Esopo habla al siglo XXI: La zorra y el perro

Con La zorra y el perro, Esopo nos plantea una cuestión de plena actualidad, y es que “al impreparado lo delatan sus actos”. &iexcl…

Con La zorra y el perro, Esopo nos plantea una cuestión de plena actualidad, y es que “al impreparado lo delatan sus actos”. ¡Cuatro millones y pico de parados, y el Estado prometiendo por enésima vez que las cosas mejorarán en breve!

Esta nueva ‘fábula fabulosa’ también sugiere preguntas: ¿Por qué siempre buscamos excusas, ‘echar balones fuera’, culpar a la situación internacional, a la crisis global?

La zorra y el perro

Penetró una zorra en un rebaño de corderos,

y arrimando a su pecho a un pequeño corderillo,

fingió acariciarle.

Llegó un perro de los que cuidaban el rebaño y le preguntó:

-¿Qué estás haciendo?

-Le acaricio y juego con él -contestó con cara de inocencia.

-¡Pues suéltalo enseguida, si no quieres

conocer mis mejores caricias!”

Mi querido amigo Esopo: Estamos ya en el mes de las flores y la vida; creo que en tus tierras helenas también tenéis flores y mucha vida este mes de la primavera. Llega el buen tiempo, el calor; todo es optimismo, y hasta la zorra quiere parecer un cariñoso y delicado animal con los corderitos. Entra en el rebaño, tal vez hasta con piel de oveja, y finge dar el pecho a un corderito. Mal disfraz debía llevar, el perro era muy listo, o ambas cosas juntas.

Se ve descubierta, y se describe como delicada y juguetona: estoy ayudando a este pobre corderito desempleado, le voy a dar un poco de comer, al modo del ciego de nuestro Lazarillo: tú coges una uva, y yo dos, dos pares o dos docenas. ¡Cuatro millones y pico de parados, y el Estado prometiendo por enésima vez que las cosas mejorarán en breve! Estoy acariciando, también podría decir, estos pobres amigos de cierta caja, a estos gobernantes autonómicos, que sufren mucho pero pueden gastar medio millón de euros en estudios inútiles que encargan a sus amigos.

¿Por qué siempre buscamos excusas, ‘echar balones fuera’, culpar a la situación internacional, a la crisis global? Es un mal vicio de los políticos, pero también de los empresarios, de los trabajadores, y de todo hijo de vecino.

Al impreparado lo delatan sus actos

Noticias relacionadas:

Esopo habla al siglo XXI: La zorra y la pantera

Esopo habla al siglo XXI. La zorra y el cocodrilo

Esopo habla al siglo XXI: La zorra y los racimos de uvas

Esopo habla al siglo XXI: La zorra y la serpiente

Esopo habla al siglo XXI: El asno, el gallo y el león

Esopo habla al siglo XXI: Las palomas, el milano y el halcón

Esopo habla al siglo XXI: La anciana y el recipiente de vino

Esopo habla al siglo XXI: Los dos recipientes

Esopo habla al siglo XXI: El joven pastor anunciando al lobo

Esopo habla al siglo XXI: El asno que cargaba una imagen

Esopo habla al siglo XXI: El lobo y los pastores cenando

Esopo habla al siglo XXI: El asno juguetón

Esopo habla al siglo XXI: Los ríos y el mar

Esopo habla al siglo XXI: El semidiós

Esopo habla al siglo XXI: El pastor y el mar

Esopo habla al siglo XXI: La viuda y su oveja

Esopo habla al siglo XXI: El águila y los gallos

Esopo habla al siglo XXI: El pastor y el joven lobo

Esopo habla al siglo XXI: El niño y los dulces

Esopo habla al siglo XXI: El asno y la zorra encuentran al león

Esopo habla al siglo XXI: La liebre y la tortuga

Esopo habla al siglo XXI: Zeus, los animales y los hombres

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>