Encuentran una mujer del s.XIII enterrada con 7 clavos en su boca y otros a su alrededor

Los arqueólogos que desde hace meses trabajan en un cementerio del 1200 en Piombino, en la región central de Toscana, realizaron unmiste…

Los arqueólogos que desde hace meses trabajan en un cementerio del 1200 en Piombino, en la región central de Toscana, realizaron unmisterioso descubrimiento cuando en lamandíbula del cadáver de una mujer hallaron siete clavos curvos, de cuatro centímetros, y otros trece que clavaban su ropa al suelo, según explica el Daily Mail.Todos la llaman ahora"la bruja de Piombino" pero no se sabe a ciencia cierta que practicase la brujería. ¿Por qué se le castigó con este gesto simbólico tras su muerte?

Sucedió hace 8 siglos y el lugar era hermoso:un promontorio frente al mar del Golfo de Baratti. Allí la enterraronsin ataúd. Era una chica joven, deentre 25 y 30 años.

"Un descubrimiento atípico. No había visto nada igual", cuenta uno de los responsables de la excavación, Alfonso Forgione, profesor de la Universidad de L’Aquila. "Creemos que se trató de un exorcismo arcaico y se le colocaron los clavos para que no volviese a pronunciar maldiciones o sortilegios, pero estamos abiertos a cualquier teoría",afirma Forgione.

Porque hay algo que no encaja del todo y queañade el mismo Forgione:el cementerio se encuentra cerca de una iglesia y se trata de un terreno consagrado, donde yacen otras 300 personas. ¿Erala "bruja"de una familia influyente y que consiguió darle sepultura cristiana?

El cementerio además sigue deparando sorpresas, pues al lado de la supuesta "bruja" también se encontró el cadáver de una mujer a quien habían enterrado junto con un saquito con 17 dados de juego. Según Forgione, en esos años el juego estaba prohibido, sobre todo entre las mujeres, y por tanto se cree que "la mujer fue una meretriz, enterrada con desprecio junto con el símbolo más bajo de la moralidad: los dados".

Para Paola Villani, profesora de Literatura Italiana del Politécnico de Milán, se podría tratar del castigo a una adúltera. Según Villani, en latín la frase "clavos en la boca" se dice "clavis oris" y en algunos textos medievales se afirmaba en latín que era el remedio contra el adulterio que prohíbe el sexto mandamiento para los católicos. "Et sicut in sexto clavis oris ponitur in arca cordis", que quiere decir "Para el sexto, el remedio es poner clavos en la boca para que lleguen al arca del corazón".

Las excavaciones, que durarán aún un mes, habían comenzado con el objetivo de encontrar las bases de la antigua catedral de San Cerbone y los restos del santo, quien vivió en el siglo VI, pero ahora han cobrado un nuevo interés para los historiadores y arqueólogos.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>