España, sin cementerios nucleares y sin respuesta clara al problema de los residuos

El accidente de la central nuclear de Fukushima, como consecuencia del terremoto y posterior tsunami que devastaron la costa nordeste de Japón …

El accidente de la central nuclear de Fukushima, como consecuencia del terremoto y posterior tsunami que devastaron la costa nordeste de Japón el pasado 13 de marzo, ha destapado el problema del almacenamiento nuclear y del riesgo que representa la presencia de residuos nucleares dentro de la propia central.

El ejemplo de Japón constata que esa presencia agrava el impacto del accidente nuclear, incrementa el peligro de fuga radioactiva y dificulta en gran medida los trabajos de reparación.

Así lo han manifestado los representantes de la Asociación de Municipios en Áreas de Centrales Nucleares (AMAC) del Estado español, que advierten de que Fukushima “ha demostrado que tener el combustible gastado en las piscinas (almacenes internos cubiertos de agua con boro) de las centrales es un problema añadido”.

La AMAC se reunió a finales del pasado mes de marzo en Madrid con una delegación del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) para analizar la situación de las centrales nucleares en España, tras el desastre de Fukushima.

España, sin cementerios nucleares

Los alcaldes pidieron la colaboración del CSN para conseguir que se empiece a construir en España el almacén temporal centralizado de residuos nucleares de alta actividad, lo que se conoce también como cementerio nuclear.

Cabe recordar que actualmente en España no existe ningún cementerio nuclear, por lo que los residuos se almacenan en un edificio anexo al del reactor, salvo el caso de la central de Trillo, donde se guardan dentro del propio edificio del reactor.

En cualquier caso, guardar los residuos nucleares en la propia planta aumenta el riesgo en caso de accidente en una central nuclear, y el peligro existe también cuando se almacenan en el edificio anexo.

“El almacén centralizado recogería el combustible gastado de forma más segura, porque permitiría tener estos residuos lejos de los reactores y su conservación no necesitaría ninguna refrigeración externa, dos de los problemas con que se están encontrando en Fukushima”, argumentó tras la reunión Maríà Vila d’Abascal, gerente del AMAC.

Piscinas al borde de la saturación

Otro problema añadido es el de la saturación de combustible gastado en las piscinas. En el caso de España, tiene un volumen global de 3.998 toneladas de combustible gastado que se conserva en las piscinas de las centrales nucleares del Estado.

Concretamente, en la central de Trillo (Guadalajara), la piscina está saturada desde 2002, y el combustible almacenado es de 423 toneladas.

Por su parte, Ascó I y Ascó II, en Ascó (Tarragona), acumulaban con fecha 31 de diciembre 510 y 471 toneladas de combustible gastado, y la saturación de sus piscinas está prevista para 2013 y 2014 respectivamente.

La central de Cofrens, en Cofrens (Valencia), la que acumula un volumen más grande de residuos en su interior (645 toneladas), tiene prevista la saturación de su piscina para 2021.

Vandellós II, en Hospitalet de l’Infant (Tarragona), tiene un volumen de 421 toneladas y la saturación se prevé para 2022.

La central José Cabrera, en Almonacid de Zorita (Guadalajara), acumula 100 toneladas y la piscina está en un proceso de desmantelamiento y traspaso a un Almacén Transitorio Individual (ATI)

La de Almaraz I y II, en Navalmoral de la Mata (Cáceres), acumula 558 y 525 toneladas de combustible y su saturación se prevé para 2021 y 2011 respectivamente.

Por último, la de Santa María de Garoña (Burgos), tiene almacenadas 345 toneladas de combustible y de momento se considera que tiene una capacidad suficiente.

El dilema de Cataluña

El problema del almacenamiento de combustible nuclear gastado es especialmente preocupante en Cataluña. Un aspecto importante es la proximidad de las centrales de Ascó I y II, y de Vandellós, a las áreas metropolitanas de Tarragona y Reus, sin dejar al margen la proximidad menor en distancia pero significativa de Barcelona.

También lo es el hecho de que tengan los almacenes de combustible al lado de la central y que la saturación de las dos primeras esté prevista a dos y tres años vista.

Además, dado que el Parlamento acordó que no haya cementerios nucleares en Cataluña, en esta comunidad dependen de lo que se haga en el resto de España.

Otra pregunta que se podría hacer en este caso es que dentro de la larga lista de cuestiones que plantea la independencia hay dos que no se han formulado: qué se haría con las centrales nucleares y que se haría con los residuos de estas centrales. ¿Se pondría en marcha un tren nuclear para enviarlas a España, o a Francia, como hacen los alemanes? Son preguntas para las que un país maduro debe tener respuestas.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>