Entrevista a Victoria Uroz (y III): “Los medios de comunicación de orientación cristiana están infiltrados por miembros del Yunque”

(Lee aquí la segunda parte de la entrevista).- Con esta tercera entrega se cierra el ciclo de entrevistas a la médico forense Victoria U…

(Lee aquí la segunda parte de la entrevista).- Con esta tercera entrega se cierra el ciclo de entrevistas a la médico forense Victoria Uroz, que ofrece así un testimonio amplio y meticuloso de su experiencia y conocimiento del Yunque, al casarse en 2005 con uno de sus supuestos dirigentes en España.

En esta tercera entrega analiza la supuesta infiltración de miembros de esta organización secreta en medios de comunicación y en partidos políticos para controlarlos y obtener poder. También aborda los riesgos que podría suponer para la Iglesia Católica y lo difícil que es comprobar que los miembros que presuntamente abandonan el Yunque lo hayan hecho realmente. Finalmente, explica qué frutos espera después de haber hecho público su testimonio.

Por ahora, el fenómeno del Yunque no tiene un seguimiento mediático exhaustivo, ¿por qué cree que es así?

Carece de la relevancia que merece porque los medios que tienen una orientación cristiana, salvo contadas excepciones, están infiltrados por miembros y colaboradores del Yunque. Sé que hay miembros o colaboradores de esta organización secreta en redacciones de varios periódicos de orientación cristiana y en varias agencias de noticias. Por otro lado, también se utilizan los premios de las plataformas fundadas por miembros del Yunque, como los de HazteOír, para galardonar a periodistas o empresarios de la comunicación. Es el caso, por ejemplo, del presidente de Intereconomía, Julio Ariza, conocidos periodistas como César Vidal, Antonio Jiménez o José Javier Esparza, el director de contenidos de la cadena COPE, José Luis Restán, el director de La Razón, Francisco Maruhenda y el periodista del Mundo y 13TV Carlos Cuesta.

Para ellos, yo sé que los medios de comunicación son una prioridad para infiltrarse. En el Yunque tienen sus mecanismos para que los medios lancen las noticias que ellos quieren. Luis Losada dirigía una reunión periódica en Madrid con todos los periodistas miembros del Yunque o afines en una comida en la que se daban órdenes expresas. Por ejemplo, me contó Luis que habían conseguido infiltrarse en “Crónica Blanca”, una iniciativa para periodistas católicos promovida por don Manuel María Bru. Luis junto con otro miembro –Rodrigo Martín- trabajaron en el conocido diario Hispanidad.com. Luis colaboraba diariamente allí en los años 2003-2010. Este diario digital se convirtió en el medio que más difusión hacía a todas las plataformas e iniciativas promovidas por el Yunque. Casi todos los días, desde Hispanidad.com se publicaba algo que habían protagonizado miembros del Yunque o colaboradores del mismo. Fue una época de gran difusión de sus actividades, de forma que los miembros del Yunque se sirvieron de este medio y lo utilizaron para hacerse más famosos.

No obstante, hay que contarlo todo: su director, Eulogio López Escribano, en 2010 fue el primero que denunció el desembarco de numerosos miembros del Yunque en Intereconomía, como explicaré después, a partir de la crítica que realizó HazteOír a la aparición de 13TV. Eulogio sorprendió y preocupó a muchos miembros del Yunque con su editorial de fecha 26 de noviembre de 2010 -‘El Yunque de Ariza‘-que explicaba qué era el Yunque, su inmoralidad y hacía público el incidente con monseñor Rouco Varela. Yo creo que también ayudó el hecho de que Luis Losada en esas fechas ya no trabajaba con él y pudo tener mayor perspectiva. Cabe destacar en este editorial afirmaciones como ésta: “HazteOír, como otras asociaciones del grupo originario Yunque, han entrado en tromba en Intereconomía, justo en un momento en el que Intereconomía se ha convertido en el adalid de la derecha pagana, más pepera y esencialmente aguirrista. Por eso le molesta tanto un nuevo canal que no se muestra ‘orgulloso de ser de derechas’ sino orgulloso de ser católico.”

Eulogio emprendió en Hispanidad.com lo que yo entiendo que fue una lucha contra el Yunque: a la vez que alababa algunas de sus actividades, criticaba su secretismo cuando, por ejemplo, HazteOír divulgó el libro PZ, Proyecto Zapatero, apuntando que era una de las asociaciones "satélite" del Yunque y que "A Cristo no le gustaba nada el secretismo" (Editorial de 21 de enero de 2011). Eulogio condenó episodios concretos como la denuncia y posterior demanda civil de Ignacio Arsuaga a Fernando López Luengos, con su famoso editorial del 22 de junio de 2012: "¿Querellas entre cristianos? Yunque, os habéis pasado", donde señalaba con su habitual agudeza:"Personalmente pienso que hay dos tipos de personas, los buenos y los malos. Los buenos son los que no ponen querellas al prójimo". También censuraba -citando nombres y apellidos de miembros del Yunque- la frecuencia con la que recurrían a la mentira los miembros de esta sociedad secreta y citaba abiertamente la relación entre el Yunque y HazteOír. Fue uno de los pocos periodistas valientes que supieron explicar a toda España lo que estaba pasando, y el propio Luis me lo reconocía con rabia y enfado. Además, Eulogio es una de las personas que más ha intentado que Luis salga del Yunque, como amigo personal de éste que es. Y es una de las personas también que más ataques públicos ha sufrido por parte de los miembros del Yunque y colaboradores desde 2011, junto con Forum Libertas, todo sea dicho, a causa de la verdad sobre la inmoralidad de los medios de esta sociedad secreta. Por ejemplo, fue amenazado por burofax desde el Bufete Pérez Roldán –con abogados como Javier Pérez-Roldán entregados a la causa del Yunque a pesar de haber sido advertidos-. Fue criticado de forma totalmente agresiva por el propio Ignacio Arsuaga en su blog. Ha sido vapuleado y machacado en la red por personas que apoyan todas las iniciativas del entorno Yunque como el que toma el nick de Elentir. Ante todo eso, Eulogio yo creo que contestó de una forma totalmente coherente, apuntando a las mentiras de los miembros del Yunque y a su reacción tan virulenta a las críticas, y me permito leer este fragmento:

Me fastidia ver mentir a personas que están realizando, en otros campos, por ejemplo, en defensa de la vida y la familia, tantas cosas estupendas. He hablado muy pocas veces de Yunque y sólo cuando su secretismo me ha sacado de quicio. Por ejemplo ahora, al llevar al banquillo a otros cristianos, por decir lo que todos sabemos pero Ignacio Arsuaga niega. Y al contemplar su reacción… el asunto me preocupa más. A lo mejor ha llegado el momento de prestar más atención a los obsesos anti-Yunque, que también los hay. Sólo diré esto: corre el peligro -no dejen de releer la carta de rectificación- de que la judicialización de la verdad les lleve a concluir -hablo de los miembros de Yunque, sociedad inexistente- que el fin justifica los medios.” (27 de junio de 2012).

