En los surcos de la historia‘, de Jesús Espeja

Jesús Espeja, que ha dedicado muchos años a la enseñanza de la Teología y aún prosigue incansable su labor por tierras españolas y americanas, nos ofr…

Jesús Espeja, que ha dedicado muchos años a la enseñanza de la Teología y aún prosigue incansable su labor por tierras españolas y americanas, nos ofrece en estos dos volúmenes una serie de artículos, escritos al hilo de las circunstancias y que, agrupados en dos volúmenes, responden bien a los subtítulos que ha escogido.

Muchos de los capítulos de estos libros fueron redactados como artículos, por lo general divulgativos, en revistas como Eclesia. Otros más densos aparecieron en revistas científicas. En ellos descubrimos al teólogo y al fraile predicador, devoto de santo Domingo, formado en la escuela de santo Tomás y atento a los aconteceres de la historia y del mundo.

Me gusta su amor a la Iglesia, su argumentación lógica y nada pedante, su claridad de ideas y su atención a algunas ideas capitales, que han de ser pocas si queremos que nos influyan verdaderamente. Una de ellas es, siguiendo a santo Tomás, que la vida es más importante que la ciencia. Decía Tomás: “el teólogo no es sólo el que tiene información sobre los misterios de la vida, sino el que los vive”.

Y ese adagio parece bien grabado en el corazón y la mente de Jesús Espeja, tal como podemos leer en estos libros. Por lo mismo el autor es plenamente consciente de que no se puede hacer teología sin partir de la fe ni estando en comunión con la Iglesia. Ahora bien, ello no lleva a desentenderse del mundo sino que capacita para estar abierto a él. De ahí la atención que presta el autor a la situación de algunas naciones latinoamericanas que conoce bien.

Hay un momento en que, en la escuela dominicana, recuerda que sólo se debe hablar de Dios o con Dios. Esto se trasluce también en estas páginas, algunas circunstanciales, otras de temas más perennes, pero siempre iluminadoras.

Tal como están escritas y ordenadas, en torno a las dos grandes pasiones del autor, Jesucristo y la Iglesia, permiten acercarse a ellas con pequeños sorbos, fijándose un día en un tema o leyendo, otro día con mayor calma otro más denso.

Puedo decir que, en los que yo he leído, he aprendido cosas y, de alguna manera me ha parecido descubrir un corazón grande, el de su autor, que no quiere cerrar la teología en la mera especulación sino hacer de ella un servicio a la Iglesia y al hombre.

Vol. I. Pasión por Dios revelado en Cristo
Vol. II. Pasión por una Iglesia testigo del Evangelio

Jesús Espeja
San Esteban
Salamanca 2006
225 y 238 páginas

 

 

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>