Estatuto de Autonomía: el gran escollo de la financiación.

Aunque quizás estén pasando excesivamente inadvertidas, existen datos que señalan la magnitud de las diferencias en torno al sistema de financiación q…

Aunque quizás estén pasando excesivamente inadvertidas, existen datos que señalan la magnitud de las diferencias en torno al sistema de financiación que debe establecer el Estatuto de Autonomía de Cataluña. En el Senado el portavoz de CiU Pere Macias, ha pedido la comparecencia urgente del Ministro Solbes porque según el portavoz de este grupo el programa de inversiones públicas hasta el 2009 constituye “la más grave agresión a los intereses de Cataluña de todo el mandato socialista”. La crítica surge por el hecho de que dicha inversión según Macias disminuirá del actual 14%  al 10% en Cataluña. Como es sabido, el debate sobre este punto siempre se ha situado en pedir una inversión que sea un promedio entre la población que es del 16% y peso del PIB catalán en España, que se sitúa en el 19%. Por otra parte, Solbes en unas recientes declaraciones a La Vanguardia de Barcelona, por lo tanto dirigidas a un público mayoritariamente catalán, advertía que un mayor incremento de los ingresos depende del dinamismo de la economía catalana, en definitiva de un aumento de la recaudación por la vía de la presión fiscal más que de una cesión importante de impuestos. Solbes añadía “no es aceptable que lo que gana uno lo pierda otro” al tiempo que reiteraba su tradicional escepticismo sobre las balanzas fiscales regionales y el déficit fiscal catalán, es decir la diferencia entre lo que el estado recauda por todos los conceptos en Cataluña y lo que devuelve a través de gasto personal y gasto territorizable. Parece difícil que con estos mimbres se pueda llegar a una solución que contemple en un grado suficiente el planteamiento que contiene el Estatuto que persigue una reducción substancial del llamado déficit fiscal y un aumento notable de las inversiones, del orden de 3 o 4 puntos porcentuales. En otras palabras si hay pacto sobre el Estatuto una de las dos partes, Gobierno o las cuatro fuerzas políticas catalanas, deberán celebrar el acuerdo ondeando los pantalones con la mano.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>