Europa necesita urgentemente medidas natalistas 

Ningún país de Europa cumple la tasa de reemplazo generacional. Esto se traduce en una población más envejecida, con menos trabajadores, incapaz de mantener el estado del bienestar actual

Europa

Según los últimos datos del organismo de estadística de la Unión Europea (EUROSTAT) y de la CIA World Factbook Europa está perdiendo a su población. Este fenómeno viene acompañado de un natural envejecimiento de la sociedad, lo que peligra a elementos estatales como el pago de las pensiones.

Tradicionalmente cifra a la tasa mínima de fecundidad sobre los 2,1 hijos por mujer. De esta manera se puede mantener el mismo número de personas y se garantiza la permanencia del sistema. Este número, llamado fecundidad de reemplazo, es sensiblemente superior a los índices de fecundidad de casi todos los países europeos. Mientras que Francia es el miembro de la UE más fértil, con un índice del 2,07, países como España o Portugal necesitan casi 0,6 puntos para llegar al mínimo del 2,1. Esta situación, de la que no se está reaccionando a tiempo, no siempre ha sido así. En 1980 muchos superaban con creces el mínimo índice de reemplazo, como Irlanda (3,21), Rumanía (2,43), Grecia (2,23) o España (2,22).

Europa

Cabe destacar que se deja entrever la tendencia demográfica negativa en los europeos si se observan los países con menor impacto migratorio, como Portugal, Chipre, Malta, Luxemburgo o Islandia. Datos: CIA World Factbook. Fuente: Elaboración propia.

Los países en los que en este anterior ejercicio económico han resultado tener unos mejores índices de fecundidad han sido Francia (2,07), Islandia (2), Groenlandia (1,99), Irlanda (1,97) y Gibraltar (1,9). Por otro lado los que están a la cola son Bosnia Herzegovina (1,3), Rumanía (1,35), Polonia (1,35), Eslovenia (1,36) y, finalmente, Andorra (1,4).

Europa

Datos: CIA World Factbook. Fuente: Elaboración propia.

En elcaso hipotético en el que no hubieran venido a Europa miles de personas pertenecientes otros continentes la situación sería aún más catastrófica. El gran problema de obviar la situación aliviando el problema demográfico con la inmigración es su resultado poco duradero.

Los hijos de inmigrantes rápidamente disminuyen el número de hijos o deciden volver a sus países de origen para encontrar mejores oportunidades (como es el caso de los latinoamericanos). Pocas han sido las iniciativas natalistas para romper la tendencia negativa, exceptuando algunos dirigentes.

Demografía

Índice de fecundidad de las últimas décadas. Prácticamente todos los países han visto caer su índice de fecundidad hasta situarse bajo el mínimo de reemplazo (2,1). Datos: EUROSTAT. Fuente: Elaboración propia.

Los principales argumentos para calificar de exageración la idea de que nos adentramos en un suicidio demográfico son la necesidad de crear poblaciones más pequeñas y más productivas para el bien de la sociedad. El problema real es que la reducción drástica de nacimientos provoca la disminución de trabajadores (de importancia capital para mantener el sistema), el aumento de la media de edad de la población, hasta situarse fuera del periodo de máxima productividad y creatividad y la consiguiente pérdida de productividad, consumo e inversión (vitales para la economía).

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>