¿Es posible la neutralidad?

Empieza una discusión sobre temas religiosos. Uno defiende que la Iglesia católica fue fundada por Cristo, otro exalta la religió…

Empieza una discusión sobre temas religiosos. Uno defiende que la Iglesia católica fue fundada por Cristo, otro exalta la religión islámica, un tercero defiende el agnosticismo. ¿Es posible ser neutrales en discusiones sobre temas religiosos, políticos, éticos y similares?

Una idea difundida en muchos ambientes no sólo considera que es posible la neutralidad, sino que aspira a ella como si se tratase de algo bueno, seguramente mejor que los puntos de vista contrapuestos. Por eso se habla de neutralidad en la enseñanza o de neutralidad en la prensa. En esa misma línea, Wikipedia ha adoptado, como uno de sus rasgos característicos, la búsqueda de elaborar los artículos desde un punto de vista neutral.

Volvemos a la pregunta: ¿es posible la neutralidad? A la hora de responder, se hace necesario alcanzar cierta comprensión de lo que signifique neutralidad. El Diccionario de la Real Academia define “neutral” como aquello que “no participa de ninguna de las opciones en conflicto”; neutralidad es el sustantivo derivado de neutral. La definición supone que hay un conflicto, una diferencia en puntos de vista, y que la persona (o el texto) neutral no apoya ni a unos ni a otros.

En realidad, querer ser neutrales significa adoptar el punto de vista de quien no acoge puntos de vista contrapuestos. En otras palabras, una persona que pretende ser neutral ante una discusión religiosa o de otro tipo, cree situarse en una postura de no alineación sobre las creencias de unos o de otros, cuando en realidad lo que hace es situarse en una perspectiva que también puede ser objeto de discusión.

De esta manera, quien presume de poseer un punto de vista neutral, como si no tuviera ninguna predisposición hacia quienes discuten sobre un tema, está colocándose en un punto de vista, precisamente el de quien cree no tener ningún punto de vista…

Estamos, así, ante una extraña paradoja, acompañada, normalmente, por otra idea más o menos implícita: suponer que quienes son neutrales están en una situación privilegiada a la hora de juzgar sobre los temas debatidos.

Tal suposición de superioridad muestra, nuevamente, que la idea de neutralidad es engañosa y se destruye a sí misma, pues quien piensa que entiende mejor un asunto por autoproclamarse neutral, incurre en una predisposición que lo acerca a posiciones de intolerancia respecto de los otros puntos de vista.

La neutralidad, por lo tanto, encierra una contradicción doble. Por un lado, adopta un punto de vista que supone no adoptar ningún punto de vista. Por otro, mientras una persona “neutral” supone tener una perspectiva mejor para afrontar un tema concreto, en realidad piensa y actúa con un prejuicio que le impide esa apertura mental que tanto ayuda a la hora de escuchar a unos o a otros.

Por eso, en vez de defender una y otra vez una idea de neutralidad imposible y paradójica, lo más honesto, ante cualquier tema difícil de nuestro mundo pluralista, consiste en tomar conciencia de cuáles son los puntos de vista que uno posee, presentarlos con sinceridad a los interlocutores, y buscar con ellos caminos para avanzar hacia esa meta que desea todo corazón humano: la verdad.

Hazte socio

También te puede gustar

One comment

  1. 1

    Este texto me ayudó mucho, yo comúnmente soy de intentar ser neutral porque considero injusto el atacar al otro por no ser igual que yo en discusiones e intento ver como lo ve él y comprenderlo o incluso aceptando varios rasgos que si considere correctos. Ahora que comprendo mi actitud creo que voy a intentar corregirlo 🙁

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>