Cuando ya ha existido una sentencia civil desestimatoria de las pretensiones del miembro del Yunque Ignacio Arsuaga, en representación de HazteOír, Eulogio López ha publicado un editorial muy clarificadora ‘¡Yunque: ábrete!‘ (29 de mayo de 2014), donde, como siempre en este tema, yo creo que da en el clavo:

El problema es que Yunque es secreto y las sociedades secretas tienen dos problemas: la Iglesia las prohíbe -y hace muy requetebién-, independientemente de la bonanza de sus objetivos. Por ejemplo, la Iglesia condena la masonería, no sólo por sus fines anticristianos, sino por su secretismo. Y toda sociedad secreta, tan secreta que ni tan siquiera acepta su existencia, acaba por utilizar medios poco cristianos. Por ejemplo, la mentira.”

“Es comprensible que quieran evitar que haya cualquier noticia que dañe la imagen de HazteOír, pero es que el Yunque es mucho más que HazteOír”

¿Qué otros mecanismos utilizarían para condicionar a los medios de comunicación?

Coincidiendo con la publicación de la sentencia que quitaba la razón a HazteOír, a principios de junio de 2014 esta asociación ha introducido en su junta directiva a Luis del Pino, que trabaja como periodista en esRadio, un medio donde se les hace entrevistas frecuentemente. También ha colocado a Alex Rosal, director del conocido portal Religión en Libertad, donde ya se encontraba desde hace tiempo el miembro del Yunque Nicolás de Cárdenas. Estos nuevos miembros de la junta directiva de HazteOír sé que conocen en gran parte la organización que está detrás y, a pesar de ello, han accedido a formar parte de esa asociación y, así, colaborar con el Yunque. Por otra parte, hicieron coincidir los premios de HazteOír de 2014 con la fecha probable de conocimiento de la sentencia, que, por las conclusiones de la Fiscal elevadas a públicas en la vista oral de fecha 27 de marzo de 2014, sabían que iba a perjudicarles.

Gracias a todos estos mecanismos no hubo el eco mediático en esos medios que debieran haber tenido noticias tan relevantes para la sociedad como fue la sentencia del juicio de Fernando López Luengos. También consiguieron que COPE, el Mundo o 13TV silenciaran la sentencia, pues en HazteOír premiaban esa misma semana a periodistas que trabajaban allí. Yo creo que así fue como ‘compraron’ este silencio.

No obstante, en Religión en Libertad hubo varios intentos previos de hablar sobre el Yunque, como fueron varias publicaciones en blogs, como el de Alejandro Campoy, el del Legionario de Cristo Jorge Enrique Mújica –que, yo creo que de forma imprudente, alaba frecuentemente a HazteOír y otras asociaciones controladas por el Yunque, y el de César Uribarri, que desgranaba magistralmente a mi parecer los errores doctrinales y teológicos del Yunque. Posteriormente, ha sido imposible relacionar en Religión en Libertad el Yunque con cualquier plataforma. Por ejemplo, el sacerdote y amigo mío don Juan García Inza en 2013 intentó publicar en su blog alojado en Religión en Libertad una investigación sobre el Yunque y me contó que recibió amenazas de denuncia e insultos de varias personas, y tuvo que retirar en pocas horas dicha publicación. Esta publicación me fue remitida y me contó todo lo que había pasado.

Los miembros del Yunque que controlan HazteOír han hecho posible que se entregaran premios a periodistas desde esta asociación, utilizando a todos los socios y a toda su relevancia social como atractivo para los premiados, y así se realizaran coaliciones e infiltraciones de miembros del Yunque o colaboradores en los principales medios de comunicación que en España puedan tener una orientación cristiana. Eso ha pasado también en otros medios además de los ya mencionados antes, y de Religión en Libertad y la COPE. Hay que citar a 13TV, donde aparece como colaborador habitual desde 2013 el propio Luis Losada, o a InfoCatólica, cuyo cofundador y director técnico -Juanjo Romero- es también responsable técnico de la web de HazteOír. Es comprensible que, por su parte, quieran evitar que haya cualquier noticia que pueda dañar a la imagen de HazteOír, pero es que el Yunque es mucho más que HazteOír.

“Una plataforma muy notoria de difusión para el Yunque ha sido el Grupo Intereconomía”

¿En qué medio se habrían conseguido infiltrar con más éxito?

Sin duda alguna, una plataforma muy notoria de difusión para el Yunque ha sido el Grupo Intereconomía. Por referencia de miembros del Yunque pude saber que la influencia en este grupo se inicia aproximadamente en los años 2000 y 2001. En 2003, Luis ya trabajaba en Radio Intereconomía, grupo en el que también estaba el miembro orgánico Carlos Ruiz-Ocaña, conocido como "El charlas", como corresponsal en Bruselas. Cuando se produce la expansión televisiva del grupo, fichan a gente joven vinculada al Yunque como por ejemplo Marcial Cuquerella, y numerosos becarios como, por ejemplo, Alberto Mateos Sánchez [Nota de rectificación de Alberto Mateos], conocido por el programa ‘Dando Caña’. A Marcial le veía en las convivencias de verano, y Luis me confirmó su militancia en el Yunque. De Alberto Mateos conozco su vinculación al Yunque por Luis, dado que cuando yo fui a las convivencias de verano, a ésta no acudían los más jóvenes como Mateos, que tenían otras convivencias propias de la rama juvenil.

