Éxito de la campaña que pide a Mango que readmita a la dependienta despedida por estar embarazada

Una campaña en Internet pide que la empresa de moda Mango readmita a una empleada que fue despedida supuestamente el día siguiente de qu…

Una campaña en Internet pide que la empresa de moda Mango readmita a una empleada que fue despedida supuestamente el día siguiente de que su encargada conociera que estaba embarazada. La campaña promocionada a través de change.org -un portal de de acogida libre de peticiones por internet de carácter reivindicativo- recoge firmas a favor de esta iniciativa, al cierre de esta noticia suman 26.731.

Al parecer, Laura era dependienta de Mango en una tienda en Madrid hasta el día 25 de mayo de 2012, cuando decidió comunicar, a la una de la tarde, su embarazo al Departamento de Recursos Humanos de su empresa. A las cinco de ese mismo día, se presentó en la tienda la supervisora con la carta de despido, según narra la página web. Como ella no firmó la carta, la supervisora buscó entre sus compañeras una que firmara como testigo. Al no acceder ninguna a participar de esa decisión injusta, presionaron a sus compañeras de la tienda hasta que una de ellas cedió y firmó, según explica la propia iniciativa.

Laura, que será madre soltera, había decidido tener a su hija y sacarla adelante ella misma creando una familia monoparental. Por ese motivo decidió comunicar a la empresa su situación de embarazo. Se lo comunicó a su encargada, y ésta a su vez a la supervisora.

La empresa de la marca de ropa quince días antes había modificado su contrato para aumentar sus horas y le habían dado más responsabilidad, poniéndola en la caja, lo que conlleva un complemento retributivo, “reconociendo y distinguiendo el trato cariñoso que daba a sus clientes y su quehacer diario”, explica la página web de la campaña. “Tanto su encargada como superiores habían manifestado en varias ocasiones lo contentas que estaban con ella y por eso decidieron premiarla con un ‘ascenso’ dentro de la tienda”, prosigue. “Además, desde el primer día había sido destacada por el gran nivel de ventas que tenía entre sus compañeras, como así certifican las cifras mensuales de esa tienda”.

La injusta reacción de la cadena de tiendas Mango ha puesto a Laura, según la plataforma “en una situación de indefensión, exclusión social y discriminación que es difícilmente justificable, además de totalmente ilegal, antijurídica, antisocial y contraria a los principios de un Estado de Derecho y de la propia Constitución Española”.

Mango niega los hechos

Mango, por su parte, niega estas acusaciones y afirma que Laura se encontraba en un periodo de prueba de dos meses, que finalizaba en los próximos días y que no superó. También desmienten que su cambio de funciones (de dependienta a cajera) supusiera una promoción.

Fuentes del grupo niegan que el despido se debiera a que se encuentre embaraza. "El 75% de nuestra plantilla está compuesta por mujeres de 30 a 35 años, en edad de procrear, y este año hemos tenido 251 bajas por maternidad", argumentan. Y añaden: "En esta empresa no despedimos a nadie por estar embarazada".

Enlace relacionado

Hazte socio

También te puede gustar