ley del Aborto. Si así sucediera, la crisis institucional que se podría crear llevaría al copríncipe episcopal y obispo de Urgell, monseñor Joan-Enric Vives, a renunciar a su cargo, provocando que Andorra pudiera convertirse en una república, según Forné.

 

Desde 1993, año en que Andorra entra a formar parte de las Naciones Unidas, el Principado cuenta con dos copríncipes que ostentan la jefatura del Estado, que reinan, pero no gobiernan: El jefe del Estado francés, representado por el prefecto del departamento de Pirineos Orientales, y el obispo de la Seu d’Urgell, en este caso monseñor Vives, que ostenta su cargo en la diócesis desde el 16 de junio de 2003.

 

Enmienda rechazada

 

El Partido Liberal ha rechazado en los últimos meses una enmienda legislativa que solicitaba la autorización del aborto en el país, en los supuestos de peligro para la vida de la madre, malformación del feto o violación. En la última sesión parlamentaria de esta legislatura se rechazaron con los votos del PLA estos supuestos.

 

En una entrevista concedida a Europe Press, Forné destacó lo siguiente: “Hay una Constitución que, por lo que pareció el día del debate, algunos no se la quisieron leer. Durante su elaboración se negoció muchos días el problema del copríncipe en relación al aborto. Él sólo puso una exigencia a los constituyentes: escoger entre copríncipe episcopal, obispo de la Iglesia Católica, o Ley del Aborto. Son incompatibles y eso hace 12 años que lo sabemos”.

 

El peligro de una renuncia

 

De hecho, el propio Obispado de la Seu d’Urgell ya ha confirmado en repetidas ocasiones que, si se aprueban los supuestos para la despenalización del aborto, el copríncipe abandonará el cargo. Esta renuncia lleva implícito un grave peligro de desestabilización: Tal como afirma Forné, se corre el riesgo de ver convertida Andorra en una República, o también se podría optar por ofrecer el Coprincipado al Rey de España, una alternativa que no parece del agrado de los andorranos, que no quieren que se rompa un equilibrio que hasta ahora ha funcionado bien de cara a sus intereses.

 

Por otra parte, en una entrevista concedida el 17 de mayo de 2004, el obispo Vives ya definía de una forma incontestable cuál es su punto de vista, al señalar que “la Constitución ya ha resuelto claramente en este tema y no debería ser objeto de un debate continuo porque no se hace lo mismo con la pena de muerte. No se dice continuamente que por el hecho de que ahora hay mucha violencia se tenga que aplicar la pena capital”.

 

Copríncipe o aborto

 

Así las cosas, los comicios del domingo plantean un interrogante a los andorranos que, en opinión del actual presidente del Gobierno de Andorra, deberán solucionar con sus votos decidiéndose por el copríncipe o por el aborto. “No se puede cuestionar lo que hace ahora el obispo, cuando siempre ha defendido lo mismo. Si ahora no queremos copríncipe no tenemos que decir ‘queremos Ley del Aborto’, tenemos que decir ‘no queremos copríncipe episcopal’. Pero los copríncipes son sólo uno, en singular, según marca la Constitución. Es indiviso. Por tanto si no se quiere uno no se quiere a ninguno de los dos y entonces se tendrá que negociar qué se hace. Si alguien propugna hoy, después de 12 años, que la Constitución es un error tan esencial, que lo diga”, afirmó Forné.

 

“Estoy convencido de que los electores no ponen por delante del sistema institucional una ley como la del aborto, un problema que ya está resuelto. Si se quiere cambiar el sistema que se diga claro. No podemos tener un copríncipe que nos deje colgados, porque le hará dejarlo el Vaticano. No se puede ser hipócrita y hay un proceso. Pero el proceso no es discutir una ley, es discutir un cambio institucional”, añadió el presidente andorrano.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>