Ensayo literario de un converso

Libro de bolsillo de obligada lectura (*)

Embajador de España en Francia con la reina Isabel II D. Juan Donoso Cortés

He dicho converso a la fe católica. Resumir un libro ni sé ni es mi estilo. Glosarlo, despertando interés por su lectura, aún me atrevo. En este caso se trata de un ensayo sin fecha de caducidad, a cargo de persona ilustre ilustrada. Tiene ilustración de presente. Empieza así:

“Monsieur Proudhon ha escrito, en sus Confesiones de un revolucionario, estas notables palabras: <<Es cosa que admira el ver de qué manera en todas nuestras cuestiones políticas tropezamos siempre con la teología.>> Nada hay aquí que pueda causar sorpresa, sino la sorpresa de Monsieur Proudhon. La teología, por lo mismo que es la ciencia de Dios, es el océano que contiene y abarca todas las cosas.” (1)

 

Destaco un párrafo subsiguiente del primer capítulo. “Posee la verdad política el que conoce las leyes a que están sujetos los gobiernos; posee la verdad social el que conoce las leyes a qué están sujetas las sociedades humanas; conoce estas leyes el que conoce a Dios; conoce a Dios el que oye lo que él (Él) afirma de sí, y cree lo mismo que oye. La teología es la ciencia que tiene por objeto esas afirmaciones. De donde se sigue, que toda afirmación relativa a la sociedad o al gobierno, supone una afirmación relativa a Dios; o lo que es lo mismo, que toda verdad política o social se convierte forzosamente en una verdad teológica.”

 

Les recomiendo leer Ensayo sobre el Catolicismo, el Liberalismo y el Socialismo, publicado inmediatamente después de la conversión de su autor, abjurando de sus antiguas convicciones y proclamando la supremacía de la Iglesia en todos los órdenes morales y políticos. De condición aristocrática nació en el Valle de Serena (Badajoz) el 6 de mayo de 1809. Falleció en París el 3 de marzo de 1853 siendo el embajador de España en Francia. De tendencia liberal ocupó altos puestos, entre ellos ocuparse de la educación de la futura reina Isabel II por encargo de la regente al trono de España María Cristina. Descendiente de Hernán Cortés brilló por su cultura, preparación académica y brillantez en su elocuencia. Fue leal a la reina Isabel II.

 

A Don Juan Donoso Cortés se le debe tener en cuenta. Este ensayo, en concreto, es muy sugerente para el momento presente en España. El siglo XIX no es el siglo XXI. Las reflexiones que contiene este libro de bolsillo tienen aplicación de actualidad. El libro finaliza así:

“Al hombre le ha sido dado poner a sus pies la sociedad desgarrada con sus discordias, echar por tierra los muros más firmes, entrar a saco las ciudades más opulentas, derribar con estrépito los imperios más extendidos y nombrados, hundir en espantosa ruina las civilizaciones más altas, envolviendo sus resplandores en la densa nube de la barbarie. Lo que no le ha sido dado es suspender por un solo día, por una sola hora, por un solo instante, el cumplimiento infalible de las leyes fundamentales del mundo físico y del moral, constitutivas del orden en la humanidad y en el universo; lo que no ha visto ni verá el mundo es que el hombre, que huye del orden por la puerta del pecado, no vuelva a entrar en él por la de la pena, esa mensajera de Dios que alcanza a todos con sus mensajes.”

 

En aquel tiempo de la primera mitad del siglo XIX, penar por los pecados era el discurso teológico eclesial. Las Cortes de Cádiz que promulgaron la I Constitución (La Pepa) acontecieron en 1812. El dominio de Napoleón, sus destrucciones y el ocaso de su imperio militar fue notorio en Europa… hasta 1815. Hoy decimos dejarse abrazar por la Misericordia de Dios… ¡reconociendo personalmente el pecado individual, social y político! Si este libro no se edita en la actualidad, es factible leerlo en formato digital.

http://www.biblioteca.org.ar/libros/70792.pdf

 

 

El Capital de Karl Marx –su teoría económica- se publicó en 1867. Primero el manifiesto ideológico y mucho después su modus operandi económico. La destrucción total napoleónica de Montserrat ocasionó varios lustros de desolación antes de su restauración. Las guerras carlistas en España acontecieron en la segunda mitad del siglo XIX, excepto la primera. Ésta fue propiamente la sucesoria. No acontecieron sin más. El trasfondo de las mismas iba mucho más allá que una cuestión dinástica. La Revolución Industrial – el paso de la economía agrícola al proceso de fabricación – se inició a finales del siglo XVIII en Inglaterra. El concepto socialismo esgrimido por Donoso Cortés es mucho más amplio a lo que hoy conocemos como tal. Él hablaba de socialismos. Con todo, la dicotomía liberal-conservador (derechas) frente a socialistas (izquierdas) sigue estando presente… en España y en todas partes. Atiendan el Capítulo IX del Libro Segundo.  ¡Si de mí dependiese se lo leería a los 350 diputados electos y a sus señorías autonómicas!.

 

(*) El libro electrónico en formato pdf del año 2003 para Vds. Yo dispongo de una edición en papel muy anterior.

(1) La alusión a M. Prodhoun es a uno de los padres del anarquismo Monsieur (Mr.) Pierre-Joseph Prodhoun.

Hazte socio

También te puede gustar

One comment

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>