“Es inmoral que ‘Cristianos socialistas’ use mi nombre para defender EpC”, dice González de Cardedal

En su Manifiesto de apoyo a la asignatura de Educación para la Ciudadanía (EpC) del 23 de junio, “el colectivo ‘Cristianos socialistas en el PSOE’, re…

En su Manifiesto de apoyo a la asignatura de Educación para la Ciudadanía (EpC) del 23 de junio, “el colectivo ‘Cristianos socialistas en el PSOE’, respondiendo a la Declaración de los obispos, utilizó mi nombre para defender la asignatura, silenciando mi actitud crítica ante el programa, a la vez que mi propuesta alternativa”, denuncia el teólogo Olegario González de Cardenal.

 

Me parece un engaño e inmoralidad contra la que protesto”, añade en un artículo de opinión publicado por ABC el 29 de junio el que fuera uno de los primeros impulsores del Concilio Vaticano II en España.

 

El teólogo hace una referencia al inicio de su artículo al hecho de que en la Unión Europea “existe una insatisfacción respecto de la formación que reciben los alumnos en temas como la convivencia o la aceptación del prójimo diverso”, entre otros. Sobre ese “trasfondo hay que situar la asignatura que el Gobierno socialista ha impuesto: Educación para la Ciudadanía”, agrega.

 

Lo que oculta

 

González de Cardedal considera que “estamos cayendo en una trampa: esta asignatura se está convirtiendo en el velo que oculta los gravísimos problemas de la educación a los que no se entra”.

 

“El fracaso escolar, la violencia en las aulas, la caída de nivel formativo, el desaliento y desmoralización del profesorado, la diferenciación hasta la contraposición entre la historia que se enseña en distintas laderas de España… Esos son los reales desafíos comunes, que hay que afrontar, sin sucumbir al señuelo de un trapo político como de hecho nos está aconteciendo”, aclara.

 

Más adelante, el también miembro de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas considera que “el Gobierno tiene legitimidad para proponer esa materia, respondiendo a los problemas enumerados e indicaciones de la Unión Europea. La dificultad comienza cuando se ve ese programa concreto y la forma en que este Gobierno lo quiere instaurar, que no es similar a la de otras naciones de Europa. Aquí un programa de partido particular rezuma sobre un programa impuesto a todos los españoles”.

 

“Todo hombre libre, por principio, tiene que rechazar de plano que el Estado o un partido se proponga formar su conciencia e imponerle valores e ideales que son particulares”, insiste.

 

“Engaño e inmoralidad”

 

González de Cardenal recuerda que él mostró en un par de ocasiones su “apoyo explícito a la materia” y que afirmó que “sus contenidos deberían ser el estudio de la Constitución Española y las Declaraciones internacionales de derechos humanos. Solo éstos son universales

 

“Ningún Estado puede decir a un ciudadano cual es el sentido último de la vida humana, de su cuerpo, de su afectividad y sexualidad. En este sentido no hay una ética universal”, expone.

 

“Por eso me parece un engaño e inmoralidad contra la que protesto que el colectivo: ‘Cristianos socialistas en el PSOE’ en su Manifiesto de apoyo a la asignatura (23 de junio) respondiendo a la Declaración de los Obispos, utilice mi nombre para defender la asignatura, silenciando mi actitud crítica ante el programa, a la vez que mi propuesta alternativa”, denuncia el teólogo.

 

El Gobierno tiene que aceptar sus límites y renunciar a cualquier intento de dominación ideológica, al que lo es y al que lo parece”, concluye.

 

Artículos relacionados:

 

Grupos gays y maestros laicistas se entrenan para la EpC mientras las familias objetan

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>