‘Europa y la Fe’, de Hilaire Belloc

Todas las grandes guerras requieren una cierta inversión en armamento. Y no hay duda que los cristianos de nuestro tiempo estamos en guerra.  Una guer…

Todas las grandes guerras requieren una cierta inversión en armamento. Y no hay duda que los cristianos de nuestro tiempo estamos en guerra.
 
Una guerra justa sin duda, porque es una guerra que cumple las condiciones de tal: es defensiva –sólo hace falta ver cómo está el mundo– es proporcionada a la agresión –de momento la persecución es de baja intensidad aunque de profundo alcance– y, sobretodo, es posible ganarla –de hecho, la ganamos seguro, aunque no por nuestro mérito.
 
La justicia de la empresa y su naturaleza nos exigen, por lo tanto, invertir en municiones y la munición que le es propia al cristiano es la verdad. Y no sólo la Verdad en mayúsculas, claro, sino toda verdad.
 
Más concretamente las “verdades” puntuales que, en cada uno de los distintos ámbitos de conocimiento nos escatima constantemente nuestro adversario, que tiene monopolizado el mundo de la cultura, al menos en el ámbito divulgativo.
 
Antes de rescatarnos como creyentes –y para conseguir tal cosa– debemos rescatarnos como ciudadanos de Occidente; de ese Occidente que usa su libertad, esa libertad que sólo se ha dado en su seno, para negarla y para negarse. No lo dudemos, la gran batalla es la cultural, y debemos prepararnos para ello.
 
En este sentido debemos congratularnos del esfuerzo que está realizando la editorial Ciudadela para suministrar a los cristianos de a pie argumentos que nos permitan, por ejemplo, tomar café con los compañeros de trabajo…
 
Aunque probablemente nuestra época adolezca de una cierta falta de auténticos apologetas, también lo es que el debate actual, que se produce en los niveles medios de la sociedad, ya se había dado entre las elites intelectuales –sobretodo en el mundo anglosajón– lo cual nos permite acudir a autores de principios del siglo XX.
 
Lejos de parecer obsoletos sorprende la rabiosa actualidad de muchos de sus argumentos. Nihil novum sub sole… Grandes intelectuales como C.S. Lewis, J. R. R.Tolkien, Chesterton y en el ámbito de la Historia Hilaire Belloc.
 
Auténtico erudito, pensador original y en ocasiones realmente audaz, su vida es un esfuerzo por reconocer, analizar y recuperar la mirada católica sobre la Historia de Europa y su natural comprensión sólo posible desde la Fe.
 
Ciudadela pone ahora al alcance del lector hispano uno de sus textos fundamentales, “Europa y la Fe”, de rediviva actualidad puesto que sitúa en el centro de su reflexión, con prácticamente los mismos problemas fundamentales, la misma Europa que debate sobre la referencia a sus raíces cristianas en su Constitución.
 
Gran literato, la lectura de Belloc es un autentico placer intelectual, incluso en la discrepancia, y sus reflexiones una fuente inagotable para la reflexión histórica actual. Más aún si tenemos en cuenta que es en el ámbito de la Historia donde más descaradamente se combate a la verdad en general.
 
Un reciente artículo calificaba a Belloc como el pionero del catolicismo intelectual. No es el primero, claro, llevamos dos mil años con el tema, pero sin duda es el modelo de pensamiento intelectual que debemos practicar los católicos actuales. En resumen, no se lo pierdan.
 
Europa y la Fe
Hilaire Belloc
Ciudadela
237 páginas
 

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>