De hecho, ha llegado a haber personas muy influyentes del Yunque en Intereconomía porque Cuquerella era el director de la Televisión, y Luis Losada dirigía programas e incluso el Telediario durante dos temporadas, y la directiva tenía mucha confianza en él. De alguna manera, las personas miembros del Yunque orgánicos que había allí fueron de la confianza del presidente de Intereconomía hasta un determinado momento, en el que quizás rompió o les descubrió realmente. Ellos aprovechaban esa situación para llevar a los programas a todas las personas que colaboraban con las plataformas del Yunque. Es evidente que así tampoco salía ninguna información que explicara el peligro del Yunque.

¿Cuándo cambia esta situación?

Esta situación se mantiene hasta que suceden varios episodios. Por un lado, se adquiere el periódico ‘La Gaceta de los Negocios’ por parte del grupo, donde trabajaba Santiago Mata, y en noviembre del 2010 este periodista publica un texto sobre los cristeros y las sociedades secretas, que luego cita el propio José Luis Barbería en su artículo en enero de 2011 en El País. Aquí, Mata ya sospechaba de la existencia de esta organización secreta, y comienza una labor de investigación para desvelarla que sigue hasta la fecha de hoy y puede consultarse en su blog.

Por otro lado, el 1 de febrero de 2012 yo me encontraba en mi casa en Madrid de vacaciones y viví el famoso cambio de portada de la Gaceta, donde su director Carlos Dávila hablaba del Yunque en su editorial, donde decía, entre otras cosas "Me repelen las sociedades secretas". Y"Los católicos no precisan de una secta de este jaez para influir, cual es su deber, en la sociedad".

La gente se enteró ese mismo día del cambio de portada porque El Plural lo publicó. También lo publicó El Confidencial. Pero yo viví la noche antes en tiempo real las llamadas de teléfono y los movimientos que hicieron los periodistas del Yunque que estaban en Intereconomía para parar esa portada y cambiarla. Y recuerdo los días siguientes de estrés y angustia que se vivieron en mi casa. En esas publicaciones sobre el editorial de Dávila ya se menciona que en Intereconomía trabajaban muchos miembros del Yunque, y las siguientes noticias daban muchos nombres. En este contexto, Marcial Cuquerella y Luis Losada, que fueron relacionados en dichos medios, afirman públicamente que no son del Yunque.

Yo le dije a Luis que eso era mentir. Era la primera vez que yo le veía negar públicamente en un medio ser miembro del Yunque, cuando yo sabía que sí lo era. Eso fue motivo de desencuentro grave por nuestra parte.

Concretamente, con fecha 7 de febrero de 2012 Luis Losada puso por escrito en El Confidencial:

"‘El director del Telediario de Intereconomía de la Noche, Luis Losada Pescador, se ha puesto en contacto con ‘El Confidencial’ para aclarar lo siguiente: "En relación al artículo ‘El dossier secreto que guarda Rouco: hay miembros de El Yunque en el PP y la Iglesia’, firmado por José L. Lobo, en el que se me cita como "presunto" de El Yunque, deseoaclarar que no pertenezco a ninguna "secta secreta, paramilitar, ultraderechista y lavadora de cerebros de adolescentes,mesiánica, integrista religiosa y con intención de desestabilizar al poder político". Sudifamación atenta gravemente contra mi honor, dignidad y reputación, por lo que exijo rectificación de su medio, reservándome las acciones legales que considereoportunas".

Con fecha 11 de marzo de 2012, se recoge en El Plural:

"En declaraciones a ELPLURAL.COM, Luis Losada ha negó de forma tajante formar parte de El Yunque. Marcial Cuquerella también hizo lo propio. “No tengo absolutamente nada que ver con ninguna secta. No soy de El Yunque”, señaló tras explicar que no forma parte de ninguna asociación de carácter religioso."

“Es incompatible ser un buen periodista cristiano y mentir”

¿Cómo se resolvió este episodio en Intereconomía?

Intereconomía fue utilizado como un medio de difusión masivo de todas las plataformas externas del Yunque. Más todavía que Hispanidad.com, dado que contaban con televisión. Posteriormente, acusaron a Carlos Dávila de haber escrito aquel texto porque, en esos meses de febrero de 2012, estaban postulando a Luis Losada desde la dirección de Intereconomía para dirigir la Gaceta. Yo creo que fue un rumor extendido por los propios miembros del Yunque para desacreditar la acertada denuncia que hizo. Yo le agradezco a Carlos Dávila enormemente su valentía al jugarse el puesto contando una noticia tan relevante, que, por otra parte, yo creo que, gracias a Dios, fue el inicio de una serie de acontecimientos que precipitaron mi liberación del entorno del Yunque.

El episodio de la Gaceta sirvió para destapar el problema del Yunque en este grupo de comunicación. Yo sé que desde entonces Intereconomía se ha preocupado por revertir esta situación desde la Presidencia y desde el Consejo de Dirección, para que las personas que estén trabajando allí no engañen. Creo que es incompatible ser un buen periodista cristiano y mentir. Yo creo que un periodista que miente, aunque sea sobre hechos privados, no es un periodista sino un manipulador. Ser del Yunque es noticia porque yo creo que uno se convierte en un peligro para los demás, sobre todo si eres un personaje público.

¿Cuál es la situación actual de Intereconomía?

En la actualidad, la postura oficial yo creo que es no tener a miembros del Yunque infiltrados en su plantilla. De hecho hemos conocido que le han pedido consejo a un experto en el tema para evitar futuras infiltraciones en su empresa.

¿Qué significó ese episodio para usted?

Cuando una persona públicamente afirma que no es del Yunque como hizo Luis, yo creo que ya existe una atadura mayor, que es lo que le pasa a él y a Cuquerella o a Arsuaga. Es difícil ser valiente y reconocer que se ha mentido. Diría yo que es heroico. Comprendo la dificultad, pero es inmoral y desconcierta a la gente. Desde ese episodio de febrero de 2012, Luis inicia un proceso de mentir sistemáticamente en los medios de comunicación diciendo que no es miembro del Yunque, aduciéndome que es algo de su vida privada y que nadie tiene derecho a saberlo y empleando la ‘reserva mental’ para intentar hacer ver que ese Yunque del que hablan no es el suyo, por lo que eso él decía que no era mentir. Pero yo creo que si uno quiere hacer creer a otro algo que no es verdad o separarle de la verdad de los hechos, eso es manipular y mentir. Porque Luis Losada Pescador es un dirigente del Yunque en España y todo lo que diga para alejar a una persona sobre el conocimiento de esa realidad, yo creo que es mentir.

