Esopo habla al siglo XXI: El batanero y el carbonero

Una enseñanza actual con unos oficios del pasado. Eso es lo que nos muestra esta semana Esopo con su fábula El batanero y el carbonero. …

Una enseñanza actual con unos oficios del pasado. Eso es lo que nos muestra esta semana Esopo con su fábula El batanero y el carbonero. Ante la necesidad de comunicar y vivir en sociedad, el instruido sabe distinguir con quién, y con quién no, compartir su experiencia vital.

El batanero y el carbonero

“Un carbonero que hacía su trabajo en cierta casa

visitó a un batanero que trabajaba no muy lejos de él,

invitándole a trabajar en un mismo local,

pues de este modo, además de mayor amistad,

vivirían con menos gastos al usar solamente una casa.

Pero le respondió el batanero:

-Eso para mí es imposible, pues todo lo que yo blanqueara,

tú lo ennegrecerías de hollín al instante”.

Mi apreciado amigo Esopo: nos remontamos con tu fábula a oficios ya casi desaparecidos. En la era de la tecnología y la industria actual los bataneros manuales son del milenio pasado, y nuestro recuerdo del carbonero, las calefacciones de carbón y los motores de carbón pertenecen a los recuerdos infantiles. Sin embargo, tu enseñanza sigue siendo actual.

El ser humano siempre vive en sociedad, y busca juntarse, colaborar, compartir con las personas que tiene alrededor. No somos islas, pero también hemos de ser realistas: con algunas personas podemos compartir todo, convivir en perfecta armonía, y con otras la misma convivencia diaria puede convertirse en chispazos continuos. El hombre sabio es capaz de relacionarse con todos, pero sabe con quién puede compartir toda su vida, y con quién le conviene ser educado y respetuoso. A todos trata bien, pero con unos sintoniza y comparte más que con otros.

No debemos asociar actividades de naturalezas contradictorias.

Hazte socio

También te puede gustar