España como geriátrico

Normal 0 21 false false false MicrosoftInternetExplorer4 /* Style Definitions */ table.MsoNormalTable {mso-style-name:”Tabla normal”;…

Forum Libertas

Los últimos datos del Eurostat, el sistema estadístico de la UE, no deja lugar a dudas. El envejecimiento de la población española será el más acentuado de toda la UE 27. Concretamente, en el 2060 casi uno de cada tres habitantes de España tendrá más de 65 años. Esto significa doblar el peso actual de este grupo de población. Si ahora los costes del envejecimiento ya nos parecen importantes, ya podemos imaginar lo que puede significar doblar el orden de los problemas. Pero no se trata sólo de eso. La población de más de 80 años, en la que abundarán las personas con dependencia, alcanzará a ser casi el 15% de la población, y en ellos el crecimiento todavía será mayor. Se multiplicará por tres la cifra actual.

Pero subrayemos el escenario. Se trata de una previsión a medio siglo vista. No resulta inalterable y podemos modificarla en una medida que se reduzca el impacto de este gran envejecimiento. Para situar la otra cara de la moneda, Irlanda en aquella fecha tendrá sólo el 22% de población mayor de 65 años y el 9% de más de 80. ¿Cuál es la diferencia entre ambos países? Es obvia, la tasa de natalidad, mucho más alta en Irlanda que en España. Y una segunda diferencia no menor, bien conocida, pero nunca ponderada por los poderes públicos y una buena parte de la sociedad. Se trata del aborto que en España supera ya uno de cada cinco nacimientos, mientras que en Irlanda está prohibido.

Una sociedad envejecida en unos términos tan acentuados será incapaz de mantener en pie una economía pujante. No sólo eso, seguramente que para evitar un declive abrumador tendrá que haber acudido a una inmigración que transmutará la faz de la sociedad española, y que procederá por lógica de los países más cercanos, con menos renta, y más jóvenes, es decir, del Magreb en primer término. No deja de causar perplejidad que, en los debates sobre la inmigración, y el afloramiento de intentos cada vez más evidentes de recortar los derechos personales de estas personas, nunca se sitúe en el centro lo que le corresponde por su importancia, el debate sobre la natalidad española que está en la raíz del proceso inmigratorio. Ellos han venido porque en aquel momento faltaba gente y va a volver a suceder en el futuro, mientras en España nazcan tan pocos niños.

Las respuestas a todos estos grandes problemas son conocidas, la cuestión de fondo es por qué ni tan si quiera se habla de ellas.

Hazte socio

También te puede gustar