España busca aliados para conservar los fondos de cohesión

El Gobierno español quiere impulsar una alianza de países europeos para no perder en el 2007 una parte, o la totalidad, de los fondos de cohesión que …

El Gobierno español quiere impulsar una alianza de países europeos para no perder en el 2007 una parte, o la totalidad, de los fondos de cohesión que actualmente percibe. La iniciativa pretende contrarrestar la propuesta de Alemania, Francia, Gran Bretaña, Holanda, Suecia y Austria de reducir a un 1 por ciento el actual 1,24 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) que la Unión Europea destina a sus presupuestos. Están en juego 11.000 millones de euros (algo más de 1,8 billones de las antiguas pesetas), que son las ayudas que actualmente recibe España de la UE. La gran paradoja política de todo este asunto es que los grandes “aliados” de José Luis Rodríguez Zapatero, el canciller alemán Gerhard Schröder y el presidente francés Jacques Chirac, lideran la lista de países que quieren limitar los fondos.

Lisboa y Atenas, además de Praga, Varsovia y Nicosia, entre otras capitales europeas recién incorporadas, están en el punto de mira del Gobierno socialista para completar una lista de más de una docena de países con los que Zapatero pretende constituir esa alianza, para intentar mantener las ayudas europeas. La pretensión del Ejecutivo español, si se materializa, podría ayudar a mantener los fondos de cohesión, una parte de los cuales se destina a zonas deprimidas en territorio español, como las de Andalucía, Extremadura, Asturias y Galicia, entre otras. La otra parte de las ayudas que percibe España va destinada a inversiones cualificadas, o sea, infraestructuras, como por ejemplo las del metro de Madrid y Barcelona.

Toma y daca 

El pasado 8 de noviembre, Zapatero desperdiciaba una oportunidad de oro para poder intentar convencer a Schröder de la necesidad que tiene España de mantener los fondos de cohesión más allá del 2007. En la XIX Cumbre Hispanoalemana que se celebró en León, los dos mandatarios hablaron de casi todo menos de las ayudas europeas. El tema más importante que deberá abordar la UE a lo largo del 2005, bajo presidencia luxemburguesa y británica, fue apartado de la agenda de conversaciones. El presidente del Gobierno español no supo jugar la carta a su favor de tantear un intercambio que podría haber resultado fructífero: apoyar a Alemania en la situación de ruptura del Pacto de Estabilidad que ha creado su actual déficit, a cambio del soporte de Schröder para conservar las ayudas.

¿Por qué no habrá fondos?

La razón principal por la que el Gobierno español podría dejar de recibir una parte o la totalidad de los fondos de cohesión de la UE tiene una relación directa con la ampliación de la Europa de los 15 (Alemania, Francia, Reino Unido, Italia, Irlanda, Austria, Bélgica, Holanda, Luxemburgo, Dinamarca, Suecia, Finlandia, Grecia, Portugal y España) a la de los 25 países. Con la incorporación de los nuevos socios (República Checa, Polonia, Hungría, Eslovaquia, Eslovenia, Estonia, Letonia, Lituania, Malta y Chipre), España ha pasado de ser un país “pobre” a ser un país que supera ese calificativo y se considerará rico, comparado con los países del Este que se han agregado. Con la incorporación de los 10 nuevos socios, la norma de la UE que establece que poseer una renta superior al 90 por ciento de la media comunitaria excluye a un país de las ayudas afectará directamente a España. 

Un último apunte sobre la situación creada al excluir a España de los fondos de cohesión hace referencia al crecimiento económico. España ha crecido un 2,6 por ciento y, sin las ayudas, es evidente que el crecimiento económico hubiera sido mucho menor.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>