Esopo habla al siglo XXI: La corneja fugitiva

Si trasladáramos la fábula de Esopo La corneja fugitiva a la actualidad, surgiría la pregunta de si hay tanta libertad como creem…

Si trasladáramos la fábula de Esopo La corneja fugitiva a la actualidad, surgiría la pregunta de si hay tanta libertad como creemos en este siglo XXI o más bien somos prisioneros, entre otras cosas, de muchas corrientes de pensamiento que quieren imponer sus tesis políticamente correctas.

La corneja fugitiva

“Un hombre cazó a una corneja,

le ató un hilo a una pata y se la entregó a su hijo.

Mas la corneja, no pudiendo resignarse

a vivir prisionera en aquel hogar,

aprovechó un instante de libertad en un descuido

para huir y tratar de volver a su nido.

Pero el hilo se le enredó en las ramas de un árbol y

el ave no pudo volar más, quedando apresada.

Viendo cercana su muerte, se dijo:

-¡Hecho está! Por no haber sabido soportar la esclavitud

entre los hombres, ahora me veo privada de la vida”.

Mi buen amigo Esopo: Fábula difícil de interpretar, la que nos ofreces en esta ocasión. El hombre es libre, ama la libertad, como esta corneja apresada y entregada como mascota. Pero, ¿dónde está la libertad verdadera?

Cada cierto tiempo los medios de comunicación nos traen a los titulares problemas de esclavitud que están presentes en nuestra sociedad de hoy: esclavitud y anonadamiento de la mujer en ciertos países islámicos, esclavitud de niños obligados a trabajar en países subdesarrollados, esclavitud de jovencitas inmigrantes en países desarrollados presas de redes de prostitución y tráfico de mujeres. ¿Hay tanta libertad como creemos en este siglo XXI?

Está además la esclavitud que nos viene de muchas corrientes de pensamiento, que pretenden imponer sus principios dictatoriales bajo capa de tolerancia y respeto, siempre y cuando se acepten sin discutir sus principios utilitaristas, materialistas y biologistas. Es una esclavitud más sibilina, menos evidente, pero igual de peligrosa.

¿Por qué, por ejemplo, defender los derechos de los inmigrantes islámicos y atacar tanto la cultura cristiana? ¿Por qué prohibir tanto el fumar y no acabar con una industria tan perjudicial para la salud, pero que tantos impuestos da a los gobernantes? ¿Por qué defender a ultranza la alianza de las civilizaciones y no respetar los derechos para los más débiles de nuestra civilización, los niños no nacidos, los enfermos, los pensionistas?

Cuanto mayores son los valores que se buscan, mayores son los riesgos y los peligros que hemos de vigilar

Noticias relacionadas:

Esopo habla al siglo XXI: La corneja con los cuervos

Esopo habla al siglo XXI: La corneja y el cuervo

Esopo habla al siglo XXI: El perro y la corneja

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>