España, un funesto modelo laboral atípico

Los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística confirman que las empresas ajustan el número de trabajadores en épocas de recesión. Los salarios no van acompañados de la mejora de la productividad

Productividad

España es un mercado laboral muy distinto al del resto de la Unión Europea. Ha sido durante la crisis económica cuando ha mejorado la productividad laboral, escenario totalmente distinto a la mayoría de países europeos. Esto es debido a la política de las empresas de ajustar el número de trabajadores en épocas de recesión. Tras el estallido de la crisis la participación de los salarios en la renta ha ido disminuyendo, provocando la situación en la que las familias han dependan más de otros ingresos, como por ejemplo las pensiones, para poder llegar a final de mes.

En este panorama de la globalización, cada vez les es más fácil a las empresas deslocalizarse para poder obtener una mayor ventaja competitiva. Esto ha producido durante las últimas décadas en Europa una fuerte deslocalización de la industria hacia países más competitivos como el chino. Existen excepciones como el sector del automóvil en España, siendo el segundo productor de vehículos en la Unión Europea y teniendo 10 plantas de producción de las más productivas en Europa, tal como la afirma la consultora PricewaterhouseCoopers (PWC).

 

La productividad española a contracorriente

La productividad laboral en España no ha sido siempre el aspecto más positivo de todos (incluso entre 2003 y 2005 el crecimiento fue negativo. Pero ha sido con el inicio de la crisis cuando la productividad ha mejorado, tal como se puede observar en el gráfico. Esto no se debe en gran parte a una mejora del proceso de producción, sino al uso masivo del despido de trabajadores para poder soportar el embiste de la recesión. La rápida y mala opción del despido de trabajadores no es igual en el resto del mundo.

Productividad

Crecimiento PIB y de la productividad. Fuente: INE. Elaboración propia

Países como Alemania presentan una productividad pro-cíclica, esto es que durante períodos de crecimiento negativo la productividad cae. La razón de este fenómeno se encuentra en el Kurzarbeitesto no es más que en vez de recurrir al despido se le mantiene en la plantilla, pero pasando a trabajar con jornada reducida. Esto ha sido posible gracias a los aproximadamente 5000 millones de euros que los empresarios reunieron para dicha cofinanciación. De esta forma el trabajador le es mucho más fácil reincorporarse al mercado laboral. También se tiene que tener en cuenta que en el país germano existen dos despidos: el justificado y el injustificado. En el primer caso no está la empresa obligada a pagar la indemnización. En caso contrario, la indemnización se trata normalmente de la mitad de la mensualidad por año trabajado. Pero lo más diferenciador con el sistema español es que si el trabajador rechaza el trato y se declara judicialmente injustificado el despido, la empresa está obligada a readmitir al trabajador y abonarle los salarios atrasados.

La mayor protección sobre el empleado en Alemania es el gran causante del menor crecimiento de la productividad laboral respecto España.

 

¿Se premia la productividad?

Productividad

Fuente: INE y Ministerio de Empleo. Elaboración propia

Los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística muestran que el salario medio de los españoles ha tenido un comportamiento estable durante la recesión económica. Pero el consumo y la participación del salario en la renta (parte del salario en el total de los ingresos familiares) no ha hecho más que caer. Esto ha provocado que la situación económica de muchos ciudadanos sea crítica. La caída de la participación del salario en la renta deja entrever la importancia de las pensiones para gran parte de la población.

Mientras que la crisis devoraba el mercado, la productividad obtuvo una mejora sin precedentes, tal y como se observa en el gráfico adjunto. Esta mejora de la productividad se encuentra en la reducción de trabajadores en las empresas. El problema es que la mejora en la productividad no se ha trasladado en unos salarios más altos. En el último gráfico aparece la evolución del crecimiento de los salarios reales (un mejor indicador de la capacidad de adquisición) tomando como base el año 2008.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>