En España se niega la nacionalidad a un marroquí por bígamo, pero se casa a los homosexuales

A finales de septiembre, el Tribunal Supremo (TS) denegaba a un ciudadano marroquí la nacionalidad española por tratarse de un caso de poligamia. Moha…

Forum Libertas

A finales de septiembre, el Tribunal Supremo (TS) denegaba a un ciudadano marroquí la nacionalidad española por tratarse de un caso de poligamia. Mohamed Haddada, agricultor y vecino de Font-rubí que lleva viviendo en Cataluña más de 25 años, ha visto denegada su petición porque el TS considera probado que tiene al menos 2 esposas, aunque es posible que sean tres. La Sala de lo Contencioso-Administrativo entiende que la poligamia es una costumbre incompatible con el requisito de “integración” en la sociedad que el Código Civil establece para poder optar a la nacionalidad. El tribunal sostiene que Haddada no ha acreditado “una cosa tan básica como cuáles son sus hijos y cuáles las madres de cada uno de ellos”, algo indispensable para poder verificar que el ciudadano marroquí “se encuentra acomodado a las costumbres españolas”. Sin embargo, cabe preguntarse si este ciudadano, ante la legalización del matrimonio homosexual, no estará siendo víctima de un agravio comparativo por su condición de polígamo.

La batalla legal de Mohamed Haddada empezó en 1998, cuando el Ministerio de Justicia le denegó la nacionalidad que había solicitado 3 años antes. El inmigrante marroquí impugnó la negativa de Justicia ante la Audiencia Nacional, que también le denegó la petición alegando que “no había justificado el suficiente grado de integración en la sociedad española”. El Supremo viene ahora a dar la razón al Ministerio de Justicia y a la Audiencia Nacional, aunque matiza que “no se trata de que se pretenda prohibir que una familia islámica viva conforme a los usos y costumbres de la comunidad a la que pertenece”.

Puestos a pedir…

La sentencia del Tribunal Supremo se adapta a la necesidad de que el demandante justifique debidamente su integración en la sociedad actual española. Ahora bien, teniendo en cuenta la iniciativa del Gobierno de Zapatero de legalizar los matrimonios de gays y lesbianas, Mohamed Addada bien podría sentirse discriminado por su opción sexual. De hecho, al contrario de lo que ocurre con el matrimonio homosexual, que nunca ha sido aceptado por ninguna civilización, la poligamia sí tiene una larga tradición en muchos países que incluso se mantiene en la actualidad. Por tanto, si pueden casarse 2 hombres o 2 mujeres, ¿cómo se puede impedir a los ciudadanos que residen en España que se casen con 2 o más personas a la vez? Y, en ese caso, ¿no tendría derecho Addada a que fueran escuchadas sus peticiones de alcanzar la nacionalidad española? Puestos a pedir…

Enlace relacionado

Hazte socio

También te puede gustar