Enfrentamiento con los católicos: la obsesión de un presidente laicista

La deriva anticatólica que los dos Gobiernos de José Luis Rodríguez Zapatero adoptaron desde bien pronto revelan una clara dispos…

La deriva anticatólica que los dos Gobiernos de José Luis Rodríguez Zapatero adoptaron desde bien pronto revelan una clara disposición socialista por emprender la construcción de un nuevo sistema social que excluya a la Iglesia católica de la vida pública y de las instituciones.

Es por esa razón que los ataques a intereses católicos se han sucedido uno tras otro a lo largo de estos años y ha contagiado a ciertos sectores de la sociedad de una actitud beligerante contra lo cristiano. Cultura, Sociología, Economía, Política… el PSOE de Zapatero siempre ha sabido encontrar interlocutores válidos en todas las áreas de las Ciencias Sociales para llevar a cabo su particular regeneración social, que pretende eliminar la fe cristiana de las raíces históricas y actuales de España.
2004: Zapatero se destapa
En el año 2004, durante la precampaña para las Elecciones Generales del 14 de marzo, Zapatero resume el 8 de febrero públicamente su programa de enseñanza: “más gimnasia, menos religión”. Finalmente no hubo ni religión ni gimnasia. Ese mismo año, el 12 de abril el grupo municipal del PSOE junto con Izquierda Unida apoyan la petición lanzada por el Secretario General de la Comisión Islámica Española, Mansur Escudero, para que los musulmanes ocupen una parte de la antigua mezquita de Córdoba, hoy convertida en Catedral católica.
El 28 de abril la ministra de Cultura, Carmen Calvo, defiende la obra ‘Me cago en Dios’ afirmando: “No seré censura de nada. Como ciudadana, respeto el derecho a la libertad de expresión”. Dos días más tarde, después de que pasaran dos semanas de la investidura del Consejo de Ministros el Gobierno deroga la aplicación de todo lo relativo a la asignatura de religión católica que estaba previsto en la LOCE. Esa situación deja a la asignatura en una situación declarada inconstitucional y discriminatoria por el Tribunal Supremo.
El 2 de mayo el ministros de Interior se despacha con unas declaraciones en las que propone “el control de toda actividad religiosa del culto que sea” incluyendo la censura previa de los sermones en los templos de la Iglesia católica. Un mes después se filtran varias instrucciones internas del PSOE de cara a las Elecciones Europeas del 13 de junio entre las que se encuentra la siguiente recomendación: “Estudiar qué párrocos son más agresivos contra nosotros”.
El 20 de junio Gregorio Peces-Barba amenaza a la Casa Real en un artículo de prensa en el que afirma: “si sigue apareciendo públicamente cerca de la Iglesia católica, corre peligro la pervivencia de la Institución”. La amenaza es fruto de la indignación en determinados sectores socialistas por la boda entre el Príncipe y Leticia Ortiz, celebrada por el rito católico en la Catedral de La Almudena de Madrid.
El Ministerio de Educación expulsó el 20 de julio a la escuela católica del Consejo Escolar del Estado. El portavoz de FERE, que representa a la cuarta parte del total de la comunidad escolar de España queda fuera del máximo órgano consultivo del Gobierno en materia de enseñanza. Ese hecho es aprovechado por sectores afines al PSOE para votar allí una iniciativa a favor de la expulsión de todas las religiones del ámbito escolar. El 24 de septiembre la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega impulsa la “hoja de ruta para conseguir la aconfesionalidad del Estado”.
El 7 de octubre Televisión Española, dependiente del Gobierno, cesa a su coordinador de Información Religiosa. En esa misma cadena el 16 de noviembre de la Vega ironiza sobre la persecución del Gobierno contra los católicos: “Me gustaría que me concretaran en qué se sienten perseguidos los ciudadanos de este país que profesan la religión católica”, afirma.
