En Francia y Alemania, 1 de cada 5 pisos es protegido; en España, sólo 1 de cada 10

Las ayudas al alquiler para jóvenes lanzadas por la ministra de Vivienda, Carme Chacón, lo único que han conseguido hasta ahora es colapsar la web y l…

Las ayudas al alquiler para jóvenes lanzadas por la ministra de Vivienda, Carme Chacón, lo único que han conseguido hasta ahora es colapsar la web y los teléfonos del ministerio. Mientras tanto, las políticas de vivienda de países vecinos como Francia y Alemania se muestran mucho más eficaces: uno de cada cinco pisos es de protección oficial; en España sólo una de cada diez viviendas es protegida.

 

Miles de jóvenes protestaban este jueves, 3 de enero, tras los vanos intentos de acceder a los teléfonos y la web del Ministerio de Vivienda para solicitar las ayudas al alquiler ofertadas por el Ejecutivo de Zapatero, o sea 210 euros mensuales, 120 euros para gastos de aval y otros 600 en concepto de préstamo sin interés para la fianza.

 

Ante las críticas, la ministra intentó calmar a los jóvenes con una nueva promesa: “si las solicitan el doble de personas que tenemos previstas, se concederán igual”, dijo.

 

Chacón aseguró que cualquier joven entre 22 y 30 años que no cobre más de 22.000 euros brutos al año podrá recibir las ayudas: “No hay cupos ni de tiempo ni de ayudas”, afirmó la ministra, aprovechando una visita relámpago a Barcelona.

 

“Autobombo e improvisación”

 

Sin embargo, sus promesas no acaban de convencer a la oposición. La portavoz del Partido Popular en el Parlamento catalán, Carina Mejías, criticó la política de vivienda del Gobierno y acusó este jueves a la ministra Chacón de dedicarse al “autobombo” como candidata del PSC en las próximas elecciones generales.

 

Mejías denunció que los actuales ejecutivos español y catalán “no han sido capaces de llevar a cabo ninguna política efectiva a favor del acceso a la vivienda y ahora, a dos meses de las elecciones, hacen las cosas rápido y mal”.

 

Mientras Chacón se dedica al autobombo, Barcelona sigue siendo la ciudad más cara en vivienda, según el informe anual de la Sociedad de Tasación”, destacó la portavoz popular.

 

“Ayer se demostró una vez más que la ministra está más preocupada por venderse como candidata que de poner los medios necesarios para aplicar su medida estrella […] Los socialistas demuestran una vez más que anteponen los intereses electorales a los intereses de los ciudadanos”, agregó Mejías.

 

La portavoz del PP en el Parlamento de Cataluña denunció que “la improvisación de Chacón provocó que la web y el teléfono habilitado por el Ministerio de Vivienda se colapsaran”. “Los pocos que podían acceder a la web se encontraron que los formularios no estaban disponibles o incluso que las comunidades autónomas no disponían del sistema informático para gestionar las peticiones”, concluyó.

 

‘Dinero en mano’, insuficiente

 

Lo cierto es que esta nueva propuesta social de ‘dinero en mano’ e incentivo de alquileres que el Ejecutivo de Zapatero se ha sacado de la manga en el tramo final de la legislatura, aunque bien recibida, no soluciona el problema de la vivienda en España.

 

Para poner en marcha políticas de vivienda efectivas hay que actuar sobre la oferta, no sobre la demanda. Se necesita más suelo y más barato, y más pisos a menor precio, sobre todo teniendo en cuenta la congelación del salario medio de los españoles.

 

En ese sentido, hay que recordar que hasta mediados de los años ochenta la mitad de la oferta de vivienda nueva que se construía en España contaba con protección pública, según recordó recientemente Ana Perpigná, de la empresa pública SEPES, en una jornada organizada por Cesine.

 

Al liberalizarse el sistema financiero, desapareció la financiación privilegiada de la vivienda protegida, única a largo plazo hasta entonces, y comenzó el auge de la vivienda libre.

 

Francia y Alemania, modelos a imitar

 

Así, actualmente, en España sólo el 10% de la producción de viviendas es protegida; y el ministerio destina a política de vivienda 1.300 millones de euros, mientras que las deducciones fiscales por compra ascienden a 3.800 millones.

 

El contraste y el modelo a imitar vienen de Alemania y Francia, donde las viviendas de carácter social representan respectivamente un 20% y un 21% del total edificado en los últimos 13 años.

 

Además, al contrario que en España, Alemania tiene 39 millones de viviendas y sólo 15 millones en propiedad; y es uno de los países europeos con menos producción residencial: en 2005, sólo 240.000 viviendas.

 

Artículos relacionados:

 

La odisea de comprar un piso en España: los precios duplican la media europea

 

Cataluña y Andalucía: Dos planes de vivienda de dudoso cumplimiento

 

Vivienda y discurso fácil: al Gobierno le faltan competencias

 

Los magnates del ‘ladrillo’ se embolsan hasta una cuarta parte de margen sobre los costes

 

El suelo, por las nubes: Vuelven las manifestaciones por una vivienda digna

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>