En la Europa desvinculada, fragmentación política

Una lectura de unas elecciones confusas, como son las europeas, siempre ofrece resultados extraordinariamente polisémicos, pero en cualquier ca…

Una lectura de unas elecciones confusas, como son las europeas, siempre ofrece resultados extraordinariamente polisémicos, pero en cualquier caso un rasgo destaca: la fragmentación política. Los dos grandes, PPE y SD, siguen mandando en el Parlamento Europeo pero mucho menos y con un arco muy abierto, con una presencia, en relación a su peso anterior, considerable de los eurófobos, euroescépticos, y extrema derecha, que en ninguna caso representan lo mismo y no se pueden situar alineados en un mismo e hipotético grupo. Ellos son la mejor imagen de la atomización dentro de unas ideas que tienen como denominador común el rechazo a la Unión y a la inmigración.

Los resultados no avalan la tesis -una de las que se agarra Artur Mas como clavo ardiendo para justificar su derrota- de que la crisis pasa factura a los gobiernos en el sentido de que salgan derrotados de las urnas. En Hungría, Orbán y su partido, un penonomeño digno de ser estudiado, ha superado la mayoría absoluta; Renzi, en Italia, ha revalidado con nota su gobierno, Merkel a vuelto a ganar y van… También en España el PP sigue siendo el primero, aunque con un gran coste que la alternativa es incapaz de capitalizar. Pero sí han sufrido estragos en el Reino Unido y todavía más en Francia, donde el PS francés, Valls y Hollande,se hunden en la nada. La gran baza electoral que el PSOE exhibió en Barcelona era ésta. Qué raros son algunos haciendo campaña. Con más de un millón de personas que llevan más de tres años en el paro, y millones de jóvenes sin poderse emancipar, sin trabajo, y un 18% de 20 a 24 años sin estudiar, los ‘ni-ni’, el PSOE además de pasear a Valls se ha dedicado al “machismo” de Cañete, y al aborto. Su resultado es espectacular por malo. Porque a su izquierda ha rebrotado Izquierda Plural, y ha florecido Podemos. Ambos sumados (no parece, la desvinculación es para todos) se acercan mucho al PSOE.

Estamos ante una reacción muy dura a la crisis, tanto o más que a ella misma, a las políticas que se han aplicado. Aprenderá algo de todo esto Bruselas y Berlín, porque la solución obvia no es perseguir a inmigrantes y cerrar fronteras, sino reconstruir la Unión. Darle un sentido político que pueda ser comprendido por la gente, empezando por un sistema electoral a escala europea semejante al alemán: medio Parlamento escogido por circunscripción única y el otro medio por circunscripciones uninominales que te permitan elegir a tu propio candidato. Una nueva política económica y social que combina la reducción del malgasto con nula inversión y el crédito a la economía productiva, y el rehacer la educación, la sanidad, y la I+D, un reparto competencial grande y bien definido que siga correctamente el principio de subsidiariedad, una sociedad donde -y eso es de Adam Smith, el “padre” fundador del liberalismo, la vivienda como el vestir y el comer sea un bien necesario y no producto de la especulación, en el buen sentido del término económico, un bien circulante en lenguaje del economista inglés.

Una nota destacada digna de reflexión, porque encarna una impotencia que crece: mientras la Santa Sede se dirige al mundo buscando ayudar a solucionar problemas básicos de convivencia, en su “patio trasero” en Europa van tomado forma fantasmas del pasado que pueden acabar dañando esa misma convivencia sino es que ya lo han hecho, mientras no emerge ni en pintura el halito cristiano.

Y en el trasfondo de todo la abstención, brutal en el Este, e insoportable en el resto. Pero eso por desgracia no es noticia, es un mal antiguo que en la práctica parece importar poco.

Es el mismo sentido de la Unión Europea que está en crisis. La cuestión es si hoy existe un sujeto histórico capaz de recuperarla. Reducido a la nada política el substrato cristiano que hizo posible el ultimo renacimiento europeo, por la acción de unos y la omisión de otros, solo reina el cainismo y el desconcierto.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>