Farmacofiestas en España: Internet, el supermercado de los medicamentos para drogarse

El principal objetivo para el que se crea un fármaco es curar y no provocar problemas de salud a quien lo utiliza. Sin embargo, una de las modas impor…

El principal objetivo para el que se crea un fármaco es curar y no provocar problemas de salud a quien lo utiliza. Sin embargo, una de las modas importadas de los Estados Unidos ha invertido esa finalidad: se trata de las farmacofiestas, donde ciertos medicamentos son utilizados de forma lúdica por quien los consume. 

Puesto que se trata de fármacos que necesitan receta médica, la vía más usada por jóvenes y adultos para poder adquirirlos y drogarse es Internet. Foros y chats se convierten en espacios de consulta donde muchos españoles pueden informarse sobre cómo utilizarlos lúdicamente.

Así lo confirma Rafael Borrás, vocal de Drogodependencias del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Barcelona y director del Observatorio de Medicamentos de Abuso (OMA), en una información publicada en el número de julio-agosto 2008 de la revista InfoXarxa, de distribución gratuita en las farmacias de la red XarxaFarma.

Otras formas de obtención de este tipo de medicamentos son la utilización de recetas falsas y la dispensación de algunos fármacos determinados sin esa receta médica.

Borrás asegura que algunas especialidades farmacéuticas publicitarias que no necesitan receta se utilizan con esta finalidad, mientras que la falsificación de recetas es relativamente sencilla por el hecho de que en nuestro país no existe un modelo único e infalsificable de receta privada.

Jugando con su vida

El mayor peligro por el uso y abuso de este tipo de sustancias raya en su misma legalidad, ya que al ser consideradas drogas legales, los jóvenes y los no tan jóvenes ven menos riesgos en su consumo.

De esta manera, amantes de las farmacofiestas juegan con su vida al consumir medicamentos con compuestos como la codeína, el más utilizado, para sustituir al alcohol o, lo que es todavía mucho peor, como su complemento.

Los mismos servicios de urgencias de los hospitales lo certifican, al registrar un alto porcentaje de ingresos por efectos no deseados de muchos medicamentos, de manera que de una supuesta inocuidad se pasa a una cierta peligrosidad que, a veces, llega a poner en peligro la vida de los pacientes.

Adicto a las farmacofiestas

El perfil de las personas que abusan de medicamentos para uso lúdico en España es muy variado, pero ciertos datos constatan tres premisas definitivas: se corresponde con un hombre, adulto y autóctono.

Al mismo tiempo, la información que llega del otro lado del Atlántico, origen de la moda, no es nada alentadora: se habla de jóvenes consumidores de entre 15 y 18 años que abusan de medicaciones prescritas previamente por facultativos.

La conducta de estos adictos a las farmacofiestas se define por las siguientes pautas: aumento progresivo de las dosis sin consultar al médico prescriptor; uso de los fármacos para obtener otros efectos que los deseados desde el punto de vista médico, teniendo en cuenta la patología o sintomatología del paciente; uso continuado de la sustancia a pesar de los posibles efectos adversos; y preocupación por la obtención del medicamento, en la línea de la que causa cualquier otra sustancia que genera dependencia.

La estadística

En cuanto a los datos estadísticos en España, según publica InfoXarxa, el 64,29% de los consumidores son hombres, mientras que el 35,71% son mujeres. Asimismo, un 46,10% tiene entre 25 y 35 años.

El 66,67% son de origen nacional y el resto extranjeros, entre los que destaca un 15,03% de personas procedentes de Latinoamérica.

El 72,22% de los individuos pretende obtener el medicamento sin prescripción, mientras que en el 19,4% de los casos la receta es presuntamente falsa o se ha manipulado.

Por otra parte, en un 71,76% de las ocasiones el farmacéutico no dispensa el medicamento solicitado. Los casos en que sí lo hace son debidos al hecho de no poder comprobar la falsedad de la receta, aunque también se deben a la intimidación o al hecho de tratarse de una especialidad médica publicitaria.

Los medicamentos ‘festivos’

Los fármacos más relacionados con conductas de abuso son los compuestos de la codeína, con un 15,91% de las notificaciones; el misoprostol (11,82%); el metilfenidato (10%); y el alprazolam (6,82%).

En cuanto a las sustancias más ‘festivas’, la revista farmacéutica hace una relación en la que destaca precisamente la codeína, un antitusígeno presente en especialidades de prescripción y publicitarias. En dosis altas se utiliza como alucinógeno.

En segundo lugar esta el metilfenidato, que normalmente se utiliza en niños hiperactivos. Los jóvenes lo usan como estimulante para mantenerse alerta y en forma.

Las benzodiazepinas tienen un efecto negativo cuando el paciente se automedica o establece cambios en la dosificación de una manera brusca y sin ningún criterio.

Los abusos de estos tranquilizantes suelen producirse más entre los drogodependientes para combatir el síndrome de abstinencia, y también entre los consumidores de cocaína para compensar la estimulación.

Otras sustancias son, por ejemplo, el dextrometorfan, antitusígeno presente en algunos jarabes, que con megadosis produce efectos alucinógenos; el cloruro de etilo, spray analgésico utilizado por deportistas que, inhalado en dosis altas, es estimulante; la ketamina, anestésico de veterinaria que provoca en el hombre sensaciones alucinatorias; el modafinil o metilfelinato, que alargan el rendimiento, la euforia y el estado de vigilia; y el salbutamol, un broncodilatador cuyo uso se está extendiendo entre la gente joven por potenciar los efectos del cannabis.

Artículos relacionados:

Ocho de cada diez menores que consumen drogas también fracasan en los estudios

La atención a consumidores de cocaína se cuadruplica en ocho años

La Generalitat minimiza el riesgo de fumar porros: “Darle en cantidad no provoca síndrome”

“Si plantas, hazlo con discreción”: La Generalitat, ante el consumo de hachís de los jóvenes

‘Somos más’: España, el país de la UE donde se consume más cocaína, hachís y drogas de diseño

España, sin freno: Somos los primeros consumidores de cocaína del mundo

Mas ‘porros’ y cocaína: La oferta llega a los niños de 12 años

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>