‘Fieles a la tierra; la espiritualidad cristiana’, de Jesús Espeja

Uno de los signos de la vitalidad de la espiritualidad cristiana es la cantidad de libros que se publican en el tema. El otro es que, contra lo que po…

Uno de los signos de la vitalidad de la espiritualidad cristiana es la cantidad de libros que se publican en el tema. El otro es que, contra lo que podría parecer, cada título depara alguna sorpresa por las riquezas nuevas que aporta. No se trata de tener que reinventar o descubrir siempre algo nuevo. La imagen de Jesús en el Evangelio es suficientemente clarificadora: “El buen escriba saca de su arca lo nuevo y lo antiguo”.
El Padre Jesús Espeja, dominico que ha dedicado mucho tiempo y energía a explicar el misterio cristiano, nos ofrece un libro sintético donde se aborda lo nuclear del seguimiento de Cristo. Hace años había publicado una obra más extensa. La de ahora tiene las características de la serenidad y la transparencia. No es nada farragosa y, seguramente, responde también a la situación actual de su autor.
El libro empieza señalando la unidad entre el cuerpo y el espíritu. El hombre tiene alma y cuerpo, pero no como dos realidades yuxtapuestas o condenadas a permanecer juntas, sino íntimamente unidas. Además, el hombre, por espiritual que sea, realiza su vida en el mundo.
 
El mismo Jesús, que es Dios con nosotros, al asumir la condición humana se hizo totalmente como nosotros. Es más, como indica el autor, su humanidad es más perfecta porque no conocía la negación del pecado. El pecado deshumaniza. La primera llamada del autor es, pues, a no reducir al ser humano a su dimensión material. Al mismo tiempo, no se puede caer en una espiritualización que olvide la realidad terrenal del hombre.
La segunda llamada es sobre Jesús. En Él habitaba la plenitud de la divinidad y actuó movido por el Espíritu Santo. En la línea de santa Teresa, y con sugerentes pinceladas tomadas de santo Tomás de Aquino, el autor indica que la experiencia histórica de Jesús de Nazaret, verdadero Dios y verdadero hombre, nos da la medida de la espiritualidad cristiana.
 
En el Espíritu de Jesús descubre Espeja tres coordenadas básicas: la intimidad y relación singular que mantuvo con Dios, la actividad que desarrolló para implantar el Reino de Dios y la compasión que tuvo respecto a las carencias materiales y morales del hombre. A partir de ahí hace un recorrido bastante detallado sobre la figura de Jesús, tal como la conocemos en los Evangelios y la tradición de la Iglesia, para desembocar en las líneas que deben configurar la espiritualidad cristiana. Ahí señala también tres ideas fuerza: creer en la divinidad de Jesucristo, la oración y la contemplación y la ascesis (no vista negativamente sino como pasión por el Reino).
El libro es una buena presentación, quizás no completa ni exhaustiva, de la espiritualidad cristiana. Importante los acentos que el autor pone en la persona de Jesús. ¿Qué es la vida cristiana sino participar de la misma vida de Jesucristo?
 
El libro tiene el carácter de una introducción a lo nuclear de la espiritualidad, buscando lo fundante aunque sin caer en una especialización que lo hiciera inaccesible para el gran público. Por el contrario se nota la preocupación del autor por hacerse entendible por un gran público.
 
FIELES A LA TIERRA
La espiritualidad cristiana

Jesús Espeja
San Esteban
Salamanca 2005
163 páginas
Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>