España, ¿sin salida?

El progresivo envejecimiento de la población en España, combinado con las bajas tasas de natalidad, entre las peores del mundo, dibuja u…

El progresivo envejecimiento de la población en España, combinado con las bajas tasas de natalidad, entre las peores del mundo, dibuja un escenario preocupante para la próxima década. De hecho, es uno de los países con más problemas demográficos mientras, al mismo tiempo, castiga fiscalmente a las familias numerosas.

Si a ello se suma el progresivo incremento de la edad media de maternidad; que en 2018 habrá más defunciones que nacimientos; que dentro de siete años el saldo migratorio mostrará 1,3 millones de inmigrantes menos; y que en 2022 por cada persona inactiva habrá solo 1,66 en edad de trabajar, solo cabe preguntarse si hay salida para España y quién y cómo resolverá la situación.

Estas son las cuestiones que planteaba ya en noviembre de 2012 un estudio elaborado por el Instituto Nacional de Estadística (INE), ‘Proyecciones de población 2012’, donde se concluía, entre otras cosas, que “las tendencias demográficas actuales llevarían a España a perder una décima parte de su población en 40 años”.

La caída de la natalidad

Una primera cuestión que planteaba ese estudio es el insuficiente número medio de hijos por mujer que, de aquí al 2050, no conseguirá en ningún momento alcanzar la tasa de reposición necesaria para mantener el equilibrio, es decir de 2,1 hijos por mujer en edad fértil.

Como se puede observar en la siguiente tabla, reproducida a partir del estudio del INE, mientras en 2001 el número de hijos por mujer era de 1,24 y tan solo había aumentado a 1,36 en 2011. La proyección para los próximos años es la siguiente: 2021 (1,47 hijos por mujer); 2031 (1,51); 2041 (1,53); 2051 (1,56).

Además, paralelamente, como se ve en la misma tabla, la edad media de maternidad en la mujer va en aumento. Si en 2001 era de 30,76 años, y pasó a 31,43 en 2011, las previsiones son de que descienda ligeramente en 2021 (31,30) y siga aumentando hasta 2051: en 2031, 31,40; en 2041, 31,47, y en 2051, 31,52.

Lógicamente, cuanto más aumenta la edad para tener el primer hijo, más difícil se hace ir a buscar el segundo, sobre todo si se han sobrepasado los 30 años.

Más defunciones que nacimientos

Otra cuestión que preocupa en el estudio son las previsiones de la relación entre nacimientos y defunciones. “De mantenerse los ritmos actuales de reducción de la incidencia de la mortalidad por edad sobre la población de España, la esperanza de vida al nacimiento alcanzaría los 86,9 años en los varones y los 90,7 años en las mujeres en 2051”, dice el informe.

Esto se traduce en una estructura demográfica cada vez más envejecida que “produciría un continuo crecimiento del número anual de defunciones”, añade. Así, en los próximos 40 años morirían en España unos 17,9 millones de personas, un 34% más que en los últimos 40”.

“Con todo ello, el saldo entre nacimientos y defunciones entraría en una dinámica continuamente decreciente. De hecho, estos resulta dos nos ofrecen una perspectiva de crecimiento natural negativo desde 2018, lo cual aceleraría el declive poblacional”, advierte el INE.

Así se puede observar en este gráfico, también extraído del estudio, donde se muestra la evolución previsible por el INE para los próximos 36 años, y que no augura nada bueno para ese 2050. Los datos se corresponden con las “Estadísticas del Movimiento Natural de Población” del Instituto.

Saldo migratorio negativo

Otro de los factores que inciden en la demografía en España es el saldo migratorio, es decir la diferencia entre los inmigrantes y emigrantes, que ya muestra cifras negativas desde 2012 y seguirá así, previsiblemente, hasta el período 2032-2051, en que ya se observará un crecimiento en positivo.

Así, como se ve en esta otra tabla, entre 2012 y 2021 el saldo migratorio en negativo será de algo más de 1,3 millones, a los que habrá que sumar otro casi medio millón entre 2022 y 2031. Esto equivale a decir que España habrá perdido más de 1,8 millones de inmigrantes para 2031.

¿Quién trabajará en el futuro?

A continuación, el estudio del INE plantea quizá el problema más acuciante en España para un futuro próximo: ¿cómo se mantendrá el equilibrio en la relación entre activos en edad de trabajar y las personas potencialmente inactivas? ¿Quién trabajará para mantener las pensiones?

Para dilucidar esta cuestión, el INE advierte del “continuo proceso de envejecimiento al que se enfrenta nuestra estructura demográfica, que se ve acelerado por el descenso de la natalidad y los saldos migratorios negativos”.

Y aporta datos: “los mayores crecimientos de población se concentrarían en las edades avanzadas. Concretamente, en 2052 el grupo de edad de mayores de 64 años se incrementaría en 7,2 millones de personas (un 89%) y pasaría a constituir el 37% de la población total de España”. Esto equivale a decir que casi el 40% de la población española tendrá en 2052 más de 64 años.

A continuación, para ilustrar de forma más clara el problema que se avecina, se pueden observar en esta nueva tabla las tasas de dependencia entre 2012 y 2052, es decir el porcentaje total de personas mayores de 64 años y los menores de 16 años.

Se puede ver que en 2012 la tasa de dependencia era del 50,39%. Y “si las tendencias y comportamientos demográficos actuales se mantuvieran en un futuro, en 2022 la tasa de dependencia se elevaría hasta el 58%. Es decir, por cada 10 personas en edad de trabajar, en 2022 habría en España casi seis potencialmente inactivas”.

Si nos vamos al 2032, la tasa será del 67,79% y “en 40 años, dicha tasa de dependencia se elevaría casi al 100%, lo que quiere decir que por cada persona en edad de trabajar prácticamente habría otra que no estaría en edad de hacerlo”, sentencia el informe del INE.

Para hacernos una idea de la gravedad de este problema, hay que recordar que antes de la crisis había 11,5 personas con trabajo por cada una que estaba desempleada, mientras que actualmente por cada parado solo hay 2,8 personas trabajando, según la última Encuesta de Población Activa (EPA).

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>