El 15 de diciembre de 2004 el programa ‘Lo + Plus’, entrevistó al cantautor Javier Krahe y emitió un corto suyo que explicaba “cómo cocinar a un Cristo para dos personas”. En él, una persona ponía en una fuente el cuerpo de Cristo, tras desprenderlo de una cruz, lo untaba con mantequilla y lo metía al horno y afirmaba luego: “se deja tres días dentro del horno y sale solo”.
2005: el objetivo son los obispos
En mayo la Iglesia expresaba su “malestar y disgusto” por las bromas de Maragall y Carod con una corona de espinas, los socios del Gobierno de España ironizaron con una corona en Jerusalén ofendiendo a todos los cristianos.
El 6 de octubre el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, afirmó que el Gobierno ha mantenido siempre una buena relación con la Iglesia Católica y añadió que “los ciudadanos juzgarán”, además agrega que los obispos tienen “una cierta tendencia a salir a la calle”. Acto seguido, la vicepresidenta exige a la CEE que explique al Gobierno por qué apoyó la manifestación del 12N.
En este mismo sentido, el 11 de noviembre la vicepresidenta expresó al cardenal Angelo Sodano su disgusto pro los “maltratos” de la Conferencia Episcopal al Ejecutivo de Zapatero. De la Vega se quejó del “maltrato” sufrido a manos de lso obispos en su entrevista en la Santa Sede.
José Blanco, secretario de organización del PSOE se une a las críticas y afirma que se siente “avergonzado de la Iglesia como católico”, Además, el 17 de noviembre en declaraciones a EFE Blanco advierte a los obispos que el PSOE no “va a consentir” que “impongan la Religión.
2006: prosigue la persecución
El 13 de mayo la eurodiputada socialista y portavoz de la comisión de Derechos Humanos del Parlamento Europeo (PE), Elena Valenciano, mostró su “firme rechazo” a la nota de la Conferencia Episcopal Española sobre la decisión de Estrasburgo sobre los homosexuales. El PSOE critica a los obispos por no respetar la decisión, dicen.
La obra ‘Me cago en Dios’ que representa un cristo que cae por el váter es patrocinada en Lisboa por la embajada española y Leire Pajín. El 8 de junio Zapatero descarta acudir a actos religiosos oficiados por el Papa y afirma: “No pinto nada ahí”.
El 19 de octubre el Gobierno municipal excluye a los padres católicos de Sevilla de todos los proyectos educativos. El Gobierno regional les aparta de la presentación del proyecto educativo de la Delegación Municipal para el siguiente curso 2006-2007.
2007: la propaganda ideológica en las escuelas
La Junta de Andalucía socialista distribuye por los colegios una guía que arremete contra la Iglesia. Su presidente Manuel Chaves distribuye por los Centros de Secundaria Obligatoria una guía dinámica que vincula a la Iglesia con la derecha en la transición española.
El 28 de enero la ministra de Educación, Mercedes Cabrera, asegura que las denuncias por la presencia de símbolos religiosos en un colegio de Valladolid “no incumbe” a su departamento, sino a la Justicia.
En abril Gregorio Peces-Barba considera que los Acuerdos Iglesia-Estado, en vigor desde 1979, “regulan privilegios contradictorios con el principio de laicidad del Estado”. Peces-Barba pide a Zapatero que rompa los Acuerdos.
2008: la nueva victoria socialista envalentona a Zapatero
El 2008 fue un año de elecciones generales en las que Zapatero tiró de tópicos contra la Iglesia y contra los de siempre para arrastrar a la masa. El 1 de enero el entonces secretario de Organización del PSOE, José Blanco, tras la ‘Fiesta de la Familia’ organizada por la CEE en la madrileña plaza de Colón atacó a la Iglesia. El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, hizo lo propio el 4 de enero al apuntar que la Iglesia católica se manifiesta en España contra determinadas leyes como las del aborto porque existe “una determinada historia”, ya que estas protestas no tienen lugar en potros países que cuentan con legislaciones similares. Por ello, el actual candidato a representar a los socialistas en las próximas elecciones generales afirmó que la Iglesia solamente puede manifestarse “si respeta las reglas del juego”.