Hasta entonces Luis no había dicho nada en medios de comunicación porque no había hecho falta, claro. Lo mismo pasó con Cuquerella y después Arsuaga, que también lo niega en reiteradas ocasiones, como en la entrevista en Infovaticana o en otra entrevista reciente en el Grupo Vocento. Otro miembro que desde el episodio de la Gaceta ha negado sistemáticamente su pertenencia al Yunque en los medios ha sido Liberto Senderos. Pues ante tanta mentira, yo creo que estoy obligada a decir que estos personajes públicos no están siendo sinceros, porque tengo constancia personal de que son militantes activos del Yunque.

“Todos somos ovejas, algunas nos hemos descarriado y hay que ayudar a las que siguen desorientadas, porque todos somos hijos de la Iglesia”

La Iglesia ha sufrido en los últimos años algunos escándalos como el Vatileaks, los abusos sexuales por parte de algunos miembros del clero o el IOR. ¿Cree que el Yunque puede suponer un nuevo escándalo?

Es cierto que los medios que más han difundido esta realidad de la fisura interna dentro de la Iglesia que produce el Yunque han sido El Confidencial de forma bastante correcta, Infovaticana, que parece que no acaba de tomar partido frente al Yunque (véase la publicidad que les ha realizadoen ocasiones en alguna entrevista), y ForumLibertas, que ha sido muy clarificador desde el principio, pues yo recuerdo haber leído en 2011, justo después del reportaje de El País, un editorial que me hizo sentirme todavía más incómoda, estando bajo el mismo techo de un dirigente del Yunque en España. Se llamaba ‘El caso del Yunque:no se puede seguir así‘. Ese mismo día, recuerdo perfectamente comentarlo con Luis Losada muy preocupada, porque el medio que dirige Josep Miró señalaba ahí: “No sirve continuar practicando el juego de hablar de una sociedad, ‘reservada’ en lugar de secreta, a base de mezclar a los obispos en la historia. Uno siempre ha de saber quién es exactamente el que tiene sentado al lado. (…) La sociedad secreta y su entramado deben desaparecer”.


Pero ha habido otros medios de comunicación cuya línea editorial al tratar sobre el Yunque implica normalmente atacar a la jerarquía de la Iglesia, como son El País y El Plural.com. Este medio on line, por ejemplo, sabe cómo dañar a la Iglesia en España al relacionarla con el Yunque aprovechando las apariciones de obispos y cardenales y el apoyo de cadenas católicas a HazteOír. En este sentido, yo creo que lo inteligente sería evitar un escándalo mayor y ponerse manos a la obra a tratar esta infección que se ha producido en los laicos católicos. Los médicos decimos: Ubi pus, ubi evacua, esto es, donde haya pus hay que evacuarlo. Hay que hacer una incisión, aunque duela, y con mucha misericordia y cariño evitar que esto vaya in crescendo y, además, que las personas se sientan curadas, vendadas y cuidadas por el Pastor. Todos somos ovejas, algunas nos hemos descarriado y hay que ayudar a las que siguen perdidas y desorientadas, porque todos somos hijos de la Iglesia y todos estamos en el mismo barco. Nos interesa sanar a estas ovejas. A mí me mueve eso al hablar aquí y ahora. Yo quiero que se sanen, me importan, les quiero y quiero su bien.

“El Yunque es una mentira estructural y las organizaciones creadas por sus miembros se sostienen sobre un cúmulo de mentiras”

En la entrevista de Infovaticana que citaba con anterioridad, Ignacio Arsuaga la acusa a usted de mentir.

Es muy peligrosa la escalada de mentira sistemática que se está instalando en algunos miembros orgánicos del Yunque. Es el caso de Ignacio Arsuaga, que señala que todos los demás mienten y que él no es del Yunque, cuando muchos testigos, obispos incluidos, sabemos que es del Yunque. Yo le he visto en esas convivencias internas, Luis me lo ha dicho, le han visto impartir formación interna decenas de personas que han abandonado la organización, entre ellas, Inmaculada García que fue a declarar también. No se debe faltar a la verdad en aspectos tan relevantes. No se debe y es una injusticia para con los engañados. Al final, el Yunque es una mentira estructural de puertas para fuera y las organizaciones creadas por sus miembros se sostienen sobre un cúmulo de mentiras. Mentiras para fuera y para dentro, pues yo soy testigo de que también entre ellos se mienten y se utilizan, como pude conocer por el comportamiento de miembros del Yunque y por el propio testimonio de Inmaculada García. Estoy segura de que la gente de bien no quiere colaborar con alguien mientras actúe así. Yo he podido conocer la verdad, pero hay mucha gente que todavía no la sabe.

¿Qué tiene que decir de que el presidente de HazteOír la acuse de un delito de perjurio en el juicio contra López Luengos?

Sobre esas afirmaciones que ha prestado en Infovaticana y en correos electrónicos internos de HazteOír a sus colaboradores se han vertido acusaciones graves sobre mí y sobre otras personas. Entre otras cosas, se ha dicho que hemos faltado a la verdad bajo juramento siendo testigos en un juicio, y eso se denomina un delito de falso testimonio. Yo soy funcionaria de carrera, y sé que si eso se comete, puede suponer la expulsión de la misma. Sé perfectamente que a un juicio como testigo o perito hay que ir a contar la verdad. Soy médico forense. No obstante, comprendo la difícil situación en la que se encuentra una persona como Ignacio Arsuaga que lleva desde los 16 o 18 años en una estructura de mentira sistemática y que tiene que obedecer a unos jefes, pero yo le animaría a que se pusiera en manos de su obispo, porque es posible salir del Yunque. Él sabe que nosotros hemos dicho la verdad y que al final todo se va a saber. Personalmente, rezo todos los días por él.

