España destruye mucho empleo, pero faltan por cubrir más de 200.000 puestos de trabajo

El presidente del Gobierno, José Luís Rodríguez Zapatero, pronunció por primera vez la palabra crisis en dos ocasiones para referirse a la situación e…

El presidente del Gobierno, José Luís Rodríguez Zapatero, pronunció por primera vez la palabra crisis en dos ocasiones para referirse a la situación económica en la entrevista que le hizo Antena 3 este martes, 8 de julio.

En esta crisis, como ustedes quieran que diga, hay gente que no va a pasar ninguna dificultad”, dijo en una de esas ocasiones. Pero, no parece que vayan a participar de su opinión el creciente número de personas que pasan a ingresar las filas del desempleo.

De hecho, España se ha convertido en uno de los países que destruye más empleos en Europa, con previsiones que apuntan incluso a un incremento de la tasa del paro por encima del 11% para finales de 2008 y hasta 2010.

Las predicciones de un grupo de 37 analistas económicos de las que se hacía eco el diario El Mundo el pasado 6 de julio, apuntan en esa dirección. De ellos, sólo nueve pronosticaban para diciembre de este año una tasa de paro por debajo del 10%.

De los pronósticos de estos expertos, la media se situaba en una tasa de paro del 10,75%, mientras ocho de ellos auguran un desempleo por encima del 11%.

Así, Goldman Sachs habla del 11,1%; Alberto Espelosin (Ibercaja Gestión), del 11,3%; Carlos Maravall (AFI), Diego Gómez (ESIC) y José Luís Martínez (Citigroup), del 11,5%; el analista Juan Ignacio Crespo, del 12,5%; Santander, del 13,4%; y el Banco Urquijo se atreve incluso con una previsión del 15,5%.

Déficit de personal

Sin embargo, contrasta con esta realidad el hecho de que en el mercado laboral español faltan por cubrir más de 200.000 puestos de trabajo en sectores tan demandados como el sanitario, operatividad tecnológica o redes energéticas.

En opinión de los expertos, este déficit de personal puede estar motivado bien por desconocimiento, por falta de formación o por ausencia de inversión.

Los empleadores buscan ávidamente expertos en tratamientos de residuos nucleares o gerontólogos, pero o no hay suficientes o no existe formación específica por parte de las entidades académicas españolas.

Según publica Gaceta.es, estas deficiencias están englobadas en los llamados Nuevos Yacimientos de Empleo (NYE), fuente generadora de puestos de trabajo, sobre todo, en el sector servicios.

No obstante, estos nichos del mercado laboral no han sido ocupados al ritmo esperado: si en 2000 se vaticinaba la creación de 100.000 empleos, hoy las necesidades elevan la cifra deficitaria por encima de los 200.000 de alta cualificación, con otras tantas vacantes que no precisan tan elevada formación.

Sólo con la Ley de Dependencia se prevé la creación de 300.000 puestos de trabajo de asistencia; pero la crisis puede cambiar las cosas. “Los empleos de servicios, fuertemente ligados a la renta, son los primeros que sufren ante cualquier desavenencia”, asegura Elvira González, directora del Centro de Estudios Económicos de la Fundación Tomillo.

Así, “hay familias que ahora contratan a alguien para el cuidado de personas dependientes; pero si uno de los miembros se queda en el paro, asumirá la asistencia por su cuenta y prescindirá de cualquier ayuda externa”, añade.

Por otro lado, parece difícil que las posibilidades de los nuevos yacimientos ayuden a los inmigrantes afectados por el parón de la construcción.

Según señala Julián Pérez, director de predicción de Ceprede, se han subestimado las complicaciones de recolocación, ya que “el reciclaje necesita un periodo de transición y formación que no se adquiere de la noche a la mañana”.

Hace falta inversión

Con la actual crisis, la cuestión clave es si la inversión pública apostará por las nuevas profesiones con necesidades confesas o, por contra, se arrastrarán sin remedio de forma que médicos, técnicos de renovables o de centrales nucleares formen parte del Catálogo de Ocupaciones de Difícil Cobertura del Inem.

Un problema al que se enfrentan los NYE es esa falta de inversión, una actitud que sorprende si se tiene en cuenta el potencial económico de estas estructuras laborales relacionadas con la gestión del agua o el desarrollo del sector energético.

Si la inversión privada no ha sido especialmente generosa en tiempos de bonanza, es poco probable que ante una coyuntura incierta se lancen ahora a realizar fuertes inversiones en esos nuevos sectores.

Los expertos ven la solución en la inversión pública y la colaboración entre administraciones capaz de dar el espaldarazo al tan traído y llevado cambio de modelo económico: más tecnología, I+D+i y personal altamente cualificado, sobre todo después de la creación del nuevo ministerio del ramo.

En cualquier caso, resulta paradójico que, ante la actual crisis económica, el mercado de trabajo pida incorporar tan alto número de trabajadores en puestos clave y quien debe facilitar esa incorporación, es decir las distintas administraciones del Estado, así como los centros de formación (Universidades, Formación Profesional, escuelas profesionales, etc.), se vean incapaces de satisfacer ese déficit.

Artículos relacionados:

Claves para salir de la crisis: urge mejorar la productividad y ser más competitivos

Más empleo y productividad, incompatibles para España; para los irlandeses, no

La productividad se hunde en España: La inmigración no ayuda a mejorarla

15.058 nuevos parados en España: primera vez que crece el desempleo en mayo desde 1996

Ranking de Competitividad Mundial 2008: España baja al puesto 33

El desempleo en España experimenta la mayor subida trimestral en 15 años

Prestigiosos ranking mundiales destapan las carencias de la economía española

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>