El 6 de enero Zapatero hizo referencia a la celebración de la familia cristiana señalando que “nadie puede imponer ni fe, ni moral”. José Blanco dos días más tarde manifestará: “Yo quisiera que el Papa me explicara qué es eso de la familia cristiana; igual entiende por familia tradicional que la mujer se quede en casa y con la pata quebrada”.
Zapatero echará más leña al fuego el 9 de enero al afirmar que los obispos han acabado con “la felicidad” de las fiestas navideñas al realizar acusaciones contra el Gobierno que no eran “asumibles ni reales” durante su multitudinaria concentración en favor de la Familia cristiana.
Ya en campaña el PSOE dijo que es “inmoral que los obispos utilicen el terrorismo para hacer campaña” en referencia a la nota de la CEDE sobre las elecciones generales del 9M. En el mismo marco de la campaña electoral el socialista gallego Touriño afirma que “los Evangelios no dicen que haya que votar al PP” y planteó recurrir a la Junta Electoral Central “para que regule el papel de los obispos en esto de la política”, por si “el sábado de reflexión y el domingo de votación hubiera que prohibir o no las misas”. En la misma línea José Blanco afirmó que “nada podrá ser igual con la Iglesia tras el 9 de marzo” al considerar su “actitud tan belicosa”. Además, agregó que la Conferencia Episcopal es como el “nuevo brazo armado” del PP.
El ministro de Defensa, José Antonio Alonso criticó el 5 de febrero a los obispos por su carta pastoral con vistas a las elecciones generales, y les acusó de romper el consenso democrático del Estado con sus declaraciones.
2009: el nuevo objetivo es el Papa
En el mes de marzo el secretario general de Sanidad, miembro del aparato socialista, pide al Papa que rectifique por decir en su viaje a África que el preservativo no es un instrumento eficaz en la lucha contra el sida. Benedicto XVI manifestó entonces que la promoción del preservativo agrava el problema del sida más que acortarlo tal y como han afirmado numerosos expertos y como ha demostrado la experiencia en Uganda que bajó el número de infectados gracias a la promoción de la fidelidad en la pareja.
Una ministra socialista del Gobierno denomina “criterios fundamentalistas” los razonamientos principales de la Iglesia católica en defensa de la vida. El 22 de junio María Teresa Fernández de la Vega, vicepresidenta primera del Gobierno de España afirma: “Los sectores más retrógrados y más reaccionarios de la sociedad siempre estarán ahí al acecho quienes pretenden tener la patente de la moral social, quienes pretenden presentar lo que no es sino la apertura de una vía digna para quien decide transitar por ella. Por eso, no debemos pararnos porque sería dar un paso atrás y la sociedad española no quiere parar”.
2010: la polémica del cierre del Valle de los Caídos
El 6 de abril el Gobierno socialista cerró el culto de la Basílica del Valle delos Caídos por una decisión aleatoria y sin justificación alguna por parte de los socialistas.
La televisión pública española TVE, dependiente del Gobierno, emite una serie titulada ‘Águila Roja’ en la que reiteradamente manipulan la imagen de la Iglesia católica, alegan opresión de la Iglesia, la corrupción de la Iglesia y sus vicios. Como ejemplo proyectan al cardenal Mendoza, un personaje de ficción que representa la opulenta iglesia del siglo XVII, pero no citan los orgullos de la época del cristianismo: San Martín de Porres, Santa Rosa de Lima, San Vicente de Paúl, Santa Juana Francisco de Chantal, etcétera.
La misma cadenapublica el 20 de septiembre un reportaje titulado ‘Celibato: entre el cielo y la tierra’, que ataca la doctrina de la iglesia católica y que intenta indicar que quien está a favor del celibato está en las nubes, no pisa la tierra, y quien está en contra del celibato es más inteligente.
