Esopo habla al siglo XXI: El pastor y el mar

Esopo nos advierte con esta nueva ‘fábula fabulosa’, El pastor y el mar, sobre los riesgos de generalizar conclusiones basán…

Esopo nos advierte con esta nueva ‘fábula fabulosa’, El pastor y el mar, sobre los riesgos de generalizar conclusiones basándonos en un solo suceso.

Así, trasladando su mensaje al día de hoy, podemos ver como, a pesar de que la experiencia y el sentido común avalan un tipo de familia, una persona inventa una ‘nueva familia’.

El pastor y el mar

“Un pastor que cuidaba su rebaño en las costas veía al mar muy calmado y suave, y planeaba con hacer un viaje de comercio.

Entonces vendió todo su rebaño y lo invirtió en un cargamento de dátiles, y se echó a la mar. Pero vino una fuerte tempestad, y estando en peligro de hundirse la nave, tiró por la borda toda la mercancía, y escasamente escapó con vida en la barca vacía.

No mucho tiempo después cuando alguien pasaba y observaba la ordenada calma del mar, él le interrumpía y le decía:

-De nuevo está el mar deseando dátiles y por eso luce calmado”.

Querido Esopo: ¡Qué mala suerte tuvo este pobre pastor! Le salió mal eso de cambiar las ovejas por las olas, y la lana por los dátiles. Claro, no conocía los problemas del cambio climático, y las tempestades que se forman.

Nosotros presumimos de conocerlos, aunque parece que se han roto los termómetros: hay calentamiento global, pero estos aparatos marcan bajo cero.

Dejando aparte el clima, el pobre pastor tuvo mala suerte, y además dio una ley general a partir de un solo caso. Tanta precisión científica, y luego nos olvidamos del paso de la hipótesis a la ley.

Un supuesto fallo de una persona de ciertas ideas crea una ley general, y una sucesión continua de actos de ciertos grupos jamás originarán una teoría del mismo valor.

Pienso, por ejemplo, en la familia, esa institución que ya vosotros defendíais tanto, como base para que se desarrolle la polis. La experiencia de muchas personas y muchos decenios, y la razón común, avalan un tipo de familia, pero una persona inventa una ‘nueva familia’.

Noticias relacionadas:

Esopo habla al siglo XXI: La viuda y su oveja

Esopo habla al siglo XXI: El águila y los gallos

Esopo habla al siglo XXI: El pastor y el joven lobo

Esopo habla al siglo XXI: El niño y los dulces

Esopo habla al siglo XXI: El asno y la zorra encuentran al león

Esopo habla al siglo XXI: La liebre y la tortuga

Esopo habla al siglo XXI: Zeus, los animales y los hombres

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>