Esopo habla al siglo XXI: El gato y las ratas

Con El gato y las ratas Esopo nos regala otra fábula perfectamente válida para nuestros tiempos, en este caso dirigida a los jóve…

Forum Libertas

Con El gato y las ratas Esopo nos regala otra fábula perfectamente válida para nuestros tiempos, en este caso dirigida a los jóvenes. La prudencia, una cualidad que no abunda entre la juventud, les alerta sin embargo de los abundantes peligros del modo de vida actual.

 El gato y las ratas

“Había una casa invadida de ratas. Lo supo un gato y se fue a ella,

y poco a poco iba devorando las ratas.

Pero ellas, viendo que rápidamente eran cazadas,

decidieron guardarse en sus agujeros.

No pudiendo el gato alcanzarlas, ideó una trampa para que salieran. Trepó a lo alto de una viga, y colgado de ella se hizo el muerto.

Pero una de las ratas se asomó, lo vio y le dijo:

-¡Oye amiguito, aunque fueras un saco de harina,

no me acercaría a ti!”.

Mi apreciado amigo Esopo: nos deleitas con una lección de realismo ofrecida por un animal al que apreciamos poco, la rata. Esta rata debía ser joven, o mantener su espíritu muy joven, y por eso califica al gato de amiguito, con una mezcla de cariño e ironía. Pero su juventud no le impidió ver la claridad del peligro.

No es virtud muy común, sobre todo entre los jóvenes, esa prudencia para detectar el peligro, para no fiarse demasiado en que los problemas ya han desaparecido. Sin embargo, cuánto ayuda mirar dos veces antes de cantar victoria, contar hasta diez antes de responder lo que parece evidente, ya sea lanzarse tras una oferta (¿engañosa?) o dar una respuesta fuerte a quien parece que te ha ofendido.

Los malvados, cuando no pueden dañar a sus víctimas directamente, buscan un atrayente truco para lograrlo. Cuídate siempre de lo que te ofrecen como lindo y atrayente

Hazte socio

También te puede gustar