Ha habido varios procedimientos judiciales motivados por esas plataformas como los que han tenido lugar contra López Luengos, contra Leblic o contra ForumLibertas y su editor. ¿Por qué esta organización tendría tanto interés, como demuestra, en llevar a juicio a personas que sugieren la necesidad de investigar sobre este tema?

Está claro que responde a una estrategia. Una estrategia que les ha salido mal porque han perdido todos los procesos judiciales que han iniciado o bien los han retirado, como una última demanda contra Pedro Leblic. Pero yo creo que obedece a su pensamiento único en la organización, es una dictadura interna, y a la incapacidad que tienen de tolerar la más mínima crítica o sugerencia. Mi experiencia es que actúan como militares, pero sin libertad de conciencia. Y yo creo que no existe la obligación de obedecer una orden perversa. La autoridad se ha de ejercer para pedir que se haga algo bueno. No puede hacerse un mal directo –como es mentir- para buscar un supuesto bien. Esto no entra en la doctrina -que se emplea mucho en medicina- de la acción de doble efecto.

La actitud de los miembros del Yunque, por lo que yo he podido ver, es defender civilmente unas ideas y valores como un ciudadano. Hablo, por ejemplo, de las alertas de envío de mails de las plataformas fundadas por miembros del Yunque como es HazteOír. Es una estrategia de queja y, muchas veces, de amedrentar diciendo que se va a denunciar a los que están atentando contra derechos de otras personas. Esa actitud, para unos fines puntuales con un sentido cristiano, yo creo que ha podido ser positiva. San Pablo dijo “Soy ciudadano romano.” Y así fue llevado ante el César en Roma. Sin embargo, esa misma estrategia es la que el presidente de HazteOír, Ignacio Arsuaga, y otros presidentes de otras organizaciones ‘tapadera’ del Yunque han desarrollado contra personas cristianas a sabiendas de que éstas estaban diciendo la verdad. Ellos saben que las personas que han sido demandadas por vulnerar el derecho al honor o que se han visto implicadas en cualquier tipo de queja o rectificación sobre el Yunque estaban diciendo la verdad. Ya han tenido varias sentencias y archivos de causas. No han ganado nada judicialmente contra estas personas honradas. No me parece una conducta propia de un cristiano la batalla judicial contra otras personas.

Su testimonio resultó fundamental, por ejemplo, en el juicio de López Luengos.

Sí, creo que sí, junto con todos los demás. Pero antes yo tuve que pasar mi desierto personal. Yo creo que, providencialmente, Dios me retiró de la cercanía de los miembros del Yunque. Es verdad que yo creo que Dios lo hizo de una forma muy violenta, en la que yo casi no pude ni pestañear, pero es que tenía que hacerlo así para que luego viera que había sido Él. Creo que fue tras este distanciamiento tan drástico desde febrero de 2012 como pude ser correctamente asesorada y pude darme cuenta de la maldad intrínseca que tenía la organización del Yunque. Pero tardé más de un año en comprenderlo todo.

En mayo de 2013 publiqué en Facebook una entrada sobre el Yunque en un blog de mi autoría. Me refería en ese texto a las palabras que me había dicho -delante de un testigo- el exorcista de la diócesis de Cartagena-Murcia, don Salvador Hernández, que me afirmó con gran seriedad que el Yunque era una secta satánica. En ese momento, gracias a mi blog y a Facebook, muchas personas se dieron cuenta de que yo no era del Yunque, pues casi todo el mundo que conocía esta realidad pensaba que militaba dentro. Vieron que había percibido que el Yunque no era correcto y por eso me contactaron para ver si quería colaborar como testigo en el juicio de Fernando López Luengos, y después en el de Pedro Leblic. Agradezco desde aquí a los abogados de ambos procedimientos, que han sido unos profesionales esmerados, honrados y comprensivos, y, sobre todo con el caso de Fernando López Luengos, me han brindado la oportunidad de poder reparar mi ocultamiento ayudando a defender a un inocente.

“La Fiscal alertó de que el Yunque podía suponer un escándalo para la Iglesia”

¿Qué significó el juicio contra López Luengos?

La vista oral fue el 27 de marzo de 2014 en Madrid. Desde el punto de vista judicial, yo creo que tuvo mucho valor porque la propia Fiscalía, cuando concluye públicamente que cree que procede desestimar la demanda de Ignacio Arsuaga en representación de HazteOír, afirma que los testigos habíamos sido objetivos, imparciales y que habíamos tenido relación con miembros del Yunque, lo cual nos acreditaba en la posición de testigos. También dijo la Fiscal que en ningún momento nuestro testimonio había sido incoherente, sino al contrario. La Fiscal además consideró que era de relevancia pública que esta sociedad secreta estuviera actuando en la Iglesia. La Fiscal destacó la profesionalidad y diligencia con la que había trabajado el doctor en Filosofía Fernando López Luengos, al tratarse el informe de un encargo de la Conferencia Episcopal Española. Sacó a colación publicaciones de periódicos y del propio informe de López Luengos en los que se alertaba de que esto podía suponer un escándalo para la Iglesia, con lo cual era necesario realizar este tipo de informes de investigación como fue ‘El Transparente de la Catedral de Toledo.

En la sentencia, por ser declarado “esencialmente veraz” dicho informe y de “trascendencia pública”, se consideró que no hubo vulneración del derecho al honor sino un ejercicio legítimo del derecho constitucional a dar información veraz. Y se consideró acreditada -a tenor de la prueba documental y testifical- la relación de miembros del Yunque con HazteOír. En esa vista oral se dijeron nombres y apellidos refrendados por al menos dos de los tres testigos. Entre ellos, se declaró en la vista oral que eran miembros del Yunque vinculados a HazteOír: Ignacio Arsuaga, Luis Losada, José Castro Velarde, Álvaro Zulueta, Olga Cuquerella y Miguel Ángel López Zavaleta. También se identificaron a miembros del Yunque en otras plataformas: de Profesionales por la Ética fue nombrado Jaime Urcelay; del Instituto de Política Familiar, Eduardo Hertfelder y Dolores Velarde. Todos estos nombres han salido a la luz y es un hecho muy importante. El Yunque existe y hay miembros concretos en España. A la vista oral, o prueba testifical, se sumaba el valor de toda la prueba documental aportada, con numerosos testimonios escritos.

