España y los fondos de cohesión: “La defensa del actual nivel de ayudas es una causa perdida”

Mientras se intensifican las conversaciones entre los diferentes países de la Unión Europea afectados por el conflicto de intereses que ha despertado …

Mientras se intensifican las conversaciones entre los diferentes países de la Unión Europea afectados por el conflicto de intereses que ha despertado la incorporación de los nuevos socios, con respecto a los fondos de cohesión, España intenta encontrar aliados para sus reivindicaciones y los Veinticinco analizan el futuro de las ayudas. Dos expertos en el tema plantean algunas hipótesis sobre la situación de España a partir de 2006, consideran que la defensa del actual sistema de ayudas por parte del Gobierno “es una causa perdida” y sugieren que la posición del Ejecutivo español “tendrá que contemplar una mezcla de pragmatismo, reivindicación y visión de futuro”.

Simón Sosvilla Rivero y José A. Herce, investigador y director respectivamente de la FEDEA y profesores titulares de Economía en la Universidad Complutense de Madrid, analizan en un artículo publicado en el diario EL PAÍS, el pasado 8 de febrero, las perspectivas de España ante el nuevo panorama que se abrirá a partir de 2006 con respecto a los fondos de cohesión.

Causa perdida

En su artículo España, ante el futuro de la política de cohesión comunitaria, los autores consideran que, por parte del Gobierno español, “la defensa del actual nivel de ayudas estructurales y de cohesión es una causa perdida que, sin embargo, parece tener muchos abogados a los que convendría recordar que algunas ayudas desaparecen porque ya han cumplido su objetivo”.

De hecho, las ayudas comunitarias han contribuido a la convergencia real de nuestro país con la media europea en casi 6 de los 15 puntos en los que ha avanzado el PIB por habitante desde 1989 hasta hoy. Las ayudas recibidas entre ese año y 2006 han sido casi de 100 millardos de euros (1 millardo: mil millones) a precios de 1999, lo que ha favorecido la posibilidad de mantener la tasa de crecimiento real del PIB 0,4 puntos por encima de lo que hubiese dado sin estas ayudas. Además, las ayudas comunitarias han contribuido a crear o mantener alrededor de 300.000 puestos de trabajo por término medio en ese período. 

Zonas afectadas

Las perspectivas financieras, tras la ampliación, contemplan una lógica y significativa disminución de las ayudas. La propuesta de la Comisión Europea, de marzo de 2004, puede implicar el paso de los 60,2 millardos de euros de la Agenda 2000, para 2000-2006, a unos 36,3 millardos de euros. España perdería el Fondo de Cohesión, unos 12,4 millardos de euros en 2000-2006. Al mismo tiempo, Castilla y León, Canarias y Valencia dejarían de percibir las ayudas a causa de su convergencia natural, unos 13,2 millardos, aunque recibirían 4,6 millardos en concepto de ayudas transitorias hasta 2013. Asturias, Murcia, Castilla-La Mancha y Ceuta y Melilla perderían alrededor de 7,1 millardos de euros por la convergencia estadística o ampliación, aunque recibirían 4,7 millardos en concepto también de ayudas transitorias hasta 2013. Por su parte, Cantabria dejaría de percibir las ayudas transitorias a las que tiene derecho hasta 2006, debido a su convergencia natural antes de 2000, con lo que sólo seguirán siendo regiones del Objetivo 1 Andalucía, Extremadura y, con suerte, Galicia.

Cabe destacar que, según los dos expertos, la propuesta de la Comisión puede calificarse de “generosa”, con lo que nos encontramos ante un escenario optimista que podría ser objeto de recortes.

Posibles efectos

Los efectos de estos planteamientos sobre la convergencia real de España con la media europea ponen de manifiesto que, con las actuales perspectivas financieras, se produciría una pérdida de unos 2 puntos porcentuales, aunque no sería un impedimento para que la convergencia real de la economía española siguiese avanzando si mantiene el dinamismo actual.

Con un escenario menos favorable, que podría ser el de la ausencia de las ayudas transitorias previstas, las ayudas totales podrían disminuir hasta los 27 millardos de euros de 2004, un 45 por ciento de los importes de la Agenda 2000, lo que restaría 1,5 puntos adicionales a la convergencia real de la economía española. Tal como sugieren los autores del artículo, las perspectivas de futuro no son, pues, muy halagüeñas que digamos. Y no cabe echarle toda la culpa a los nuevos socios.

Los nuevos miembros, al margen

Según Sosvilla y Herce, “España no pierde las ayudas porque se las arrebaten los nuevos miembros. Pierde una buena parte de ellas porque las que han disfrutado en el pasado algunas de sus regiones han surtido sus efectos de convergencia y ya no son aplicables a aquéllas”. Obviamente, también deja de percibir parte de las ayudas debido al efecto estadístico que provoca la ampliación, pero hay que considerarlo como “un caso genuino de cohesión y solidaridad con los nuevos miembros, mucho más pobres”.

Estrategia negociadora

Las conclusiones de los dos profesores de Economía apuntan a que la estrategia de España en el proceso negociador con la UE “tendrá que contemplar una mezcla de pragmatismo, reivindicación y visión de futuro nada fácil de lograr sin un debate amplio y crítico sobre la experiencia en esta materia hasta la fecha y las alternativas a los posibles resultados de las negociaciones a lo largo del año 2005”.

Los objetivos han de encaminarse hacia el mantenimiento de las ayudas en las tres regiones que continuarán siendo Objetivo 1 y la obtención de ayudas transitorias, especialmente para las que han sufrido el efecto estadístico. De lo que no cabe duda es de que, a la vista de “las incertidumbres que pesan sobre las ayudas de los restantes objetivos y del Fondo de Cohesión, de las que se beneficiarán también las demás regiones”, los negociadores españoles tendrán que afinar su estrategia.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>