“Eres un ángel de Dios para mí”, dice un secuestrador a su rehén, que le convenció para entregarse

Sucedió este pasado domingo por la mañana en Atlanta y la prensa local lo ha recogido con lujo de detalles. Brian Nichols sería el responsable de la m…

Sucedió este pasado domingo por la mañana en Atlanta y la prensa local lo ha recogido con lujo de detalles. Brian Nichols sería el responsable de la muerte de cuatro personas en un juzgado, al estar acusado de disparar a un juez, un periodista, un policía y un agente de aduanas, al que quitó su camión en el que huyó. Y a las dos de la madrugada llegó a una puerta por casualidad, la de Ashley.

 

Ashley Smith, viuda de 26 años, empleada en trabajos temporales para mantener apenas a su hija de cinco años, acababa de mudarse y estaba ordenando cajas en su casa. A las dos de la madrugada se tomó un descanso, abrió la puerta para fumar un cigarrillo y se encontró con Brian Nichols que le encañonaba con una pistola. El hombre se quitó la gorra y ella reconoció el rostro que las cadenas de televisión habían emitido, el acusado de cuatro muertes ese día.

 

Brian ató a la joven viuda de pies y manos, dejó su pistola a un lado y se duchó. Dijo a su rehén que necesitaba relajarse. Luego la desató. “He tenido un día muy largo”, explicó.

 

Los dos empezaron a hablar. La joven enseñó al fugitivo su álbum de fotos, explicó su condición de madre viuda, habló de su hijita a la que tenía que ver por la mañana en la iglesia. Habló de su marido, que murió en una pelea con navajas. Ashley le pidió que no la matase, que eso dejaría sola a su hijita.

 

Brian sólo quería un sitio para comer “algo de comida de verdad”, diría luego Ashley a la CNN, y también ver la televisión. Pero ella llevó el tema a las víctimas, a hacer que Brian pensase en las familias de los hombres que había matado. Y Ashley pidió a Brian que se entregase.

 

“Él necesitaba esperanza para su vida”, explicó luego Ashley. “Me dijo que ya estaba muerto. Dijo: mírame, mira mis ojos, yo ya estoy muerto. Yo le dije: no estás muerto, estás aquí delante de mí.

 

Ashley entonces le enseñó el libro que estaba leyendo, The Purpose Driven Life (La vida conducida por un propósito), del pastor evangélico Rick Warren. Le leyó un fragmento y el asaltante quedó impactado y le pidió que lo leyera otra vez:

 

“Servimos a Dios sirviendo a los otros. El mundo define la grandeza en términos de poder, posesiones, prestigio y posición. Si puedes exigir servicios de los otros, ya estás en lo alto. En nuestra cultura de autoservicio, con su mentalidad del yo-primero, actuar como un servidor no es un concepto popular.”

 

Vieron juntos la televisión, las noticias sobre el tiroteo en el juzgado. Brian no podía creer que hablasen de él.

 

 

Al amanecer salieron; él fue a buscar el camión robado para dejarlo en otro lugar a varias millas; ella le seguía en su coche y lo recogió para llevarlo de nuevo a la casa. “Vaya, no huiste, pensé que te fugarías”, le dijo él a ella.

 

En casa Ashley le preparó un desayuno: zumo de naranja, huevos fritos, tortitas de harina. Él le dio 40 dólares y le dijo “eres un ángel que Dios envió para mí”. Le ayudó a colgar algunas cortinas y cuadros, amontonados por la mudanza. Ashley le prometió visitarle en prisión.

 

Después ella llamó a la policía, explicando que Brian Nichols estaba en su casa. Él salió ondeando una tela blanca y se entregó pacíficamente. 

 

“Creo que le encontré por una razón”, dice Ashley al ATLANTA JOURNAL CONSTITUTION. “Si fue para que muriese yo, u otros policías, o para salvar cientos de otras personas en la prisión… mi propósito se vio cumplido”.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>