En España, buenas infraestructuras, pero excesiva burocracia y poca eficiencia

Un informe del World Economic Forum sitúa el problema económico español en la falta de eficiencia tanto laboral como mercantil. Los puntos fuertes del país son las infraestructuras, el tamaño del mercado y la preparación

(CatDialeg)

España si sitúa en el número 33 del ranking del World Economic Forum, un estudio que pretende evaluar la situación económica de los países según el entorno y los recursos de los que disponen. Una posición que mejora en dos lugares respecto a la clasificación anterior y que está por encima de países vecinos como Portugal o Italia, pero por debajo de la República Checa, Irlanda, Austria, Bélgica, Alemania o los países nórdicos.

Puntos fuertes de España

Uno de los puntos más fuertes de España, según le informe, son, sobre todo, “las infraestructuras”, donde el país se sitúa en el número 10 del mundo, por encima incluso de los Estados Unidos. Hecho importante, ya que está comprobado que las infraestructuras permiten una mejor distribución de la riqueza, reducen la pobreza y favorecen el crecimiento económico.

En la “tamaño del mercado”, España está también muy bien posicionada, ya que se sitúa en el número 15. Un dato muy positivo si tenemos en cuenta que este aspecto aumenta a las posibilidades de venta y crecimiento del mercado español. En este caso, gracias seguramente al hecho de ser un país que pertenece a la Unión Europea y a las buenas relaciones comerciales existentes con América Latina.

Donde tampoco sale mal parada la economía española es en la educación primaria y universitaria. No en vano se dice que las actuales generaciones son las mejor preparadas de la historia. Algo crucial si tenemos en cuenta que asegura cierta estabilidad y crecimiento de cara al futuro.

Evaluación del entorno económico español según el World Economic Forum

Evaluación del entorno económico español según el World Economic Forum

¿Dónde hay que mejorar?

Entre los aspectos donde España está por debajo de lo esperado destacan sus “instituciones”, el entorno macroeconómico y, sobre todo, en eficiencia tanto mercantil como laboral.

La eficiencia se podría definir como la virtud de producir el máximo con la menor inversión posible o, en otras palabras, sacar la mayor rentabilidad a los recursos de los que se dispone. España, tanto laboralmente como mercantilmente, tal como destaca el estudio, carece de la eficiencia que se le debería pedir en relación con la importancia económica que sustenta.

En concreto, los expertos creen que esto se debe a la excesiva temporalidad de los trabajadores, que los desmotiva a mejorar y formarse mejor, a la falta de inversión en innovación, a un sistema financiero obsoleto y a una excesiva burocracia.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>