Esopo habla al siglo XXI: El pescador y los peces pequeños y grandes

Esta semana Esopo nos recuerda con El pescador y los peces pequeños que, al igual que ocurre en la sociedad actual, la gente sencilla y trabaja…

Esta semana Esopo nos recuerda con El pescador y los peces pequeños que, al igual que ocurre en la sociedad actual, la gente sencilla y trabajadora, pasando desapercibida,es la que construye las grandes obras o saca a los países de los atolladeros económicos. Los grandes, los poderosos, pueden ayudar, aunque en ocasiones lo único que hacen es provocar escándalos financieros que perjudican al conjunto de la sociedad

El pescador y los peces pequeños y grandes

“Un pescador al tirar de la red sacó a tierra los peces grandes,

pero no a los pequeños que se le escaparon al mar

escurriéndose entre las mallas”.

Mi apreciado amigo Esopo: Parece que los recortes que tan de moda están en nuestros países también ha llegado al Olimpo heleno. O puede que te estés solidarizando con tus compatriotas griegos, que ven peligrar el euro, la economía y muchas cosas más. Ha salido a la luz uno de los datos más guardados: el elevado número de suicidios en tu península.

Nos ofreces una joya para la gente sencilla, pequeña, honrada, trabajadora; esos que yo llamo “don nadie”. Cuando llegan las redadas, los don nadie siguen haciendo su trabajo, y se salvan fácilmente de los grandes escándalos; es verdad, tampoco tienen motivo para acusarlos.

Parece que no hacen nada, como las hormiguitas, pero son quienes realmente construyen la sociedad, el tejido diario de este mundo que nos rodea. Poner un ladrillo, y luego otro, y luego otro… Nos puede parecer irrelevante, aburrido, pero es la base para construir una gran catedral, o un gran edificio, o una bella obra de arte.

Las personas de poca importancia pueden pasar desapercibidas sin problema, pero las de mucha fama no se escapan del juicio de sus semejantes

Hazte socio

También te puede gustar