Esopo habla al siglo XXI: El milano y la gaviota

Una nueva entrega de las fábulas de Esopo y una nueva lección para nuestros días. El milano y la gaviota deja claro que, si no so…

Forum Libertas

Una nueva entrega de las fábulas de Esopo y una nueva lección para nuestros días. El milano y la gaviota deja claro que, si no somos realistas en nuestros objetivos, podemos quedarnos en el camino.

El milano y la gaviota

“Tragó una gaviota un pez demasiado grande y le estalló la garganta, quedando muerta a la orilla de la playa. La vio un milano y dijo:

-Tienes tu merecido, porque sabiendo de tu capacidad,

abusaste de lo que te estaba permitido”.

Mi querido Esopo: Con el romanticismo que evocan las gaviotas, al pensar en un paseo marítimo junto al mar, nos presentas hoy una lección de crudo realismo: la imagen de un pobre animal con la garganta reventada. A veces nos creemos demasiado capaces, dueños del mundo y señores del progreso, y la misma naturaleza nos da una lección de realismo.

Pero nos puede pasar también en nuestros ideales personales. El primer paso para conseguir un objetivo es planteárselo de modo realista. De la noche a la mañana no conseguiré ser un profesional de primera línea, pero sí cumplir las funciones que hoy tengo asignadas. En un día no lograré convencer a las masas de mis ideales, pero sí puedo transmitir una buena idea a las personas que me rodean. Mañana no me levantaré con una generosidad plena y desinteresada, pero sí puedo ser generoso hoy, en este detalle con mi familia.

Si soñamos demasiado, corremos el riesgo de morir en el intento demasiado rápido y a mucha distancia de la meta.

Paso a paso se llega lejos, siempre con los pies en la tierra y sin bajar la mirada del cielo, del gran ideal.

Hazte socio

También te puede gustar