Eluana y el progresismo letal

Si hace unos cincuenta años se hubiese realizado una encuesta exponiendo el caso de Eluana Englaro mostrando las posiciones enfrentadas entre l…

Forum Libertas

Si hace unos cincuenta años se hubiese realizado una encuesta exponiendo el caso de Eluana Englaro mostrando las posiciones enfrentadas entre los partidarios de su muerte y los defensores de su vida, y solicitando que se calificase ideológicamente a ambos grupos, muy probablemente una gran mayoría hubiese respondido que quienes solicitaban la muerte de Eluana eran gente materialista de poco espíritu humanitario, y que tan letal pretensión únicamente sería explicable desde la valoración de la vida humana en función de su improductividad.

Por otro lado hubieran dicho quequienes abogaban por mantenerla con vida eran gente progresista, solidaria y con un concepto de la vida menos utilitarista y más elevada que los anteriores. Si además hubiésemos preguntado por la posición del padre de la joven una mayoría amplia no hubiera dudado en situarlo entre los defensores de la vida de su hija.

Hoy sabemos, principalmente por las televisiones -que son las que "forman" nuestra opinión con tres brochazos frívolos-, que lo avanzado, progresista y humanitario era el dejarla morir. Pero este debate no se agota con la muerte de Eluana, porque el caso se utilizará para allanar el camino a la aceptación social de la eutanasia que en breve hará su aparición estelar no ya como algo excepcional en un supuesto extremo que suscita encontrados pareceres, sino como un nuevo derecho humano: el derecho de un tercero a decidir sobre la vida ajena cuando ésta se considere que no merece ser vivida.

Este es el auténtico campo dialéctico donde se está planteando una batalla que, al igual que ha sucedido con el aborto, parece perdida de antemano en un occidente tan suicida como enfermo. Llegaremos a ver cómo el sagrado concepto de dignidad humana, inherente a cualquier ser humano por el solo hecho de serlo y fundamento de todos losderechos, será relativizado en función de lo que en cada momento sea considerado como "digno". Esto sucederáhasta servir de cobertura jurídica para matar o dejar morir. Una doctrina que nos conduce a un futuro tremendamente preocupante, sobre todo para los más débiles.

Hazte socio

También te puede gustar