Para mí colaborar en este juicio fue todo un reto, pues siempre actúo como perito y aquí era testigo. Tenía que ser muy precisa y no contar mi opinión, sino sólo lo que había visto u oído, que eran nueve años de información directa. Yo viví en esas horas una comunión de la Iglesia, porque todos estuvimos rezando antes de entrar a declarar, alentados por monseñor José Rico Pavés, obispo auxiliar de Getafe, que también era testigo. Y acudíamos con la rectitud de intención de saber que lo hacíamos en honor a la verdad y con el respaldo directo de un obispo, que, además de animarme mucho en ese momento por lo que iba a hacer, fue muy valiente y un ejemplo para mí. Por supuesto, quiero agradecer a Fernando López Luengos que elaborara el informe solicitado por la Conferencia Episcopal con generosidad y valentía, y también todo su testimonio de vida, su paciencia y la entereza con la que ha soportado el calvario de procedimientos y ataques abiertos desde 2012 por los miembros del Yunque como Ignacio Arsuaga, en representación de HazteOír, contra él.

Como anécdota, he de contar que entre el público de la vista oral se encontraban varios miembros de juramento del Yunque, como Pablo Santana, que yo veía en las convivencias de verano. También acompañé a Luis a Valladolid a una jornada de formación de jóvenes afines al Yunque, donde estaba Pablo y Alfonso González, esposo de Polonia Castellanos, de la Asociación de Abogados Cristianos. Actualmente, Pablo trabaja en HazteOír, y durante el juicio tuvo la osadía de grabar la vista oral con el teléfono móvil, y la juez le amonestó en público cuando se dio cuenta. Pero él se fue corriendo para que no le sustrajeran la grabación. Le acompañaban varios jóvenes que son del entorno del Yunque. Luego, aparecieron transcritas literalmente parte de las declaraciones de los testigos en blogs de personas del entorno Yunque, como en una entrada de fecha 5 de mayo de 2014, y sospecho que pudo haber sido por ese incidente dado que todavía no había sentencia –se notificó el 22 de mayo de 2014- ni se tenía copia oficial de la grabación de la vista oral (véase el apartado de la entrada del blogque comienza con “Lo que sí dijo, literalmente, la Fiscal” y después cuando sigue en “Monseñor Rico declaró (y hago una transcripción literal de sus palabras)”). Estos hechos, incumplir las órdenes de una juez y de filtrar contenido de la vista oral sin autorización de la sala y sin la existencia de una sentencia, creo que hablan por sí solos. Así actúan los miembros del Yunque y sus colaboradores.

¿Recibiste algún tipo de presión para que retiraras tu testimonio del juicio?

A través de la plataforma Twitter y Facebook sí que recibí continuos insultos y vejaciones en torno a mi vida personal desde que en mayo de 2013 hablé del Yunque. Me han dicho verdaderas aberraciones en los comentarios de mi Facebook, que sigue ahí dispuestos y sin borrar para quien quiera consultarlos. En torno al proceso judicial, intentaron tacharme como testigo en los dos juicios en los que he participado porque pretendían defender que los problemas personales aducidos por miembros del Yunque convertían en inválido mi testimonio. Este hecho se ha considerado judicialmente que no es así. Precisamente soy testigo por mi cercanía a determinados miembros directivos del Yunque en España. Las preguntas que me hicieron los abogados de HazteOír intentaron ser hirientes y violentas, centrándose en mi relación personal en ese momento de Luis Losada conmigo, e incluso, Luis ha llegado a violar el reglamento del Tribunal Eclesiástico al aparecer fotocopiados en este juicio documentos privados e internos del proceso de nulidad matrimonial que él pretende. No me extrañó nada porque para ellos, como ya he explicado, el fin justifica los medios. Claramente: no querían que yo declarara.

¿Qué supuso el juicio contra Leblic?

En la vista oral del procedimiento civil iniciado por Pedro Leblic para pedir la disolución de varias de estas plataformas fundadas y controladas por el Yunque, de fecha 29 de abril de 2014, fue muy interesante conocer la declaración de varias personas que estuvieron militando en el Yunque, o cuyos familiares fueron miembros, y de voluntarios de la lucha contra Educación para la Ciudadanía que escucharon de boca de algún miembro de esta sociedad secreta su reconocimiento de pertenencia. Viví la misma agresividad que en el juicio anterior, pero preguntada por muchos más abogados. Y también Luis Losada volvió a incumplir el secreto documental de cualquier procedimiento de nulidad matrimonial. Otra vez estaban documentos internos del Tribunal Eclesiástico sobre nosotros fotocopiados en manos de decenas de personas. Recientemente, Ignacio Arsuaga, en representación de HazteOír, ha retirado la demanda por presunta vulneración del derecho al honor que le había interpuesto también a Pedro Leblic, en la que estábamos citados como testigos monseñor Rouco Varela y yo, entre otros.

¿Por qué cree que lo hacen?

Probablemente están viendo que la estrategia de denunciar a quien dice la verdad no les funciona, ya que hay muchos testigos –obispos incluidos- que pueden ratificar y acreditar todas las afirmaciones que se están realizando acerca del Yunque y de las plataformas que han fundado o controlan personas del Yunque. Yo considero que la estrategia de demandarles han visto que no es fructífera y, además, genera muchas noticias posteriormente que esclarecen más y más lo que es el Yunque. Por otra parte, como dice Eulogio López, tampoco es una actitud cristiana denunciar y demandar como lo hacen ellos.

Ha comentado con anterioridad que algunos miembros del Yunque se habrían infiltrado en partidos políticos como el PP. ¿Tendrían que estar vigilantes los nuevos partidos de factura católica que están apareciendo en los últimos años?

