Estatuto catalán: Otro acercamiento entre Maragall y Mas hace renacer la confianza en el acuerdo

El debate sobre el proyecto de nuevo Estatuto en el Parlamento catalán está más cerca y, por tanto, los contactos oficiales y discretos se intensifica…

Forum Libertas

El debate sobre el proyecto de nuevo Estatuto en el Parlamento catalán está más cerca y, por tanto, los contactos oficiales y discretos se intensifican estos días pensando en esa cita decisiva antes de que el texto sea remitido a las Cortes españolas, siempre (claro está) que sea aprobado por un mínimo de dos tercios en la cámara autonómica. Este jueves pasado, la actividad política en busca del consenso estuvo marcada por un nuevo acercamiento entre el presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, y el líder de Convergència i Unió, Artur Mas, principal responsable de la oposición. Una conversación telefónica, según fuentes de la federación nacionalista recogidas por los diarios LA VANGUARDIA y EL PAÍS, sirvió para que Maragall se comprometiese a asumir un sistema de financiación basado en la propuesta convergente, que es muy similar al concierto económico, y ello a pesar de las discrepancias mostradas en los últimos días por varios dirigentes socialistas catalanes. A cambio, el presidente exige mayor flexibilidad en sus adversarios.

 

Según todas las hipótesis, ambos dirigentes habrían ultimado un pacto que permita aprobar el Estatuto esta próxima semana en el pleno. Mas pretende arrancar de Maragall un compromiso para no adelantar las elecciones después de la luz verde al texto y, además, que el presidente no modifique el sistema electoral actualmente vigente en Cataluña. EL PAÍS añade, en su información, que Maragall reclamaría al líder nacionalista que sólo una mayoría cualificada de dos tercios en la cámara autonómica pueda retirar el texto de las Cortes en caso de que los diputados recortasen sustancialmente el contenido. El actual reglamento de la cámara catalana establece sólo la mayoría de la mitad más uno. Todo ello se acordaría para que Maragall evite un posible pacto entre Esquerra Republicana y CIU.

 

De todas formas, la cuestión de la financiación sigue siendo el principal obstáculo para el acuerdo sobre el texto, una vez que el capítulo de competencias quedó desencallado tras el acuerdo entre el tripartito que gobierna en la Generalitat (Partido Socialista, Esquerra Republicana e Iniciativa-Verds) acordase incluir el término “excluyente” para definir las competencias exclusivas del Ejecutivo catalán. Para desbloquear la cuestión económica, la coalición gubernamental y Convergència i Unió discutieron nuevamente, en la mañana de este jueves, en una nueva reunión de la Ponencia parlamentaria. PSC y CIU son moderadamente optimistas, y así lo demostraron el nacionalista Felip Puig y el socialista Miquel Iceta en sendas comparecencias ante los medios de comunicación. Tampoco faltaron, eso sí, las reservas sobre los puntos no resueltos.

 

Maragall y Mas, como consecuencia de su último acercamiento, tienen previsto reunirse durante este fin de semana, para acabar de dar forma a un pacto que incluya la propuesta nacionalista sobre financiación e incorpore, asimismo, criterios del último dictamen del Consejo Consultivo y no vulnere la Constitución española. Este contacto de alto nivel dará paso a nuevas reuniones de las cúpulas de los partidos representados en el Parlamento, con el objetivo de fijar las posiciones definitivas de cara al debate plenario, que empezará el próximo miércoles. En definitiva, el acuerdo parece más viable pero “todavía no está cerrado”, según aseguran desde todas las fuerzas políticas.

 

Mientras tanto, numerosos colectivos de la sociedad civil mantienen sus denuncias tanto en el capítulo de la enseñanza, donde se mantiene la concepción laicista excluyente de “una escuela pública y laica”, y sobre principios relacionados con la defensa de la vida, ya que el texto del proyecto actual “abre la puerta al aborto libre” y no excluye la legalización de la eutanasia. Esas mismas entidades, entre las que están HazteOir, Profesionales por la Ética y la asociación de juristas Duran i Bas, también se quejan de que no se contempla nada sobre la familia como institución básica de la sociedad.

Enlace relacionado

Hazte socio

También te puede gustar