El 1 de diciembre de 2010 el Gobierno se descubrió él solo. Había una conferencia prevista que iba a impartir el cardenal Rouco Varela en la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Autónoma de Madrid titulada ‘El Dios desconocido para los españoles del siglo XXI’ que se encuadraba en el marco de la Jornada Mundial de la Juventud Madrid 2011. El evento se suspendió finalmente porque el Gobierno se vio incapaz de garantizar la seguridad del cardenal arzobispo de Madrid ante las amenazas de los minoritarios grupos antisistema. La delegada del Gobierno en Madrid, Amparo Valcárcel, le comunicó a Rouco Varela la noche anterior en llamada telefónica que era incapaz de garantizar su seguridad en contra de lo que representan sus obligaciones. Valcárcel sugirió al cardenal que no acudiera alegando que diversos grupos antisistema habían preparado un sabotaje del acto.
Ese mismo año, en diciembre, las Juventudes Socialistas de Andalucía publicaron un vídeo blasfemo e insultante en el que alguien hacía de sacerdote y consagraba un preservativo.
2011: el asedio a los cristianos continúa
Este 2011 todavía inconcluso se inició el 3 de enero con unas declaraciones de la diputada Elena Valenciano, secretaria de la Política Internacional y Cooperación del PSOE que afirmaba: “La jerarquía eclesiástica es enormemente misógina y no comprende la evolución del papel de las mujeres en la sociedad. Probablemente, es la clave de la incomprensión absoluta que manifiesta por las familias, por la sociedad actual”.
El 7 de enero, cuatro días más tarde, la ya ministra de Sanidad, Leire Pajín, presenta en el Consejo de los Ministros el texto del anteproyecto de Ley de Igualdad de Trato donde se prevé que fuerza a la Iglesia católica a permitir que los homosexuales se “casen por la Iglesia” o para que se ordenen mujeres sacerdote.
Fruto de esta presión que ejerce el Gobierno laicista de Zapatero contra la Iglesia, se dan diferentes episodios anticristianos. El 10 de marzo un grupo de 50 jóvenes, en su mayoría chicas, entró irrespetuosamente en la capilla del Campus de Somosaguas de la Universidad Complutense de Madrid, gritando eslóganes con un megáfono. Una vez dentro, rodearon el altar y dieron lectura a un manifiesto con afirmaciones y juicios contra al Iglesia y sus enseñanzas, y pusieron carteles en los tablones de anuncio de la entrada a la capilla, y en los bancos de la misma. Al finalizar algunas chicas se desnudaron de cintura para arriba y cantaron consignas y eslóganes ofensivos contra la Iglesia, el Papa y la fe cristiana.
El 10 de abril Gregorio Peces-Barba, que fuera nombrado por el Gobierno Alto Comisionado para el Apoyo a las Víctimas del Terrorismo, sugiere en un artículo publicado en un diario nacional que a los católicos “cuanto más se les consiente y se les soporta, peor responden. Sólo entienden del palo y de la separación de los campos”.
… y las subvenciones de Zapatero
A todo esto hay que sumar las cuantiosas subvenciones que Zapatero destinó a través de los órganos de gobierno que controla el PSOE a los grupos del homosexualismo político, laicistas y feministas radicales. Todos ellos muy beligerantes con la Iglesia.
En total, el disparate de las subvenciones del Gobierno asciende a una fortuna de 60.000 millones de euros. Las ayudas del Estado a todo tipo de organizaciones suponen un 6% del PIB. Sindicatos y patronal se repartieron 2.100 millones de euros para una formación continua que apenas da resultados, por ejemplo.
Además, el Gobierno ha subvencionado el sector cultural beneficiando a los ‘artistas de la ceja’ que han prestado su apoyo a la candidatura de Zapatero en las sucesivas elecciones. Especialmente representado en este sector está el cine español que recauda menos que lo que recibe del Estado. Los ingresos de taquilla en 2010 fueron un 34% más bajos que en 2009.
El anticatoliscismo es una de las particularidades de los gobiernos de Zapatero y uno de sus objetivos es acabar con la presencia y el peso de la Iglesia y de los cristianos en la vida pública, algo que durante 7 años ha intentado insistentemente desde las instituciones públicas y privadas y desde los medios de comunicación el entorno del presidente más laicista de la democracia española.
Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>