¡Esta vez sí! Liberan a la cristiana Meriam Ibrahim, condenada a muerte por apostasía en Sudán

Christian Solidarity Worldwide (CSW) y la agencia oficial de noticias de Sudán (SUNA) han confirmado que el Tribunal de Apelación de Jar…

Christian Solidarity Worldwide (CSW) y la agencia oficial de noticias de Sudán (SUNA) han confirmado que el Tribunal de Apelación de Jartum, que revisaba el caso de Meriam Ibrahim, la mujer cristiana de Sudán condenada el 11 de mayo a 100 latigazos por adulterio, al no reconocer su matrimonio cristiano, y a morir ahorcada por ser cristiana (“apostasía del islam”) ha anulado el veredicto original.

Al mismo tiempo, ordenó su inmediata puesta en libertad, reconociendo como legítimo su matrimonio y declarándola inocente de todos los cargos, según informa también la cadena de noticias CNN, mientras The África Times añade que el abogado de Meriam ha confirmado que ella ya está camino de casa.

A pesar de ello, los miembros del equipo jurídico actual de Meriam Ibrahim han recibido amenazas de muerte de los extremistas que continúan considerando su actuación como "anti islámica".

“Sentencias injustas, inhumanas”

“Estamos encantados de saber que la señora Ibrahim y sus hijos han sido liberados y que las sentencias injustas, inhumanas e injustificados han sido anuladas. Sin embargo, seguimos consternados por las amenazas y la incitación al odio que ha salido al aire, aparentemente sin obstáculos en contra de la señora Ibrahim y sus abogados”, declaraba Mervyn Thomas, presidente ejecutivo de CSW.

“Instamos a la comunidad internacional a pedir a las autoridades sudanesas que cuiden la seguridad de Meriam y la de sus abogados. El derecho a la libertad de religión o de creencias está garantizada tanto por las leyes internacionales como por las de Sudán; y por ello las autoridades sudanesas tienen la obligación de garantizar la protección de cualquier ciudadano que desee ejercer o defender este derecho”, añadía.

En ese sentido, una fuente muy próxima a la familia ha asegurado que “el marido ha solicitado asilo en Estados Unidos para su esposa y sus dos hijos, porque incluso libre correría peligro si la familia se queda en Sudán; algún integrista podría atacarles”, según informaba este martes, 24 de junio, el diario La Vanguardia.

Cabe recordar que Meriam está casada con el católico estadounidense Daniel Bizensio Wani, de origen sudanés, pero la charia no reconoce este matrimonio, motivo por el cual la condenaron a muerte por adúltera.

Firme en su fe en Jesús

Según la información recibida por CSW, todo este tiempo Ibrahim ha estado recibiendo en la cárcel la visita de un erudito islámico que le leía continuamente el Corán con el fin de ayudarla a "retornar" a la fe islámica.

A pesar de ello, Meriam Ibrahim ha permanecido firme en su fe en Jesús durante su permanencia en la prisión de mujeres de Omdurman, junto con sus dos hijos pequeños, la menor de ellos nacida en la propia prisión mientras permanecía encarcelada y sujeta por cadenas.

El 4 de marzo Meriam Ibrahim fue acusada de adulterio y la apostasía en los artículos 146 y 126 del Código Penal de Sudán, respectivamente, después de que presuntos miembros de su familia, a quien nunca había conocido, informaran a las autoridades sudanesas de su matrimonio con Daniel.

El Tribunal de Orden Público en El Haj Yousif Jartum, presidido por el juez Abbas Khalifa, le dio tres días para renunciar a su fe, y fue visitada por los eruditos islámicos que intentaron presionarla para que el regreso a “la fe de sus padres” (su madre la educó como cristiana, y su padre musulmán les abandonó al poco de nacer). Su sentencia fue confirmada el 15 de mayo, después de que Ibrahim se negase a renunciar a su fe.

Ibrahim fue criada como una cristiana por su madre ortodoxa etíope después de que su padre musulmán sudanés abandonó a la familia cuando ella tenía 6 años de edad. Ella testificó de su fe cristiana de toda la vida en la corte el 4 de marzo, y Morning Star News informó que los testigos que trataban de dar testimonio de su adhesión permanente al cristianismo fueron bloqueados para que no prestasen declaración ante el tribunal.

Los presuntos miembros de la familia son sospechosos de querer quedarse con las empresas de la pareja, que incluyen una peluquería de caballeros y otras agrícolas.

Hazte socio

También te puede gustar