Los supuestos fines del Yunque son el control político y el control social para instaurar el Reino de Cristo en la Tierra. Si uno revisa el Catecismo de la Iglesia Católica, vemos que Cristo es Rey, y que reinará sobre todas las realidades, todas las personas y todas las naciones, pero esto no sucederá en el tiempo, en el orden temporal, sino tras su segunda venida. Por otra parte, Su reinado lo instaurará Él mismo. Mientras tanto, el Reino de Cristo está en expansión y ha de iniciarse libremente en el corazón de cada persona. Por eso creo que no debemos entender un reinado tal y como lo entienden los miembros del Yunque, como un mesianismo, en el cual son ellos los que tienen que gobernar en nombre de Cristo, como una “casta de elegidos”, una élite, por la fuerza, con un pensamiento único que les caracteriza. Imponiendo. La Doctrina Social de la Iglesia señala que hay que respetar la naturaleza de los cuerpos intermedios y los miembros del Yunque yo creo que también los instrumentalizan. Además, el Reino de Cristo no es de este mundo, como Él mismo dijo.

“Los miembros del Yunque entienden que son ellos los que tienen que gobernar en nombre de Cristo, como una ‘casta de elegidos’”

Para este objetivo, que yo considero errado, uno de sus fines es fundar un partido político o bien infiltrar los existentes, que es más fácil dado el limitado número de personas que ya hay en el Yunque. Hemos comentado previamente sus intentos en el Partido Popular, Alternativa Española, los Carlistas y con otros como el Partido Familia y Vida. Tras su paso por la política, algunos han seguido defendiendo loables iniciativas a favor de las víctimas del terrorismo así como de la unidad de España. Recuerdo ahora que un miembro del Yunque -Juan de Dios Dávila- fue concejal del PP en Hernani, y posteriormente ha fundado Unidad + Diversidad. Es el marido de Lola Velarde y les veía cuando acudían a las reuniones internas semanales.

Sí que puedo decir también que he visto una conexión muy importante entre militantes del Partido político VOX y miembros del Yunque. Por ejemplo, les he visto reiteradas veces a Santiago Abascal, Iván Espinosa de los Monteros o Gonzalo Altozano en contacto directo, en eventos y en manifestaciones con miembros del Yunque como son Ignacio Arsuaga, Luis Losada o José Castro Velarde, que lidera la marca fundada por miembros del Yunque “Enraizados”. Hay una exposición pública de esa relación, que podría ser simplemente circunstancial, pero, con lo que se sabe a fecha de hoy, a mí me parece imprudente. Para algunos periodistas, como Pablo Hernández Breijo, es más que sospechosa esta vinculación.

Mi opinión personal es que, quizás, quieren hacer de VOX en España un PAN como el que llegaron a controlar en México. Porque está empezando, tiene mucho arranque y tiene determinados postulados coincidentes con la Doctrina Social de la Iglesia. Eso, junto con el hecho de que vivimos un momento en el que hace falta dar una respuesta política seria en temas como el del aborto, facilitaría esa incursión y relevancia. Creo que sería muy importante que en VOX se articularan los medios para que los colaboradores o miembros del Yunque no se hicieran con el poder de la organización.

¿Afirmaciones de este tipo podrían estigmatizar a los partidos políticos nombrados?

Evidentemente, hay que decir que no se trata de estigmatizarlos, sino todo lo contrario, de avisar que esta organización quiere tomar el control y son partidos susceptibles de sufrir esta infiltración. Aunque aparentemente pueda parecer que podría haber sinergias con ellos, al final hay un momento que, debido a la mentira, se van a crear tensiones que a buen seguro derivarán en divisiones internas como ha pasado en otras organizaciones. HazteOír, por ejemplo, por ser la más carismática fundada por miembros del Yunque, ha sufrido muchas crisis internas. Por ejemplo, un grupo muy bien formado –algunos miembros de la Junta directiva- abandonó en bloque HazteOír en 2006. Entre ellos había varios buenos amigos, cuyo contacto –providencialmente- he podido retomar después. Posteriormente se les acusó a este grupo que abandonó HazteOír de haber querido tomar el control de la asociación, y en realidad lo que querían era salvarla de las manos del Yunque, ya que entendían que era ‘salvable’ la herramienta. Los miembros del Yunque y colaboradores más estrechos son expertos en desarrollar campañas de desprestigio y ataque personal a quien le es crítico, como la que actualmente yo sufro.

“La dificultad es la comprobación fáctica de que los miembros del Yunque han abandonado realmente la organización”

¿HazteOír puede sobrevivir al Yunque?

Considero que la estructura de organización y de voluntariado que ha unificado a personas con tan buenas intenciones, en torno a estas plataformas fundadas por personas del Yunque, sería mucho más eficaz si los miembros del Yunque abandonaran, rectificaran, pidieran perdón y se sanearan desde el origen participando las mismas personas u otras. Pero la ‘eficacia’ no lo es todo. Yo les escuchaba muchas veces en las reuniones internas y en las convivencias de veranos decir a los miembros del Yunque: “Somos los mejores. Somos los que lo hacemos todo”. A mí eso me revolvía las entrañas. Voy a hacer una reflexión en voz alta: la Iglesia Católica, en cuanto a las personas humanas que la componemos, es pobre, y también materialmente, fracasa en muchas ‘batallas’ temporales, parece muy frágil, tiene errores, los eventos salen muchas veces ‘mal’, hay desorganización, las personas cometemos pecados… pero es Santa. Yo creo en una Iglesia que se muestra, en cuanto formada por hombres, pobre y humilde. No creo que la Iglesia o un cristiano deba ser etiquetado como ‘eficaz’ o que sea “el mejor”, sino que yo creo que debemos destacar como humildes, transparentes y fieles a la Verdad, que es Cristo.

Abandonar, rectificar, pedir perdón y… recomenzar. La gran dificultad es la comprobación fáctica de que los miembros del Yunque han abandonado realmente la organización. Ése es un dilema que esperamos que se pueda resolver. En teoría, Luis me dijo que al obispo no le pueden mentir, que tienen obligación de decirle personalmente si son militantes en el Yunque cuando les pregunte. Por eso, si en esto fueran sinceros, yo creo imprescindible la implicación de los prelados en este problema. Cualquier persona debería ser sincera con todo el mundo, no sólo con el obispo, pero, en todo caso, lo que sí que tengo experiencia personal directa es que los miembros del Yunque no obedecen a los obispos ni lo más mínimo. No se creen sujetos a su autoridad. Por otra parte, hay personas que creen que no es posible salvar esas plataformas directamente fundadas por ellos, otras creen que sí. En todo caso esperamos que empiecen pronto a dar pasos para que la vida privada y los actos que realizan las personas del Yunque al gobernar y dirigir estas plataformas sean más acordes con los valores que presuntamente defienden. Cada día que pasa, son más mentiras que se cometen y, yo creo, más ataduras que se establecen.

