Europa lanza con éxito el último ATV, cargado de suministros para la Estación Espacial Internacional

Europa ha cerrado con éxito un importante capítulo de su historia espacial tras el lanzamiento el pasado 29 de julio, desde el Puerto Es…

Europa ha cerrado con éxito un importante capítulo de su historia espacial tras el lanzamiento el pasado 29 de julio, desde el Puerto Espacial Europeo, en la Guayana Francesa, de la nave robotizada que lleva suministros esenciales para la Estación Espacial Internacional (ISS, por sus siglas en inglés) en la que es su quinta y última misión.

Bautizado con el nombre de Georges Lemaître, astrónomo belga a quien se debe una primera formulación de la teoría cosmológica del Big Bang acerca del origen del universo, el Vehículo Automatizado de Transferencia (ATV) es el quinto construido y lanzado por la Agencia Espacial Europea (ESA), dentro de la aportación europea a los costes operacionales de la Estación Espacial.

Una vez colocado en su órbita circular a 260 kilómetros de altura sobre la Tierra, el ATV-5 desplegó sus paneles solares y la antena.

El ATV de 20 toneladas de peso, es del tamaño de un autobús de dos pisos, y porta combustible, agua, oxígeno, alimentos, ropas limpias y 50 kilos de café para el consumo de los seis astronautas (tres rusos, dos norteamericanos y un europeo) que giran alrededor de la Tierra.

“Una nave de características únicas”

“El programa del ATV es uno de los proyectos industriales y espaciales más importantes jamás llevados a cabo en Europa”, señaló el Director General de la ESA, Jean-Jacques Dordain.

“La ESA, gracias a sus Estados Miembros y a la industria europea, ha sido capaz de completar puntualmente la entrega de toda la serie de ATV, naves espaciales muy avanzadas lanzadas a intervalos regulares de alrededor de un año. Seis años después de su primer vuelo la ATV sigue siendo una nave de características únicas, que demuestra el gran peso de la ESA y de la industria en la cooperación europea y en la innovación. Esto ha convencido a la NASA, que recurrirá al módulo de servicio del ATV para su futuro sistema de transporte de tripulación”.

“Hemos contemplado el quinto lanzamiento exitoso de esta magnífica nave con gran orgullo”, dijo por su parte Thomas Reiter, Director de Vuelos Tripulados y Operaciones de la ESA, que días antes había advertido de que “Georges Lemaitre puede ser la última ATV, pero el programa es sólo el primer paso importante en la aventura especial humana de la ESA. […] “El programa ATV ha ayudado a generar tecnologías claves que servirán como bases sólidas de los futuros esfuerzos humanos de transporte espacial”.

“Pero la aventura no termina aquí. La tecnología y el know-how del ATV volarán de nuevo en 2017 en el Módulo Europeo de Servicio de la nave Orion, de la NASA, e inaugurarán así una nueva etapa de la exploración espacial”, añadió después del despegue.

La nave de carga completará sus operaciones iniciales unas diez horas después del lanzamiento. Después, Georges Lemaître dedicará unas dos semanas a probar equipos y llevar a cabo experimentos.

Algunos datos del viaje

El viaje incluirá un vuelo alrededor de la Estación para probar el sensor láser infrarrojo LIRIS, que podría servir de base a futuros sistemas de navegación, guiado y control para operaciones en que el destino son cuerpos sin puertos de atraque construidos ex-proceso, o fragmentos de basura espacial.

Durante el vuelo en torno a la estación las cámaras infrarrojas de LIRIS se encenderán cuando la nave esté a unos 30 kilómetros de distancia del laboratorio orbital. Ya de cara al atraque, tanto las cámaras como el sensor láser serán activados a unos 3.5 km de distancia, para generar un modelo virtual 3D de la Estación. Los equipos en la bahía de carga del ATV almacenaran los datos, para su posterior descarga y análisis.

Está previsto que el ATV Georges Lemaître atraque en la Estación el 12 de agosto, y permanezca allí durante seis meses. Transcurrido este tiempo partirá hacia la Tierra cargado con residuos, que serán destruidos -como la propia nave- durante la reentrada en la atmósfera terrestre.

Las operaciones serán supervisadas desde el Centro de Control del ATV en Toulouse, gestionado conjuntamente por la ESA y la agencia espacial francesa, el CNES.

La nave lleva a la Estación un cargamento de 6.602 Kilos, incluyendo 2.681 Kg de carga seca y 3.921 Kg de agua, propulsor y gases.

La carga incluye complejo equipamiento científico, como el Levitador Electromagnético de la ESA para experimentos que aspiran a mejorar los procesos industriales de fundición. La unidad permitirá hacer recubrimientos metálicos más finos, y mediciones más precisas, de las que pueden realizarse en Tierra, donde la gravedad afecta a las lecturas.

El ATV-5 llevará igualmente un sofisticado joystick para probar el uso de dispositivos con retroalimentación de fuerza en entornos sin gravedad, que podrían contribuir a mejorar el control remoto de los robots en órbita.

La misión ATV incluye también el arte de vanguardia: un fragmento del meteorito ‘Campo del Cielo’, que cayó a la Tierra hace más de 4.000 años, regresará al espacio a bordo de este ATV; así, cuando la nave vuelva y se desintegre en la atmósfera el meteorito recreará su viaje original.

La aproximación del ATV a la estación será vigilada por el astronauta de la ESA Alexander Gerst, que lleva desde el pasado 29 de mayo viviendo en la Estación. Durante sus seis meses de permanencia en el espacio Alexander llevará a cabo más de 70 experimentos, además de montar el levitador electromagnético.

Cabe recordar que el programa ATV ha formado parte de la contribución contractual de la ESA a la ISS, una iniciativa donde también participa Estados Unidos, Rusia, Japón y Canadá. Desde que Estados Unidos retiró su programa Shuttle en 2011, el ATV se ha convertido en el carguero más pesado de todos los que suministran a la estación orbital.

En el futuro, el hardware de la ATV será incluido en el diseño de la nave Orion de la NASA, que presumiblemente llevará humanos a la Luna y más allá y que tiene previsto realizar su primer vuelo de prueba en 2017.

Todos los ATVs han tenido nombres de prestigiosos científicos: el Julio Verne fue lanzado en 2008, el Johannes Kepler (2011), el Edoardo Amaldi (2012) y el Albert Einstein (2013). Toda la operación ha sido hasta ahora un éxito y ha costado 4.200 millones de euros.

Hazte socio

También te puede gustar