España, uno de los países con más problemas demográficos castiga fiscalmente a las familias numerosas

La Federación Española de Familias Numerosas (FEFN) ha pedido al Gobierno que aproveche la Reforma del IRPF para acabar con la discrimin…

La Federación Española de Familias Numerosas (FEFN) ha pedido al Gobierno que aproveche la Reforma del IRPF para acabar con la discriminación fiscal que sufren en España las familias con hijos, que han tenido que enfrentarse a la crisis económica sometidas a una fuerte presión de impuestos directos e indirectos.

La FEFN recuerda al Gobierno que en los últimos años las familias han afrontado subidas en bienes de primera necesidad y suministros básicos como la electricidad, en un contexto económico caracterizado por recortes salariales en algunos sectores y una tasa elevada de desempleo, que sigue afectando a millones de hogares. Junto a ello, la organización recuerda que "hemos visto repetidas subidas del IVA y un trato fiscal a las familias con hijos tremendamente injusto en relación a lo que aportan y lo que reciben a cambio", señala la presidenta de la FEFN, Eva Holgado. Precisamente hace unos días, un informe realizado por la ONG Oxfam Intermon ponía de manifiesto esta paradoja, al revelar que las familias aportan el 90% de la recaudación total y las empresas sólo el 10% restante.

Para la Federación Española de Familias Numerosas, la reforma fiscal que se aprobará el día 13 es la oportunidad del Ejecutivo para cambiar esta situación y para demostrar de verdad que la familia será el centro de una nueva política fiscal, como lleva semanas anunciando. En este sentido, la FEFN destaca la necesidad de que haya medidas de protección que sean equitativas, en función del número de hijos, porque el capital humano que aportan las familias, en especial las numerosas, es básico para cualquier sociedad. "Somos conscientes de que hemos tenido unos años difíciles en los que ha habido que asumir recortes en algunas áreas para poder lograr la recuperación económica y superar esta larga crisis, pero no se puede seguir apretando a las familias por diversos frentes, cuando son las que más contribuyen a dinamizar la economía; son las que más consumen y las que pueden aportar capital humano y conseguir el relevo de población que es imprescindible a medio plazo para garantizar el mantenimiento de nuestro sistema de bienestar", explica Eva Holgado.

La FEFN, que en el mes de enero se reunió con el ministro Montoro para hacerle llegar la realidad y necesidades de las familias numerosas en materia fiscal, pide en concreto un incremento de los mínimos personales y familiares y una vuelta al sistema de deducción en la base imponible, reforzando así el concepto de "renta disponible" como criterio mucho más justo para valorar la capacidad económica de un contribuyente y la tributación que le corresponde de acuerdo a sus cargas familiares. El ministro mostró una disposición favorable a estas demandas, que, según comentó en aquel momento, podrían introducirse progresivamente, en función de las posibilidades presupuestarias.

La crisis demográfica española

Las políticas económicas que perjudican a las familias precisamente las han hecho sucesivamente gobiernos que representan a un país con una de las peores tasas de natalidad del mundo y que vive sumido en una grave crisis demográfica.

Un reportaje del diario El País del 3 de mayo explicaba que España envejece mientras pierde población a un ritmo que rompe estadísticas en un contexto de aguda crisis económica. Según el diario, en tres años habrá más fallecimientos que nacimientos (lo cual solo ha sucedido en la Guerra Civil y la pandemia de gripe de 1918).

No es este el único hito demográfico sobre el que ha advertido el Instituto Nacional de Estadística (INE). El avance del padrón a fecha de enero de 2014 muestra la mayor caída de población extranjera en un año: 545.980 (el 9,9%). En parte por quienes han adquirido la nacionalidad española, pero sobre todo por los que se han visto obligados a marchar por la crisis, una tendencia que ha marcado el retroceso de población de los últimos dos años, que la ha dejado en 46,7 millones. Y que, según los últimos cálculos estadísticos del INE a largo plazo, apuntan a una pérdida de 4,6 millones hasta 2051 para caer por debajo de los 42 millones de habitantes.

La evolución de la población de un país responde a los nacimientos (que suman habitantes) menos las muertes (que restan) y el saldo migratorio (que suma o resta). Los mayores cambios en el perfil demográfico de España de los últimos años han llegado de la mano de estos últimos movimientos demográficos, el factor más imprevisible de todos ellos, ya que está ligados a los vaivenes económicos (igualmente impredecibles).

Las tendencias de mortalidad y natalidad son bastante más rígidas. Las mejoras en las condiciones de vida y en la medicina han tenido un impacto que se ha traducido en una mayor expectativa de vida. Pero a pesar de la pérdida de población y la mayor longevidad, el número de defunciones seguirá creciendo por el envejecimiento poblacional.

A este respecto, hay poco que hacer. Aunque quizás no en el tercer factor de la ecuación: la natalidad. Es cierto que España sigue la tendencia de los países desarrollados de bajas tasas de nacimientos. Pero hay países de nuestro entorno que mantienen cifras de hijos por mujer superiores a las españolas. La media en España fue de 1,37 hijos en 2010, a la cola de Europa frente a los 2,2 de Islandia, o los dos hijos de las francesas, suecas, británicas, noruegas. Para encontrar tasas similares en España hay que retroceder a 1981, cuando la media por mujer fue de 2,03 hijos.

El aborto, motivo de crisis demográfica

A estos datos hay que añadirle la crisis de natalidad que acentúan las políticas proabortistas. El aborto es legal en España desde julio de 2010, antes estaba despenalizado en los supuestos de violación, malformación del feto y riesgo psíquico o físico para la madre. A pesar de ello, en la práctica se acudía al aborto como si fuera legal gracias al coladero que constituía el supuesto de riesgo psicológico del embarazo.

Por ello las cifras del aborto muestran una realidad incuestionable: por culpa del aborto han dejado de nacer en España en el año 2008 115.812 bebés que fueron abortados, en el 2009 111.482, en 2010 113.03125, en 2011 118.35936 y en 2012 112.39025, último año del que se tienen cifras oficiales. En total, en España han dejado de nacer desde la despenalización del aborto 1.804.848 bebés que estarían atenuando la rampante crisis demográfica española. Más allá de consideraciones éticas, el aborto es el principal motor de despoblación de España, y la alta fiscalidad para las familias su peor incentivo.

Hazte socio

También te puede gustar

One comment

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>