¿Qué espera de esta entrevista?

Espero haber podido reparar en algo mi ocultamiento desde el momento en que ya percibí que el Yunque no era una obra, ni una estructura, ni un medio buenos. Espero haber reparado con mi sinceridad el tiempo que he estado ocultando esta realidad. Por otra parte, espero que muchas personas comprendan la buena voluntad que tenemos los que estamos intentando esclarecer la realidad y, además, ayudar a estas personas a que puedan salir de esta Organización. Los lectores, sabiendo todo lo que les estamos contando y viendo otras fuentes que quieran consultar, se podrán formar su propio criterio y quizás ayudar a otras personas a que abandonen el Yunque.

Yo viví la realidad del Yunque en mi propia casa. Yo también sufrí un terrible engaño. Jamás pensé el día de la boda que el Yunque que Luis me había explicado someramente era lo que iba a vivir después. Cualquier persona en mi misma situación -como otras esposas, o hijos, o madres o familiares próximos o lejanos- pueden vivir un síndrome de Estocolmo como el que yo viví, en el que comienzas a justificar las acciones inmorales del otro y su ocultamiento de la realidad. Al final te parece la única forma de poder convivir con el que está en el Yunque: justificar lo que hacen, defenderlos y mentir como ellos.

“El Yunque es mucho más que HazteOír, es mucho más que sus plataformas”

Con esta pregunta cerraríamos este extenso testimonio de su experiencia en el Yunque, ¿quiere mandar un último mensaje?

Me gustaría decir que el Yunque es mucho más que HazteOír, y que es mucho más que sus plataformas. Lo más grave del Yunque es que no sabemos quién lo controla en último término ni su finalidad real. Ya he apuntado a que es una nueva forma de masonería, según los expertos a los que he consultado. Que hace daño a la Iglesia atacando a los laicos. Las plataformas que fundan y que ofrecen esa cara amable con ese diseño tan agradable y tan moderno hay que verlas con mucha perspectiva para apreciar el mal intrínseco que ocultan. No podemos ver parte por parte, hay que hacer un juicio complejo y de un discernimiento profundo, ya que se trata de algo muy grave.

Quiero agradecer a todos los que se han atrevido a hablar sobre el Yunque y que están investigando sobre él para dar información veraz sobre éste: en especial a los periodistas, escritores e historiadores Santiago Mata y Luis Español Bouché, al joven José Luis Navarro Quijada –que tiene un blog específico sobre el Yunque, que yo considero totalmente veraz y que también ha recibido un burofax amenazante de HazteOír-, al periodista Pablo Hernández Breijo y al catedrático de Historia Contemporánea Javier Paredes. Todo lo que han divulgado hasta la fecha sobre el Yunque creo que ayuda mucho a conocer esta grave amenaza para los cristianos, y en verdad, para todo el mundo. Gracias a todos los que han osado desafiar con su pluma a la dictadura de esta organización secreta. Y agradezco sobre todo a mi madre y a mis amigos su apoyo incondicional. Sólo ellos saben cuánto sufrimiento han compartido conmigo.

Habrá gente que censure esta entrevista, pero yo creo que he cumplido mi deber al haber contado todo lo que creo que tienen derecho a saber. Nadie tiene derecho a usar a la Iglesia Católica para engañarnos. Nadie tiene derecho a ocultar datos que, por su relevancia, determinarían el apoyo o rechazo de determinadas acciones personales, como dar donativos, ser voluntario o trabajar para entidades externas que son parte del engranaje del Yunque. A fecha de hoy, colaborar con HazteOír, Derecho a Vivir, Enraizados, Más Libres, Profesionales por la Ética, el Instituto de Política Familiar, CitizenGo, Abogados Cristianos, etc. y todas las personas así como las entidades que he señalado que están creadas y controladas por el Yunque… es colaborar con el Yunque. Aunque sea inconscientemente. Siento mucho no haberlo podido decir antes. Espero llegar a tiempo para el que esté leyendo esto. Espero que se pueda evitar que infiltren nuevas entidades y, las que ya lo estén, confío en que tomen las medidas oportunas. El grupo de personas que colaboramos para ayudar a la Iglesia en esto nos ofrecemos para dar los datos necesarios a quien quiera contactarnos. Estamos para servir a los obispos, sacerdotes, religiosos, laicos padres de familia, o jóvenes que precisen información.

Habrá gente que crea que mi motivación para hablar en un medio de comunicación sobre el Yunque es por despecho, como afirmó el propio Luis en su mensaje en El Plural. Yo doy gracias a Dios de haber podido salir del pecado y la mentira en la que estaba obligada a vivir. Por nada del mundo volvería a vivir de esa forma, y agradezco a Dios todo lo que, en estos últimos años, he sufrido y me ha pasado en mi vida porque entiendo que ha sido por mi bien, y veo con claridad que ha sido el camino que Dios había ideado para sacarme de mi Egipto personal. Mi único objetivo con esta entrevista es defender la verdad, aún a costa de mi fama, de mi comodidad y de mi seguridad. Mi motivación es ayudar a las personas a salir de un entorno, el del Yunque, que yo creo que es gravemente incompatible con la Fe cristiana. Mi mensaje es de esperanza: Dios no nos abandona nunca y considero que hoy y ahora es el momento propicio para que los miembros abandonen el Yunque. Van a encontrar comprensión y ayuda por parte de todas las instancias. Porque, en el fondo, todos hemos sido víctimas de un gran engaño. Tanto los que militan en el Yunque como los que lo sufren desde fuera.

Por último, doy las gracias de todo corazón a ForumLibertas, a su editor y a los periodistas que han colaborado en la entrevista. Gracias por haberme dado esta oportunidad única de contar a todo el mundo lo que he conocido y sufrido en primera persona. Porque sólo la Verdad nos hará libres.

Hazte socio

También te puede gustar

2 Comments

  1. 1

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>