Esopo habla al siglo XXI: El lobo y el perro

La fábula de Esopo de esta semana, El lobo y el perro, nos acerca de alguna manera al problema del paro en España. También nos re…

La fábula de Esopo de esta semana, El lobo y el perro, nos acerca de alguna manera al problema del paro en España. También nos recuerda que vale más el duro trabajo en libertad que el placer en esclavitud, el tener claro nuestra propia dignidad en lugar de vendernos al mejor postor.

El lobo y el perro

Se encontró un lobo con un corpulento perro

sujeto por un collar, y le preguntó:

-¿Quién te ha encadenado y quién te ha alimentado de esa forma?

-Mi amo, el cazador- respondió el perro.

-¡Que los dioses nos libren a los lobos de semejante destino!

Prefiero morir de hambre a tener que cargar tan pesado collar”.

Mi querido amigo Esopo: En la fábula de hoy te has puesto un tanto radical; y más de algún trabajador de la mayor empresa española, con más del veinte por ciento de los trabajadores, creo que te acusaría de utópico idealista. Con lo difícil que es conseguir un empleo para el millón largo de familias que no reciben ninguna ayuda la tentación de hacer lo que sea por conseguir algún ingreso es grande y atractiva, aunque sea atarse un pesado collar.

Analizando un poco más a fondo el tema, sin embargo, creo que tienes mucha razón: el lobo, y mucho más los seres humanos (espero y supongo), preferimos una libertad digna, aunque con privaciones, que un collar dorado, aunque sea de oro puro, que nos quita lo más propio de nuestro ser. Nadie quiere ser esclavo, prisionero de los caprichos de un cazador, aunque a cambio recibamos abundante comida. Ahora bien, cuando esa esclavitud se refiere a depender de la corrupción de unos políticos o unos economistas, nuestros resortes cambian y llegamos a tragar lo que sea. Y como muestra, el ambiente que reina cada vez más entre los políticos.

Ojalá tuviésemos un poco más claro el amor sincero a la libertad, a nuestra propia dignidad, a no vendernos al mejor postor.

Vale más el duro trabajo en libertad que el placer en esclavitud.

Noticias relacionadas:

Esopo habla al siglo XXI: El lobo y el león

Esopo habla al siglo XXI: El lobo y el caballo

Esopo habla al siglo XXI: El lobo y la grulla

Esopo habla al siglo XXI: El lobo, la nana y el niño

Esopo habla al siglo XXI: El lobo y la cabra

Esopo habla al siglo XXI: El lobo y el cordero en el templo

Esopo habla al siglo XXI: El lobo orgulloso de su sombra, y el león

Esopo habla al siglo XXI: Los lobos y los carneros

Esopo habla al siglo XXI: Los lobos reconciliándose con los perros

Esopo habla al siglo XXI: Los lobos y los perros alistándose a luchar

Esopo habla al siglo XXI: El león, la zorra y el ratón

Esopo habla al siglo XXI: El león y el ciervo

Esopo habla al siglo XXI: El león y el asno presuntuoso

Esopo habla al siglo XXI: El león y el asno ingenuo

Esopo habla al siglo XXI: El león y el jabalí

Esopo habla al siglo XXI: El león y el delfín

Esopo habla al siglo XXI: El león apresado por el labrador

Esopo habla al siglo XXI: El buen rey león

Esopo habla al siglo XXI: El león y los tres bueyes

Esopo habla al siglo XXI: La rana gritona y el león

Esopo habla al siglo XXI: La rana que decía ser médico y la zorra

Esopo habla al siglo XXI: Las ranas y el pantano seco

Esopo habla al siglo XXI: La zorra y la leona

Esopo habla al siglo XXI: La zorra y la liebre

Esopo habla al siglo XXI: Las zorras, las águilas y las liebres

Esopo habla al siglo XXI: La zorra y el cuervo hambriento

Esopo habla al siglo XXI: La zorra y el cangrejo de mar

Esopo habla al siglo XXI: La zorra y el hombre labrador

Esopo habla al siglo XXI: La zorra y la careta vacía

Esopo habla al siglo XXI: La zorra que nunca había visto un león

Esopo habla al siglo XXI: La zorra y el mono discuten sobre su nobleza

Esopo habla al siglo XXI: La zorra y el perro

Esopo habla al siglo XXI: La zorra y la pantera

Esopo habla al siglo XXI. La zorra y el cocodrilo

Esopo habla al siglo XXI: La zorra y los racimos de uvas

Esopo habla al siglo XXI: La zorra y la serpiente

Esopo habla al siglo XXI: El asno, el gallo y el león

Esopo habla al siglo XXI: Las palomas, el milano y el halcón

Esopo habla al siglo XXI: La anciana y el recipiente de vino

Esopo habla al siglo XXI: Los dos recipientes

Esopo habla al siglo XXI: El joven pastor anunciando al lobo

Esopo habla al siglo XXI: El asno que cargaba una imagen

Esopo habla al siglo XXI: El lobo y los pastores cenando

Esopo habla al siglo XXI: El asno juguetón

Esopo habla al siglo XXI: Los ríos y el mar

Esopo habla al siglo XXI: El semidiós

Esopo habla al siglo XXI: El pastor y el mar

Esopo habla al siglo XXI: La viuda y su oveja

Esopo habla al siglo XXI: El águila y los gallos

Esopo habla al siglo XXI: El pastor y el joven lobo

Esopo habla al siglo XXI: El niño y los dulces

Esopo habla al siglo XXI: El asno y la zorra encuentran al león

Esopo habla al siglo XXI: La liebre y la tortuga

Esopo habla al siglo XXI: Zeus, los animales y los hombres

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>