Entre la vida y la muerte: dos historias que mueven el corazón

Tanto en un nacimiento como en una muerte hay momentos que enternecen. Así lo han hecho dos casos que tuvieron lugar en Estados Unidos. Jenna y…

Tanto en un nacimiento como en una muerte hay momentos que enternecen. Así lo han hecho dos casos que tuvieron lugar en Estados Unidos. Jenna y Jillian, gemelas de 33 semanas de gestación, nacieron tomadas de la mano, mientras Megan Sugg se graduó junto al lecho de muerte de su madre. Estas historias han recorrido el mundo.

A Sarah Thistlethwaite y su marido Bill alguna vez les dijeron que no podrían tener hijos, según publicó el portal de noticias del canal estadounidense Fox6. Pero no fue así, además de tener un hijo de 15 meses, Jaxon, el matrimonio de Akron (Ohio) ahora esperaba gemelas. Su caso era particular, las niñas compartían la misma placenta y saco amniótico a lo que se llama gemelos mono mono o monoamnióticos. Estos casos son poco usuales y ocurren una vez cada 10.000 nacimientos, aquí el riesgo el riesgo está en los bebes se enreden con el cordón umbilical, lo que podría causarles la muerte.

Debido a la complejidad del embarazo, Sarah debió ser monitoreada constantemente. Luego de estar 58 días hospitalizada en el Centro Médico Akron General, los doctores debieron realizar una cesárea.

Al salir del vientre materno, el médico alzó a las gemelas para que los padres las vieran y las niñas estaban agarradas de la mano. Esto sorprendió tanto a Sarah y Bill como al personal médico que se encontraba en la sala, los que se apresuraron en tomar fotografías del hecho inédito, las que hoy se han viralizado por todo el mundo.

“Ya son las mejores amigas”, dijo Sarah al Akron Beacon Journal, “No puedo creer que nacieron tomadas de la mano. Eso es increíble”, señaló.

Las gemelas Jenna y Jillian nacieron el 9 de mayo, por lo que Sarah comentó: “este es el mejor regalo del Día de la Madre”. En Estados Unidos esta fecha se celebra el segundo domingo del mes de mayo.

Otra historia emocionante… al final de la vida

Pero Sarah no es la única madre que ha recibido un regalo que ha captado la atención de personas de todo el globo. La historia de Megan Sugg, de 17 años, también ha logrado tocar los corazones de mucha gente. La joven de Maryland se graduó el jueves 8 de mayo junto al lecho de muerte de su madre, quien a los 47 años sufre de un cáncer de colon en etapa terminal.

Megan quería que su madre la viera graduarse antes de morir, pero su estado de salud hacía pensar que no sería capaz de llegar a la ceremonia del 10 de junio. Por esto, la familia de Megan habló con los directivos de la escuela, quienes se apresuraron para organizar la ceremonia en un solo día, según relata el portal Maryland Gazette. Esta se llevó a cabo en el hogar de los Sugg, en presencia de la familia de Megan y las autoridades de la escuela. “Sé lo orgullosa que está su madre de ella. Teníamos muchas ganas de darle a su familia un momento tan especial. Además queremos honrar a Megan, que a pesar de todo lo que está viviendo, se esforzó y va a graduarse de bachillerato”, dijo la directora de la escuela, Vickie Plitt, en la ceremonia.

“Fue una experiencia muy emocional y poderosa”, señaló Steve Sugg, padre de Megan, tras la ceremonia. “Yo estaba feliz de que mi madre pudiese ver mi graduación, pero al mismo tiempo era difícil ver su estado”, añadió Megan.

Las gemelas Jenna y Jillian, y la graduada Megan Sugg, dos ejemplos de hijos que colmaron de felicidad a sus madres, en el primer saludo y en la última despedida.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>