¿Es legal dar la píldora del día después a todo el que la pida?

La píldora del día después es abortiva porque impide la implantación del embrión (un ser humano) en el útero, como demuestra claramente esta informaci…

Forum Libertas

La píldora del día después es abortiva porque impide la implantación del embrión (un ser humano) en el útero, como demuestra claramente esta información que reproduce la agencia ACIPRENSA en un completo gráfico animado: http://www.aciprensa.com/vida/pildorads.swf. En España, se puede adquirir la pastilla con receta y con todas las facilidades en hospitales y centros médicos de varias comunidades autónomas (Cataluña, Andalucía, Baleares, Navarra, Extramadura y Asturias), después de que el Gobierno (por cierto, del Partido Popular y con Celia Villalobos como ministra de Sanidad) diese vía libre a su consumo en 2001. Teniendo en cuenta que el fármaco puede provocar un aborto, delito contemplado en el Código Penal, ¿es legal dárselo de manera normal y generalizada a todo el que la pida?

En todo caso, acogerse a la ley despenalizadora en vigor desde 1985, que establece tres supuestos (violación, malformaciones del feto y peligro para la salud física o psíquica de la embarazada), sería la única condición para suministrarla. Por mucho que se diga que esto sería muy difícil por falta de tiempo, al ser necesario tomar la píldora en las 72 horas posteriores a la relación sexual (con una efectividad del 95 por ciento en las primeras 24 y del 58 por ciento en el tercer día), el razonamiento no justifica que se ofrezca a todo el mundo. Lo único que estaría justificado es precisamente lo contrario: no comercializarla.

La Generalitat de Cataluña, además, acaba de introducir un nuevo elemento: la gratuidad sin receta a partir del 1 de octubre, progresivamente en todos los centros de asistencia primaria (CAP) y, más adelante, incluso en las farmacias. Dentro de un “plan para reducir los embarazos en adolescentes” (palabras pronunciadas por la consejera de Sanidad, Marina Geli), el Gobierno de Pasqual Maragall invertirá 500.000 euros anuales para poner al alcance de todos los catalanes un lote con dos comprimidos de la píldora del día después, un preservativo, un díptico informativo y una etiqueta adhesiva para evaluar el programa. Pero el ejecutivo autonómico no sólo ignora los claros indicios de ilegalidad que presenta la medida, sino que ni siquiera ha consultado sobre esta posibilidad. Sería necesario que las instancias judiciales independientes se pronunciasen sobre lo que significa legalmente que cualquier ciudadano pueda adquirir, gratis y sin receta, el fármaco abortivo.

Las reacciones a la iniciativa de la Generalitat coinciden a la hora de afirmar que dispensar la píldora sin ninguna restricción provocará un aumento de las solicitudes. Aunque la consejera Marina Geli reconoció el miércoles este punto, pero matizando que bajará a medio plazo, las críticas han salido incluso de voces nada sospechosas de ser contrarias al fármaco. Por ejemplo, el presidente de la Sección de Ginecólogos del Colegio de Médicos de Barcelona, Manuel Carreras, dijo este jueves 9 de septiembre que “no es adecuado ofrecer la pastilla gratuitamente porque es como quitar la responsabilidad a los que lo piden; sería mejor que la persona afectada contribuyese pagando algo, aunque fuese simbólico”. En la misma línea, el tocólogo calificó de peligrosa la decisión porque los solicitantes “pueden abusar de las facilidades que ahora les pone la Generalitat”.

Enlace relacionado

Hazte socio

También te puede gustar